Category Archives: Interviews + News Stories

Los derechos humanos en Puerto Rico en tiempos de crisis

Advertisements

El alma tanguera de Paola Bordón

Por: Vanesa Baerga

Publicado en la Revista Surco.

Paola Bordón es una bailarina profesional y maestra de tango argentino que desde el 2010 vive en Chicago. Antes de mudarse a Chicago, participó en su Buenos Aires natal en los musicales María de Buenos Aires con el coreógrafo de danza contemporánea Oscar Aráiz y enEvitango, auspiciado por la Secretaría del Gobierno de la Nación, donde hizo el rol protagónico de madre de Eva Perón.

Ya en Chicago se ha integrado a la comunidad argentina y tanguera de la ciudad. Ha enseñado en el Club de Tango de la Universidad de Chicago, en la Universidad de Northwestern, ha organizado talleres intensivos de tango, ha traído maestros de Argentina y también, introdujo la clase deQueer Tango en Chicago, una clase bastante popular en círculos internacionales de tango. Además, en 2015 se coronó como subcampeona en la categoría de Tango pista en el Tango USA Championship, la competencia de tango que lleva a la pareja ganadora a representar a Estados Unidos en el Mundial de Tango de Buenos Aires.

Paola BordonSu sueño para el 2016 es coronarse como campeona en el Tango USA Championship. “Eso me llevaría a ir a Buenos Aires como campeona de Estados Unidos. Otro gran sueño (que tengo) es ser campeona del mundial de tango de Argentina y eso ya es ser campeona del mundo,” señala Paola, quien comenzó a bailar cuando tenía cinco años, primero en la Escuela Nacional de Danzas José Neglia, y luego en la Escuela Superior de Danzas en el centro de Buenos Aires.

Actualmente imparte Queer Tango y Milonga para principiantes e Intermedio en Center on Halsted y por cuenta propia, respectivamente. Además, tiene planificado comenzar una ronda mensual de talleres en diferentes ciudades de Estados Unidos.

A continuación la entrevista que SURCO le realizó a la maestra Paola Bordón sobre su trayectoria, el tango y sus iniciativas culturales en Chicago.

¿Cómo comenzó tu carrera como bailarina profesional de tango?

Paola Bordón: “Mi origen es escuela de danzas, ballet, contemporáneo, folklore, español. Yo empecé a bailar tango en el 1996 para entrar al ballet de la Universidad de Buenos Aires. Yo sabía que para bailar en el ballet de la Universidad de Buenos Aires había que ser muy buena tanguera y yo no lo era. Alguien me habló de un maestro de tango que estaba en San Telmo, Mingo Pugliese, mi maestro, y empecé a tomar un curso muy acelerado con él por los dos meses antes de la audición. Yo tenía un deseo muy fuerte y muy interno de querer lograr entrar a ese ballet, y él creyó en mi.

“Quedé como titular y fui yo quien viajó a Francia con el ballet de la Universidad de Buenos Aires. Hicimos Francia, Italia… Ahí empecé a meterme completamente en el tango, a tomar clases, entrenar, a estudiar historia del tango en la Academia Nacional del Tango, viajar por el mundo. Estuve en Rusia trabajando con la Filarmónica de San Petersburgo… Ahí empezó mi carrera.”

¿Qué es el tango? ¿Cómo lo describirías?

PB: “Esto es tango. Esto que estamos haciendo ahora es tango. Para nosotros la familia, la amistad, el arte, la música, hay muchos valores en nuestra cultura que para mi eso es tango.  El tango tiene algo increíble que es que te conecta, es sanador. Yo creo que bailar es algo muy poderoso. Yo estoy transmitiendo parte de mi país y parte de mi vida, básicamente, porque ya el año que viene van a ser veinte años que bailo tango. Ser tanguera son muchas cosas. Ser tanguera es amar el tango”.

Pies de tango¿Cuáles son algunos beneficios de bailar tango?

PB: “El tango es una música que conecta. Yo creo, y hay muchos estudios que dicen, que el abrazo del tango es algo que genera una hormona de felicidad porque hay alguien que te abraza por tres minutos. Compartís esa emoción, conectás. Es imposible bailar tango si uno no está presente en uno, con la energía en el cuerpo. Y en este mundo Yankee donde todo es rápido y donde todo es afuera pero no hay esto de mirarse a los ojos y escucharse, de tomarse un tiempo de conectarse. Todo es rápido. Y no, el tango es mínimo, chiquito, sútil.

“Esa gente que no están conectados con ellos mismos encuentran en una clase de tango muchas cosas mágicas y esas cosas mágicas hacen que se tengan que vestir mejor para ir a una milonga o tengan que bajar de peso para poder bailar mejor. La autoestima empieza a subir de alguna forma”.

¿Puedes mencionar algunos casos particulares en donde las clases de tango hayan sido terapéuticas para el estudiante?

PB: “Tengo un estudiante que tiene Parkinson y él está haciendo tango como una terapia. Nosotros estamos haciendo una vez por semana clases privadas. En el primer tango siempre tiembla mucho, el segundo tango ya menos, ya el tercero menos y el resto de la clase ya no tiembla nada.

“Con respecto a la salud, me ha pasado de dar clases a una persona muy obesa. Parte de la clase con esta persona era hablar media hora de sus problemas y luego 15 minutos yo diciéndole qué es lo que él debería cambiar en su alimentación para poder bajar de peso para poder bailar mejor. Es muy terapeútico. Otra persona está depresiva y vos lo ves que está depresivo. (Ellos) encuentran en el tango algo que no está en esa sociedad en este momento allá afuera en Estados Unidos, en Chicago. Charlar y el abrazo y la música y la conexión…”

Además de ser instructora de tango tradicional, eres instructora deQueer Tango. ¿De qué se trata el Queer Tango?

PB:Queer Tango es una subdivisión de lo que es el tango. Es una clase muy interesante. Una clase tradicional de tango es donde el hombre hace de líder y la mujer hace de follower. Queer Tango es una clase donde todos están bienvenidos. No importa qué sos. Lo que la gente hace en la vida privada a mi, como maestra de tango, no me interesa. Me interesa que te guste el tango. Después, existe la posibilidad en esa clase de cambiar tu rol, de aprender de líder si sos follower, y aprender defollower si sos líder. Puede ser que seas gay, lesbiana o simplemente un heterosexual que quiere aprender el otro rol. Es algo muy open mindedpara una clase tradicional de tango, quiebra todas las reglas de tango. El tango es una danza que tiene una impronta masculina, machista, conservadora y tradicional. Es interesante para mi poner el tango en ese contexto, un contexto donde vos elegís el rol y no importa qué sos, si sos lesbiana, gay, straight, travesti, transexual, si te querés cambiar el sexo. A mi me interesa que ellos entiendan que están en una clase donde se van a abrazar, donde van a aprender una danza que es parte de mi cultura, de una cultura que es un montón de otras cosas.

Queer Tango está en todas las ciudades. Está en Berlín como muy top. Está en Rusia como muy explotando en este momento. En Queer Tango se ve el tango desde otro lugar. Pero bueno, eso es parte del mundo: las diversidades”.

¿A qué desafíos se enfrenta la cultura del tango en Chicago?

PB: “Hay una falta de gente nueva, de nueva sangre, de nueva generación. Lo hay pero necesitamos más. Creo que el rol de cada maestro que de clases en Chicago debería enfocarse mucho más en promocionarlo de todas las formas posibles para atraer gente nueva que esté interesada en el tango. Que les interese porque le guste la idea de bailar tango o que algo los conecte con la idea de bailar tango. La comunidad debería ampliarse y estaría genial tener nueva gente”.

¿Qué maestros del tango te han inspirado?

PB: “Me inspiró, aparte de mi maestro Mingo Pugliese, que es maestro de maestros, una pareja muy exitosa que bailaba con Osvaldo Pugliese: Vanina Bilous y Roberto Herrera. Mi role model es Vanina Bilous. En su tango yo veo todo lo que yo quiero expresar, técnica, calidez, femineidad y conexión, y eso es lo que quiero generar en mi tango también”.

Además, entre sus orquestas favoritas figuran la de Osvaldo Pugliese por “el tempo y lo dramático, fuerte, emotivo, emocional” y la de Carlos Di Sarli, por “los violines, la relajación, la calidez.”

Los desafíos de la comunidad LGBT en Cuba

Por: Vanesa Baerga

Publicado en Vocalo (Chicago Public Media), El Beisman, OtraméricaRebelión y Claridad.

2011-12-31 23.00.00-178

En años recientes en América Latina, Cuba ha ido ganando terreno en temas relacionados con lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBTT) – no siempre ha sido así – al crear el Centro Nacional de Educación Sexual (o CENESEX) en 1989, institución pública cubana dedicada a la educación e investigación sobre la sexualidad humana y que actualmente lidera Mariela Castro, hija de Raúl Castro, presidente cubano. A partir de la creación del CENESEX la sociedad cubana se ha ido educando en temas de sexualidad y ha comenzado a reconsiderar su actitud hacia la homosexualidad. Como ejemplo, hoy día en Cuba las operaciones de cambio de sexo están incluidas en los servicios públicos de salud y se realizan de manera gratuita. Además, las parejas homosexuales ya son incluidas en telenovelas cubanas como Aquí estamos.

Alberto Roque Guerra, doctor en medicina, profesor e investigador de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana y además, educador de derechos humanos, activista LGBT y miembro de la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (o SOCUMES) sobre la evolución de los derechos LGBT en Cuba a partir del triunfo de la Revolución Cubana en 1959 hasta hoy día. También nos acerca a algunas de las expresiones sociales y artísticas recientes que han marcado cambios importantes en el pensamiento colectivo.

Cuando triunfa la Revolución Cubana en 1959 había mucha discriminación e incluso persecución a los homosexuales, ¿por qué? ¿a qué se debía?

Las causas fueron múltiples, entre ellas puedo decirte que había mucha ignorancia en relación a la sexualidad, muy baja educación sexual o casi inexistente. El país tenía una alta tasa de analfabetismo cuando triunfó la revolución. La homosexualidad era considerada un trastorno mental. Se mantuvo más la cuestión patriarcal y machista que es parte de nuestra historia en la formación de la nación cubana.

¿Cómo fueron evolucionando los derechos LGBT en Cuba hasta hoy día?

La situación no fue mucho mejor a principios de los setenta. Ya a finales de los setenta la educación sexual en Cuba se institucionalizó y además, se atendió a la primera persona transexual en esa época. También fueron avanzando los derechos reproductivos de las mujeres heterosexuales. En los ochenta fue el éxodo del Mariel y la crisis migratoria entre ambos países, o sea Cuba y Estados Unidos. Muchos homosexuales aprovecharon la oportunidad de esta crisis a través de la Embajada del Perú y abandonaron a través del Puerto de Mariel el país hacia los Estados Unidos. Otros fueron presionados para hacer lo mismo. Algunos aceptaron, otros se quedaron. También apareció el Sida, que fue inicialmente una epidemia heterosexual pero después se convirtió en una epidemia transmitida fundamentalmente por hombres que tienen sexo con otros hombres.

Los noventa fueron años de más tolerancia para sexualidades y cuerpos que no cumplen con la norma heterosexual puesto que el país cayó en una profunda crisis económica (lo que se conoce como el Período Especial – que fue una profunda crisis económica luego de la caída de la Unión Soviética y el campo socialista). Prácticamente se deprimió todo, la producción, el transporte, no había comida y se fue más tolerante con determinadas expresiones de la sexualidad, digamos para aquel entonces, alternativas, diferentes a la norma heterosexual.

En los años dos mil ya la situación fue mejorando paulatinamente. Coincidió con que la homosexualidad fue despenalizada totalmente en el 1997. Había mayor educación sexual, el CENESEX ya se había constituido como un centro del Ministerio de Salud Pública. El pueblo cubano se abrió mucho a las perspectivas internacionales que iban ocurriendo, sobre todo después de la década de los años noventa. Y bueno, la situación hoy día es de mucho más tolerancia en el sentido estricto de la tolerancia de un debate incipiente sobre estos temas fundamentalmente. Se están formando líderes informales en relación a la defensa de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans.

Entre estos líderes figura Adela Hernández, elegida por sus vecinos del poblado pesquero de Caibarién en la provincia de Villa Clara como delegada de Asambleas Municipales del Poder Popular y la primera transexual que ocupa un cargo político en la historia de Cuba. ¿Qué representa Adela para la comunidad transexual en Cuba y el resto del mundo?

Adela es una persona trans femenina, por lo menos en la expresión de género, aunque ella no se siente así. Se expresa como una mujer. Es un hombre biológico nominada por un miembro del Partido Comunista y elegida por la mayoría de sus vecinos de esa pequeña localidad. Es una lideresa importante, respetada. Es públicamente una persona trans. Trabaja en un policlínico como técnica de electrocardiografía con ropa femenina. No es rechazada por su comunidad y fue reelecta en las elecciones que tuvieron lugar hace poco tiempo. Un ejemplo de ejercicio de ciudadanía y participación política de una persona trans que no tenía antecedentes en la historia de la nación.

¿Qué papel han jugado las artes en la evolución de los derechos LGBT en Cuba?

Las artes se adelantan a los cambios sociales y culturales, ponen sobre la mesa debates y aspectos de la realidad que no están cubiertos de manera oficial o en el mainstream mediático, como es por ejemplo, la televisión. Y sin duda, hay muchos ejemplos tanto en la literatura que la tradición viene incluso desde la república burguesa que se ha mantenido en tiempos de Revolución. A pesar de que se fue injusto con muchos escritores como Reinaldo Arenas, como Severo Sarduí, y muchos otros escritores que sufrieron discriminación en Cuba, otros han seguido produciendo dentro y fuera, y han tenido un papel importante en ver otra perspectiva sobre el cuerpo y las sexualidades.

El teatro ha sido muy vanguardista. El cine, no tanto, en eso ha habido altibajos. Creo que la mejor producción cinematográfica en Cuba en relación a estos temas está ocurriendo en los últimos cinco a diez años, donde se ha puesto sobre la mesa cuestiones que han permanecido negadas, olvidadas y ocultas. Por ejemplo, Camionero, Ella trabaja, Fábula, Vestido de novia – una excelente película, con mucho éxito de taquilla en Cuba, es una película que es una crítica abierta al poder patriarcal y a mi entender pro-queer o al menos feminista, un feminismo queer muy comprometido de su directora que respeto mucho. En fin, hay una lista larga de filmes que han reflejado esa realidad.

¿A qué desafíos se enfrenta Cuba en relación a los derechos LGBT?

“A muchos. Eso sería interminable pero por lo menos, los más importantes a mi entender son: modificaciones legales que garanticen más derechos con necesidades específicas de personas lesbianas, gays, bisexuales y trans, mejorar las iniciativas educativas tanto a nivel gubernamental como en espacios no gubernamentales que promuevan un cambio cultural en relación a estos temas. Interconectar las luchas contra la homofobia, la misoginia y la discriminación racial, por estatus económico, por lugar de residencia, por género. De manera general, esos son cambios que para mi son importantes como cuestiones básicas en los desafíos que tenemos.

En ese ámbito de cosas tenemos que modificar el tema educativo, tanto en la manera que se enseña sexualidad y género de forma profunda, radical y revolucionaria, de acuerdo a las investigaciones científicas que ya llevan publicadas décadas a nivel internacional. Nosotros seguimos con un enfoque parcializado, biologicista y positivista sobre la sexualidad. Se requiere un enfoque interdisciplinal, holístico, integral en relación a estos temas y verlo como una cuestión de ciudadanía y justicia social en cualquier ámbito que se produzca.”

A continuación el segmento de audio en donde el Doctor Roque Guerra hace un breve recuento de la historia y evolución de los derechos LGBT en Cuba a partir del triunfo de la Revolución Cubana en 1959 hasta hoy día.