Documentan a las reinas del Paseo Boricua

concursoqueenPor: Vanesa Baerga

Publicado en Claridad y en El Beisman.

La comunidad de Humboldt Park espera desde hace cinco años que llegue el mes de mayo para presenciar una de sus más recientes iniciativas, el concurso Paseo Boricua Pageant. En el mismo participan personas transgénero, que sean al menos una cuarta parte puertorriqueñas, y que sobre todo, entiendan la importancia histórica y comunitaria del Paseo Boricua en Chicago. Este concurso no solo mide la belleza física de las participantes. Más allá de eso mide la capacidad de ellas para integrar su situación a la comunidad y educar a la misma sobre la transexualidad, tema que rara vez se aborda en conversaciones familiares puertorriqueñas o en medios masivos tradicionales.

Esto precisamente, fue lo que atrajo al artista puertorriqueño Josué Pellot y al cineasta brasileño, Henrique Cirne-Lima, a hacer un documental sobre este concurso. Josué y Henrique, ambos residentes de Chicago, se conocieron hace unos años cuando cursaban estudios en la Universidad de Illinois en Chicago (UIC). Ambos habían trabajado juntos un cortometraje, Rice, Blood, and Hot Sauce, sobre el diario vivir de unos puertorriqueños retirados que pasan sus días jugando dominó al lado de una de las banderas de acero en Humboldt Park. Ambos querían seguir explorando esta comunidad. “Un día estaba en Paseo Boricua tomando café y veo un flyer del concurso, y me dije: whoa… transgénero, puertorriqueño y de Humboldt Park. Hay que hacer algo con esto,” explica Pellot, puertorriqueño y quien a los cinco años se mudó de la Isla con su mamá y hermano rumbo a Estados Unidos, estableciéndose finalmente en esta comunidad.

Yolizza, una de las concursantes del Paseo Boricua Pageant en Chicago
Yolizza, una de las concursantes del Paseo Boricua Pageant en Chicago

Este concurso fue idea del director de Vida Sida, Juan Calderón, y surge con el propósito de estimular a uno de los sectores más marginados de la sociedad, a superarse y a aceptarse tal cual son. A través del mismo, su comunidad les deja saber que cuentan con su apoyo para seguir adelante. “En nuestra cultura todavía existe cierta homofobia, y Juan quería combatir esa percepción. Él dijo, vamos a hacer un concurso y a invitar a todos los jóvenes transgénero de la comunidad que están en el proceso de hacerse la cirugía y vamos a darles el reconocimiento que merecen,” explica Zenaida López, coordinadora de programas de Vida Sida, organización comunitaria sin fines de lucro parte del Centro Cultural Juan Antonio Corretjer (PRCC) que busca servir a la comunidad puertorriqueña de Chicago en sus necesidades sociales y culturales. La misión de Vida Sida es educar, defender y empoderar a esta comunidad promoviendo recursos que permitan una conducta y actitud saludables.

Josué y Henrique comenzaron a ir a las reuniones de las participantes del concurso. Ahí las fueron conociendo, algunas se retiraron, otras continuaron con su participación y otras se sumaron. De esta forma, ellos fueron adentrándose en el mundo de cada una de ellas, sus experiencias personales y sus anhelos y razones para participar de este concurso. El documental I am the Queen presenta a las cuatro participantes: Julissa, Jolizza, Bianca y Alyana, y sus respectivas circunstancias que al final coinciden en la participación de cada una en este concurso.

Cuando Zenaida comenzó a trabajar en Vida Sida sólo había cinco personas transgénero que participaban en la organización. En años recientes, junto a las nuevas iniciativas de la organización para las personas trangénero, más personas buscan en esta organización orientación y apoyo. “Hace unos años, ellos sólo salían a la comunidad a distribuir condones y a hablar de prevención,” explica Zenaida, “pero ahora cuentan con Julissa.” Julissa Ortiz es la actual reina del concurso Paseo Boricua 2010 y trabaja en Vida Sida. Ella está a cargo de un grupo de personas transgénero que se reúnen una vez al mes, en una actividad llamada What’s my T? En la misma se ofrece orientación a estas personas sobre hormonas, el trámite de cambiarse el nombre legalmente, consejos de belleza, además de darse apoyo personas que están pasando por experiencias similares.

p23a12_lgPara Julissa, puertorriqueña de segunda generación, nacida y criada en Chicago y residente en Humboldt Park hace alrededor de cinco años, el concurso se trata de demostrar respeto por la comunidad y de ser un buen ejemplo para la misma. Julissa es un caso particular, pues cuenta con el apoyo de toda su familia, en especial de su mamá y de su hermanita, con quien anda a todos lados. “Mi mamá no sabía nada de la transexualidad, ella me pidió que la educara. Ella quería entenderme. Ella me preguntó cosas para entender mejor a su nueva hija. Si no hubiera tenido el amor y el apoyo de mi familia, no sabría qué hacer ni a dónde ir. Tal vez sólo hubiera querido huir,” explica la reina del Paseo Boricua. A través de su reinado, ella quiere educar a la comunidad sobre la transexualidad y sus procesos.

Uno de los problemas más graves que tiene esta comunidad, Julissa y Zenaida coinciden, es la falta de trabajo. Los patronos no quieren emplear a personas transgéneros. “No hay muchas oportunidades de trabajo. En todos lados siempre dicen que no discriminan, pero no es cierto,” explica Julissa, quien todavía no ha tenido que ir a una entrevista de trabajo siendo Julissa, pues su transición comenzó hace alrededor de un año y unos meses, tiempo que lleva trabajando en Vida Sida. Aunque sí ha trabajado en varios sitios, nunca se sintió discriminada pues su apariencia era la de Jonathan, el nombre que sus padres le dieron al nacer. Zenaida, como una de las responsables de Vida Sida, ha visto muchos casos en los que a estas personas no las contratan cuando llegan a una entrevista de trabajo cuando ven que son transgénero. “Como es tan difícil para ellas encontrar trabajo, para poder comer acuden a la prostitución. Ellas están sumamente marginadas, eso es lo que nosotros queremos cambiar. Queremos convertir el edificio de Vida Sida en pequeños negocios para que ellas puedan desarrollarse y ganar algo de dinero. Ellas son unas expertas en moda, cabello, uñas. Tienen mucho talento,” comenta Zenaida.

Josué Pellot, a quien le interesa mucho la pregunta de identidad y quien se ha dedicado mayormente en sus trabajos artísticos a lo político, no había trabajado el tema transgénero anteriormente. “Este concurso tiene una fuerte presencia boricua, lo que para mí era muy importante. Primero, la identidad cultural, tienen que ser una cuarta parte puertorriqueñas, y luego, la identidad sexual,” dice Pellot sobre el primer largometraje que realiza.

La noticia de que Josué y Henrique pensaban hacer este documental emocionó a todos los que trabajan todos los años en la producción del concurso. Para Julissa fue una noticia maravillosa porque “por fin algunas personas pudieran informarse sobre la transexualidad,” ya que, explica, cuando único son presentadas en medios tradicionales es solamente como entretenimiento, y no como asunto serio y de importancia.

“No hay medios que cubran lo transgénero, y debe haber información disponible para la sociedad para un mejor entendimiento de esta población,” comenta Zenaida.

*Fotos del documental I Am the Queen de Josué Pellot y Henrique Cirne-Lima.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s