“El anexionismo es la antítesis de la descolonización,” Entrevista a Horacio Sevilla Borja

images*Publicado en varios medios de América Latina.

Fue el voto que emitió el diplomático ecuatoriano Horacio Sevilla Borja en 1972 lo que dio paso a que el caso de Puerto Rico se comenzara a discutir anualmente en el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas. Ese voto a favor de la inclusión del caso de Puerto Rico fue uno decisivo e histórico, según él mismo lo describe.

Eran los tiempos de la guerra fría y según los sondeos internos había un empate de once a favor y once abstenciones acerca del caso de Puerto Rico, y el Ecuador hasta esa época se había abstenido. El tema de Puerto Rico había salido de los ámbitos de este Comité, pues en 1953, por petición oficial del gobierno de Estados Unidos, se consideró que el grado de autogobierno de la isla bajo el Estado Libre Asociado (estatus político actual) era suficiente. Por esto, el caso de Puerto Rico había dejado de estar en la agenda oficial del Comité.

“Estados Unidos era muy activo en el tema de impedir que se apruebe el tratamiento del caso de Puerto Rico en Naciones Unidas. Ese año el Ecuador tomó la decisión de cambiar su voto, de votar a favor de la inclusión. Yo fui el delegado que di ese voto y como consecuencia de eso, ese tema se trata en Naciones Unidas. Imagínate cómo puedo estar, desde el punto de vista nacional, desde el punto de vista de latinoamericano y desde el punto de vista personal, cercano a la independencia de Puerto Rico,” sostuvo.       

Según reportes, este voto le costó su puesto de embajador alterno ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), aunque ese mismo año su país sufriría un golpe de estado.  

Luego de su paso inicial por las Naciones Unidas en la década de los setenta, donde conoció y mantuvo una estrecha amistad con los líderes independentistas puertorriqueños Juan Mari Brás y Rubén Berríos, tuvo una carrera dedicada a la diplomacia en el Servicio Exterior Ecuatoriano, fungiendo como embajador de su País en varios países de Europa y América Latina. Hasta que recientemente, en mayo de 2016, fue nuevamente nombrado representante de su país ante las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York, por segunda vez en su carrera.

“Para el Ecuador este es un tema clave, vital, es nuestro, y estamos muy complacidos de que una vez más el Comité este año por unanimidad haya aprobado este proyecto de resolución del cual nosotros somos copatrocinadores,” sostuvo el diplomático, refiriéndose a la resolución aprobada por la autodeterminación e independencia el pasado 19 de junio en la sesión de este año dedicada a Puerto Rico del también llamado Comité Especial de los 24, establecido en 1961 con 17 miembros, aunque actualmente, cuenta con 29 miembros, siendo la mayoría de ellos países de América Latina y el Caribe, África y Asia que han padecido el colonialismo.

Vanesa Baerga: Dada las circunstancias actuales de Puerto Rico, que incluyen una deuda impagable, la imposición de una Junta de Control Fiscal, ¿cómo ve el caso de Puerto Rico dentro del Comité de Descolonización?

Horacio Sevilla Borja: “Lo importante es la lucha del pueblo de Puerto Rico. Nosotros lo que hacemos es apoyar esa lucha, pero la independencia del pueblo de Puerto Rico está en manos del pueblo puertorriqueño. Nosotros lo que decimos, es que (1) la comunidad internacional, las Naciones Unidas, tiene el deber de acompañar y de apoyar la lucha del pueblo puertorriqueño. Y segundo (2), que la potencia administradora que firmó la carta de las Naciones Unidas tiene la obligación de cumplir con las disposiciones de la resolución 1514 y dar paso a la independencia de Puerto Rico. De tal manera, que nosotros estamos contentos de ver la evolución de esta situación y destacar este año 2017. Este 2017 quedaron como claros dos cosas que favorecen la causa de la independencia de Puerto Rico. En primer lugar, el fracaso económico, del manejo económico, social, político, financiero del llamado Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Ha quedado claro que ese modelo ha fracasado. Queda claro, de que Estados Unidos al haber creado esa Junta de Administración Fiscal ha desnudado completamente el carácter colonial de la situación de Puerto Rico. Entonces, eso es un paso muy destacado, muy importante, triste para el pueblo de Puerto Rico, pero un paso fundamental donde ha quedado claro que esa farsa del Estado Libre Asociado ha fracasado totalmente en las políticas públicas y en la cuestión de la autodeterminación y autogobierno del pueblo puertorriqueño. La otra cosa muy importante es el plebiscito. El 77% del pueblo puertorriqueño no acompañó a esa farsa de plebiscito, hecho contrario a las normas del derecho internacional, contrario a las normas de Naciones Unidas, por el cual se pretende anexar a Puerto Rico a los Estados Unidos. Muy claramente también en estas semanas ha quedado fracasado ese modelo. Entonces, ha fracasado el modelo del Estado Libre Asociado, ha fracasado la tesis de la anexión. Nos queda la autodeterminación y la independencia por la vía que Puerto Rico escoja.”

VB: El movimiento anexionista de Puerto Rico sostiene que la anexión es una solución descolonizadora al actual status político (el Estado Libre Asociado), ¿qué piensa sobre la anexión como vía descolonizadora?

HSB: “No habría contradicción más grande que eso. Es decir, el anexionismo es la antítesis de la descolonización. En fin, es el pueblo puertorriqueño el que tiene que pronunciarse de acuerdo a la resolución 1514 y a la resolución 1541. El pueblo puertorriqueño tiene que pronunciarse en una consulta que esté conforme a las normas del derecho internacional, por la opción que prefieran. Pero los hechos claramente nos han demostrado que la opción del anexionismo con el plebiscito que acaba de hacerse y la opción del Estado Libre Asociado con el fracaso económico y el caos en Puerto Rico han quedado esos dos caminos absolutamente desacreditados.”

VB: ¿Qué representa para el Ecuador ser parte del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas?

HSB: “Es muy importante. Recordemos que la ONU tuvo desde su concepción tres objetivos fundamentales: (1) la creación de la paz en el mundo, la paz a través del desarme general y completo, y evitar nuevas guerras, como las dos guerras mundiales como dice la Carta infringieron a la humanidad sufrimientos indecibles. En algo se ha cumplido ese mandato. Es decir, no ha habido una tercera guerra mundial, pero lamentablemente existen guerras regionales que han producido tanto o más daños que las mismas guerras mundiales. Entonces, estamos trabajando en ese objetivo. (2) El segundo objetivo es el del desarrollo, igual, desde que se creó Naciones Unidas, se han establecido una serie de programas de proyectos sobre desarrollo, ninguno de los cuales, lamentablemente, ha tenido efecto. Estamos viendo la situación de hoy, de injusticia en el mundo entre los que tienen y los que no tienen. Es una brecha que se ha acentuado más profundamente, y por lo tanto Naciones Unidas, como último recurso acaba de crear la agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Así que tenemos 13 años para corregir esa brecha en el desarrollo que no lo hemos conseguido. (3) Y, el tercer punto es precisamente la descolonización, el tercer gran objetivo de Naciones Unidas. Tal vez en ese tema es donde más hemos avanzado, basta ver la cantidad de países que han adquirido su independencia desde el 1945 hasta ahora, pero esa es una tarea que, si bien es la que más ha avanzado, aún está inconclusa en todas las regiones del mundo. Tenemos en América Latina, no solo el caso de (las Islas) Malvinas en el sur, no solo el caso de Puerto Rico en el norte, en el Caribe, sino en la misma región de Sudamérica, tenemos territorios en el Caribe que aún no están en la lista de territorios del Comité, pero son territorios coloniales. Entonces queda todavía mucho por hacer, y esto que tenemos en América Latina, lo tenemos también en el África, lo tenemos también en regiones del Pacífico. Por lo tanto, si bien, en tema de descolonización posiblemente las Naciones Unidas puede exhibir sus mejores éxitos es un programa que está inconcluso. Y para nosotros en el Ecuador, el tema de Puerto Rico es el tema emblemático, de tal manera nuestra importancia de estar y de seguir en el Comité luchando porque se acabe finalmente la descolonización en el mundo. Nosotros creemos que la descolonización es prevenir las guerras futuras que deben darse. Es preservar la paz. Está muy vinculado el tema de la descolonización con el tema de la paz sustentable.”

VB: ¿Por qué dice que Puerto Rico es el tema emblemático? ¿Puede abundar acerca de su cercanía a Puerto Rico?

HSB: “En primer lugar, es la herencia histórica que tenemos los ecuatorianos. El líder más importante que ha tenido mi país, el General Eloy Alfaro, que hizo la Revolución liberal de Ecuador en 1895, estuvo muy cerca de la independencia de Puerto Rico. Se pronunció, y en ese tiempo hizo declaraciones ante la Reina de España pidiendo la libertad de Puerto Rico, y esa es una herencia que tenemos los ecuatorianos de sentirnos cercanos al pueblo de Puerto Rico. Desde el punto de vista personal, tuve la extraordinaria experiencia de ser amigo personal de Mari Brás, de conocerlo y de conocer a muchos de los líderes independentistas de Puerto Rico, fundamentalmente, a Rubén Berríos del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP). A Mari Brás lo conocí aquí en Naciones Unidas. Acabo de recibir un libro con un resumen de sus discursos y me ha hecho recordar las conversaciones que teníamos juntos, cuando él venía acá en la década de los setenta para abogar por la independencia de Puerto Rico.”  

Advertisements