Daisy Granados: por la PAZ y en Puerto Rico

p146_lg
Foto: Alina Luciando

Por: Vanesa Baerga

“Nunca pensé que iba a ser una actriz profesional pero empecé a canalizar mis inquietudes artísticas en un grupo de teatro de aficionados al cual el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) llegó buscando un rostro nuevo para una película. Me hicieron una prueba y aunque no tenia estudios en actuación, sí tenía don natural,” cuenta Daisy Granados, a quien también se le conoce como “el rostro del cine cubano”. Aunque la actriz confiesa que le da cierto pudor en relación con otras compañeras actrices que también son rostros del cine cubano. De la prueba de cámara que le hicieron los del ICAIC, la veterana actriz fue seleccionada para trabajar en la película La Decisión, en la cual trabajaba un muchacho que se llamaba Pastor Vega, quien era el director asistente de la película, y ahí también empezó su historia de amor. “Me llegó todo de golpe a los 19 años. Me llegó la posibilidad de empezar a desarrollar algo que siempre me había gustado, la actuación, y la historia de amor con Pastor. Al ver que yo tenía posibilidades de desarrollarme como actriz, él siempre me aconsejó que debía estudiar, así que solicité una beca en la Escuela Nacional de Arte Dramático en Cuba y así fue como empezaron a surgir otras películas,” expresó la actriz haciendo alusión a Pastor Vega, unos de los principales directores de cine de Cuba y quien fuera su esposo por 42 años, hasta su muerte en 2005 debido a un cáncer que padecía.

Trabajo Fílmico
La vida le ha dado la oportunidad a la artista de poder estar en películas clave dentro del desarrollo de la cinematografía cubana. El personaje de Elena en Memorias del subdesarrollo (1967) fue el que cambió su panorama profesional y es, sin lugar a dudas, la película en que a más temprana edad se ve un cambio en la actuación y en la responsabilidad de hacer cine. “La primera película que hice a los 19 años estaba en el limbo porque era una muchachita malcriada y se nota en la película. Cuando ves “Memorias” ya se ve que hay más de dominio del trabajo actoral.”

Daisy Granados interpretando a Elena en Memorias del subdesarollo (1967) de Tomás Gutiérrez Alea.
Daisy Granados interpretando a Elena en Memorias del subdesarollo (1967) de Tomás Gutiérrez Alea.

Según cuenta la actriz, su primera película de envergadura fue Retrato de Teresa (1979), que ganó premio en el Festival de Cine de Moscú. En la misma, Daisy encarna a Teresa, personaje que presenta a la mujer dentro de la Revolución Cubana, aunque no representa solamente a la mujer dentro de la Revolución, sino a la mujer latinoamericana y del mundo, a la mujer luchadora que hace mil maravillas con su tiempo: a la que trabaja y la que es sostén del hogar .

En Cecilia Valdés (1982) del director Humberto Solás, Daisy hace el papel de Cecilia, quien es el símbolo de la cubanía, es criolla, hija de mulata y español. Ésta fue una película muy cara y muy criticada en su momento. “Aunque yo creo que su crítica fue injusta. Él pensaba hacer esa película desde que yo estaba muy joven pero me llegó cuando yo tenía 38 años. Así que él adaptó la novela porque realmente Cecilia es una muchacha de 20 años a lo más.” Explica que en aquel momento no se audicionaba en Cuba, sino que los directores sabían qué actores querían para sus películas.

La película más divertida para Daisy fue Plaf- Demasiado Miedo a la Vida (1988) del director Juan Carlos Tabío, aunque cuenta que para el director no era tan divertido. “Cada vez que me hacían una entrevista y Juan Carlos (Tabío) estaba presente, yo decía que nos divertíamos tanto en esa película, y él me miraba con odio y me decía ‘te habrás divertido tú, porque yo bastante que sufrí.’ No podíamos aguantar la risa que nos ocasionaba toda la película en sí. Los directores sufren mucho cuando están haciendo sus películas ya que toda la responsabilidad está sobre ellos, pero yo me la disfruté muchísimo.”

Daisy Granados interpretando a Cecilia en Cecilia (1982) de Humberto Solás.
Daisy Granados interpretando a Cecilia en Cecilia (1982) de Humberto Solás.

El crear una buena armonía en los sets de las películas es importante. Los actores y todos los que trabajan en una película deben volcarse completamente en el trabajo que están haciendo y sentir que uno está respaldado, apoyado y confiar tanto en el director de fotografía como en el sonidista. El actor debe desarrollar amor por el director, en el sentido de sentirse amparado, protegido y creer en ese director. El director sabe cómo debe dirigir, el actor debe ser moldeable a la idea del director, además, que el actor aporta creativamente a lo que el director tiene en la mente. Pastor y ella tenían muy buena relación en el set de trabajo, confiesa Daisy. “él me conocía muchísimo mejor que cualquier otro director y trataba de sacar lo mejor de mí. Nuestra relación era mucho mejor justamente cuando trabajábamos juntos.”

El último trabajo de Pastor y Daisy juntos fue Diatriba de amor con un hombre sentado, monólogo de Gabriel García Márquez. La presentaron en México DF y en La Habana.

Pastor Vega
Al hablar de Pastor, Daisy comenta emocionada que “fue una historia de amor linda, aunque tampoco quiero hacer creer que era todo maravilloso. Cuarenta y dos años al lado de una persona no es nada fácil.” La actriz confiesa que ha sido difícil adaptarse a una vida sin Pastor, “él se ocupaba de tantas cosas, por ejemplo, siempre estaba pendiente de que yo me cuidara físicamente para mis futuros trabajos, que yo descansara, él se ocupaba de tantas cosas que ahora me tengo que ocupar yo. Extraño al compañero de la vida, a mi cómplice, yo lloraba y me reía con él o discutía de política. Yo extraño mucho a Pastor todos los días de mi vida desde que me levanto hasta que me acuesto.”

La industria del cine en Cuba
Cuando hay crisis económica todo se resiente pero en Cuba hay una lucha grande por hacer películas, ya que el cine gusta mucho en Cuba y los festivales de cine siempre están llenos. La crisis en la filmografía cubana se está resolviendo con coproducciones y los jóvenes también están resolviendo con su cine independiente digital, están haciendo películas un poco fuera de la industria, aunque indiscutiblemente hay poca producción. Los directores cubanos han ido aprendiendo cine en la práctica, dice Daisy. Aunque, explica, que la prestigiosa Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV) ha hecho que los cineastas cubanos estén mejor preparados formalmente. En el EICTV, aunque es una escuela internacional, se educan tanto estudiantes internacionales como estudiantes cubanos. “Indiscutiblemente un muchacho que se prepara y estudia sale mucho mejor preparado que uno que aprende por sí mismo.” Daisy, quien confiesa que a cada rato va al EICTV a practicar ejercicios de guión con los estudiantes, pone de ejemplo al cubano Juan Carlos Cremata, quien estudió en EICTV y es uno de los mejores directores de cine de estos tiempos.

Daisy Granados interpretando a la Madame en Meteoro (2007) de Diego de la Texera.
Daisy Granados interpretando a la Madame en Meteoro (2007) de Diego de la Texera.

Comedia Musical
Hay algunas propuestas para el año que viene pero no planes concretos, aunque dice Daisy que le encantaría hacer una comedia musical y también incursionar con obras de García Lorca. Lo más que le gustaría en este momento de su vida es hacer más comedia y personajes de acuerdo con su edad.

Su relación con Puerto Rico
Daisy tiene tres hijos, uno vive en Cuba con ella, otro en México y otro aquí, en Puerto Rico. Por eso se pasa temporadas en México y aquí. Pero asegura que su sitio es Cuba ya que no concibe vivir en otra parte. Aunque espera que las cosas algún día cambien y que sus hijos y ella puedan verse más fácilmente cuando normalmente se pueda ir y venir. “Cada cual tiene su derecho a querer vivir donde quiera vivir y hay que aprender a respetar eso, porque no porque no se viva en Cuba se deja de ser cubano. La gente debe ir a buscar su felicidad donde la encuentre. Cuando todo se normalice, porque alguna vez tiene que haber una normalidad de nuestra relación, como país, con el mundo. Es muy triste que tengas que pasar tres o cuatro años sin poder ver a un hijo porque yo no pueda viajar o él no pueda venir. Eso es muy inhumano y no se le hace a nadie.”

Esta vez, la trajo a Puerto Rico la Universidad Metropolitana para una conferencia que dictó el 3 de septiembre en la Universidad y de una vez aprovechó para ver a su nieta recién nacida que es boricua-cubana, fruto de la relación de su hijo Aarón Vega con la actriz puertorriqueña Guelmarie Oppenheimer. “Estoy tan enamorada de esta niña que cuando me vaya voy a sufrir mucho.”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s