Para largo la candela de Quique Lucca y La Sonora Ponceña

Foto: Herminio Rodríguez
Foto: Herminio Rodríguez

Por: Vanesa Baerga

Ha llevado la salsa puertorriqueña y el nombre de Ponce de la mano a lugares inimaginables. Don Quique Lucca, fundador de la Sonora Ponceña, ha conocido muchos países a través de la orquesta. Ha viajado a Francia, Suiza, Alemania, Inglaterra, entre otros lugares que menciona. Hace unas semanas la orquesta estuvo en Perú y en el estado de la Florida, pero ya don Quique no viaja. “Es que en 1997 tuve un padecimiento en el corazón que me repitió en 1999, y en diciembre pasado me pusieron una mallita en el corazón. Entonces ya no me atrevo a viajar, aunque a todas las presentaciones en Puerto Rico que pueda ir, voy.”

Don Quique recibió a alterNativo© en la sala de su casa en Ponce. Allí ya no caben más placas dedicadas a la orquesta. Éstas las ha recibido a través de los 56 años de la Sonora Ponceña, aunque él tiene muchos más años en la música. “Todo comenzó en 1943; empecé a los 31 años en la música con el Cuarteto Internacional. Ya son 67 años en la música. En 1945, cuando terminó la guerra, un grupo de puertorriqueños de la banda del ejército que estaba en Alemania se unió a la orquesta. Se introdujeron dos trompetas al conjunto, pero como ya no éramos cuatro músicos le cambiamos el nombre a Conjunto Internacional. El cuarteto duró como 3 ó 4 años. Luego, en 1954, yo le cambié el nombre y le puse Sonora del Mambo. El alcalde de Ponce en ese momento, “Guito” Morales, me dice: ‘oye, ¿y por qué no le pones Sonora Ponceña? Yo dije: ‘oye verdad’. Y así, en 1959, le pusimos la Sonora Ponceña.”

Don Quique Lucca en su casa en Ponce, Puerto Rico Foto: Herminio Rodríguez
Don Quique Lucca en su casa en Ponce, Puerto Rico Foto: Herminio Rodríguez

La orquesta acaba de recibir una placa en Orlando, Florida, y todavía don Quique no la ha puesto en la pared de su sala. Piensa donde ponerla para que se vea bien, y es que son tantas. A sus 97 años de edad posee una energía envidiable. La noche anterior a la entrevista llegó a su casa a las cuatro de la mañana, luego de presentarse en Humacao y ese mismo día partían hacia Río Piedras a otra presentación.

La Sonora Ponceña es la embajadora mundial de Ponce, la que más ha influenciado sobre Ponce a una audiencia internacional. Aunque don Quique pareciera no creerse tal distinción y dice modestamente: “Si ellos creen que es así pues lo agradecemos infinitamente, eso hay que aceptarlo con muchísima humildad.”

Ha dicho el escritor cubano Leonardo Padura, que él conoció Ponce a través de las letras de la música de la Sonora. “Es posible que él haya tenido contacto con la Sonora Ponceña. Nunca he ido a Cuba, aunque Papo sí ha ido, fue con la Fania. Aunque cuando cumplimos 35 años me hicieron una entrevista desde Cuba por teléfono para la radio en vivo”, reacciona don Quique explicándose cómo Padura pudo haber llegado hasta donde la Sonora y añade que “eso de las celebraciones me lo inventé yo. Estamos celebrando desde que teníamos 20 años y eso está produciendo millones de dólares en el mundo”.

En casa de Don Quique Lucca en Ponce, Puerto Rico. Foto: Gilberto Rodríguez
En casa de Don Quique Lucca en Ponce, Puerto Rico. Foto: Gilberto Rodríguez

Dice don Quique que a través de las canciones de la Sonora Matancera, orquesta que ha influenciado inmensamente a la Sonora Ponceña, se puede imaginar lo que pueda ser la ciudad de Matanzas en Cuba. Y es que las letras de ambas orquestas tienen historia, muchas son biográficas y en el caso de la nuestra, reflejan el vivir de la sociedad puertorriqueña y la ponceña en particular.

La orquesta se ha mantenido en un ambiente familiar, fundada por don Quique Lucca y ahora dirigida por su hijo Papo Lucca, y se siguen sumando integrantes familiares. Para don Quique la consistencia de éxito de la Sonora se debe a que tiene un estilo de música “que enseguida que empieza sabes que es la Sonora por el sonido, la calidad musical y la armonización”.

¿A dónde Don Quique Lucca le llevaría a pasear en Ponce?

“Cuando vayan a comer deben ir a la Playa de Ponce. Ahí hay un restaurante al lado de la placita que venden mariscos y pescados frescos, es muy bueno. A mí me gusta ese sitio porque yo antes de incursionar en la música trabajaba en un carro público en la playa. Además, también trabajé en las máquinas de los muelles hasta que tuve alrededor de 30 años. A medida que fue mejorando el negocio de la música, dejé el carro público y luego el muelle. Fui dejándolo poco a poco hasta que me quedé de lleno en la música.”

“Otro sitio que pueden ir es a una urbanización residencial que se llama ‘Estancias del Golfo’, porque ahí hay una calle con mi nombre y con el nombre de otros artistas como Ruth Fernández, Tite Curet Alonso, entre otros. También, ahora van a hacer una tarima en La Guancha con el nombre de la Sonora que podrían ir a visitar”, invita orgulloso don Quique, quien le está muy agradecido al pueblo de Ponce pues, aunque no es originalmente de Ponce, sino de Yauco, ha vivido 81 años en este municipio autónomo, desde que tenía 16 años.

“Ponce nos ha acogido en su acervo. Nos hemos hecho en Ponce y viviré eternamente agradecido por eso”, puntualizó Don Quique Lucca.

Publicado originalmente en la revista alterNativo en abril 2010.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s