Category Archives: Arts and Culture

A paso firme en las alturas

Lin-Manuel_ Corey Hayes Foto 1_lgPor: Vanesa Baerga

Su abuela siempre decía “ese Lin-Manuel siempre con sus inventos.” Esos inventos fueron desarrollándose y hasta ahora le han traído aclamaciones, distinciones en la academia del teatro estadounidense de Broadway e invitaciones a la Casa Blanca, entre otras cosas.

Cuando pequeño era loco con las películas y cada vez que venía a Puerto Rico los veranos, se pasaba en el Miranda Videostore, el videoclub que su abuelo Wisin tenía en Vega Alta.

Cuna salsera

“Yo me pasaba viendo películas muy pero que muy innapropriate para mi edad. Yo me quedaba solo en la tienda todo el día y veía películas de horror, de acción, de todo. Además como vivía en el alto Manhattan oía toda clase de música. Yo soy de la edad del hip hop, y mi papá siempre ponía en la casa música de El Gran Combo, de 440, de Rubén Blades, Gilberto Santa Rosa. Para mí era importante aprender español para poder entender las canciones de salsa que me gustaban tanto. Recuerdo cuando salió ‘Cara de niño’ de Jerry Rivera, yo estaba aprendiendo español para entenderla”, dice Lin-Manuel, cuyo nombre se lo puso su papá y lo sacó de un poema que se llamaba “Para mi bebé rojo Lin-Manuel”, que era sobre un niño mitad puertorriqueño y mitad vietnamita.

Llamada de Casa Blanca

Ahora se encuentra escribiendo la música de una adaptación de la película “Bring it on” para Andy Blankenbuehler, el coreógrafo de “In the Heights” y también está escribiendo un disco de hip hop sobre la vida de Alexander Hamilton.

La primera vez que presentó una de las canciones sobre Alexander Hamilton fue en la Casa Blanca, quienes lo contactaron a través de su papá que trabaja para el gobierno. “La Casa Blanca llamó diciendo que iban a tener el White House Evening of Poetry, Music, and the Spoken Word el 12 de mayo de 2009. Ellos me preguntaron si podía escribir algo relacionado a Estados Unidos y yo acababa de escribir la canción “The Hamilton Mixtape”, I’d just finished writing it. Ese fue un día muy especial, era la primera vez que cantaba la canción en público. Al principio de la presentación estaba muy nervioso. Ahí estuve acompañado del piano de Alex Lacamoire. Creo que cantar para el Presidente y su familia es buena suerte para este proyecto.”

“Estoy tratando de hacer primero un disco de canciones sobre la vida de Hamilton y después quiero convertirlo en musical. Lo que me encanta es que ahora estoy componiendo canciones sin preocuparme de la escenografía o de la coreografía. Por el momento sólo me concentro en la calidad musical. Estoy tratando de escribir las mejores canciones posibles. La mayor diferencia entre escribir para el teatro y escribir para un disco de hip hop es que para el teatro deben entender las canciones de la primera y ahora no me estoy preocupando si el público va a entenderlas de la primera vez. Estoy disfrutando porque tengo mil historias en la mente y las estoy tratando de convertirlas en rap.”

CLARIDAD en su 50 Aniversario, celebró su Cena Gala dándole paso a la nueva generación, Lin Manuel Miranda y René Pérez. Foto Alina Luciano_xlg
Foto: Alina Luciano

El teatro entró por la familia

“Las primeras obras de teatro que vi fueron obras de mi tío abuelo, Ernesto Concepción, cuando estaba en Puerto Rico. Luego, cuando regresaba a Nueva York el teatro me quedaba cerca, así que iba mucho y siempre me interesaba el estar envuelto en las producciones de la escuela. En mi último año de high school hice “West Side Story” y siempre fui uno de los pocos puertorriqueños que hacía teatro en la escuela. Siempre estaba haciendo algo cuando pequeño, siempre fui muy creativo. Empecé escribiendo canciones desde los 12 o 13 años. Para mí, el escribir y el actuar son lo mismo. Si tengo que hacer un personaje me pongo en sus zapatos y parezco un loco hablando solo. Así es mi forma de escribir,” cuenta Miranda, quien se inspiró a escribir música y hacer musicales después de ver los musicales “Man of la Mancha”, “Camelot” y “West Side Story.”

Homenaje a abuelo Wisín y Puerto Rico

Cuando en los premios Tony de 2008 anunciaron que “In the Heights” era el ganador como mejor musical, Lin-Manuel subió al escenario, le dio las gracias rapeando a todos los que colaboraron en el proyecto, y al final se lo dedicó a su abuelo Wisín y a Puerto Rico. “Mi abuelo era uno de mis mejores amigos. Y perderlo tan rápido fue duro para mí, pero a la vez doy gracias por haberlo tenido todo este tiempo. él falleció la semana después que abrimos el musical en Broadway, eso fue bien difícil para mí. A mí no me habían dicho que estaba enfermo porque mi familia estaba tan preocupada por la apertura de la obra que decidieron decírmelo después que la obra abrió. El primer año haciendo el papel de Usnavi fue estar de luto por mi abuelo porque en la obra hay un personaje, la abuela Claudia, que muere durante el show y yo tenía que llorar ocho veces a la semana. Era difícil separar la experiencia de mi abuelo en la obra.”

La conexión con Puerto Rico

El personaje principal de “In the Heights”, el que Lin-Manuel personificaba hasta hace poco, se llama Usnavi, guardando relación en el nombre al Usmaíl de Pedro Juan Soto. Pero el mismo no tiene nada que ver, dice Lin-Manuel que es pura coincidencia. Él mismo se enteró del personaje Usmaíl a través de una reseña de “In the Heights” que se publicó en CLARIDAD hace unos años. Desde ese momento conoció a CLARIDAD y se convirtió en un referente para él. “Yo tenía un amigo que se llamaba Usnavi, y me gustó tanto que lo puse en la obra. No sabía nada de este cuento (Usmaíl). La literatura puertorriqueña que llega allá es poca. Yo leía a Nicholas Moore y a Piri Thomas. Mi influencia puertorriqueña es más musical que literaria.”

“Yo crecí en Nueva York y mis papás nacieron en Puerto Rico, pero yo pasaba todos los veranos en Vega Alta. Yo conozco muchos puertorriqueños que no hablan español y que no tienen conexión con la isla, pero soy afortunado y le doy gracias a Dios por tener la conexión que tengo con la isla. Ahí tengo a mi familia, a mis tías y tíos, a mis abuelos. Pero ese no es el caso de otros puertorriqueños. Cuando estaba creciendo no me sentía parte de ninguno de los sitios. En mi escuela eran todos blancos y yo era el puertorriqueño, pero cuando iba a Puerto Rico yo era el gringo que tenía acento. No tenía amigos de mi edad en Puerto Rico, todos mis amigos eran amigos de mi abuelo. Cuando visitaba Puerto Rico no era a visitar gente de mi edad, era a visitar a mi familia. Me encantaba Puerto Rico, siempre escribía, o veía películas. Yo sí siento que soy puertorriqueño, yo siento esa conexión por mi familia.”

Conectando culturas

“Creo que el pertenecer a dos culturas es una ventaja cuando se está creciendo porque se puede escoger lo que se quiere de las dos culturas, los padres escogen lo que se transmite a los hijos, y la forma de expresarse. Yo crecí con la cultura americana y con la cultura latinoamericana, y la verdad it’s a richer life. Es como otro mundo. “In the Heights” es una manera de conectar puntos de mi vida que no estaban conectados. La obra fue una manera de mezclarlo todo. Yo tengo mis amigos blancos en la escuela, mis amigos latinos en la casa y toda esta mezcla se ve en la obra.”

A Lin-Manuel le dedican este año las fiestas patronales del pueblo de su papá y de su abuelo, el pueblo que lo recibía todos los veranos, Vega Alta, y para él es un honor, cuenta que hasta lloró cuando se lo dijeron. “Tengo tantas conexiones con ese pueblo. Yo me acuerdo caminando por las calles de ese pueblo. Mi abuelo fue el gerente general de la cooperativa de Vega Alta por casi 40 años, y para mí, él era como el alcalde. Conocía a todo el mundo en el pueblo. Vega Alta era el único sitio en el mundo donde me sentía conectado de verdad.”

 De Gala con René Pérez Joglar

Lin-Manuel estará junto a René Pérez Joglar el próximo jueves 3 de diciembre en la Cena Gala de CLARIDAD a las 7:00 PM en el Hotel La Concha. Ambos se conocen, y recientemente descubrieron que están emparentados. “René y yo nos conocimos el año pasado en su concierto en Puerto Rico. Me invitó a su concierto a hacer una aparición cameo. él se interesó por lo que dije en los Premios Tony y me contactó. En el concierto conocí a su mamá y ella me dijo ‘oye, pero tú eres primo de nosotros’. A mí me encanta la música de René y para mí to find out that, was amazing.

Advertisements

El mundo exótico de la aristocracia francesa en El Silencio de Galileo

Foto: Santos Hernández
Foto: Santos Hernández

Por: Vanesa Baerga

Hay varias versiones sobre la invención del telescopio que la historia nos cuenta. Una es que Galileo Galilei inventó el telescopio a principios del siglo 17. Otra es que Hans Lippershey, un fabricante de vidrios alemán pero con residencia en Holanda, intentó patentar el telescopio en 1608 ante el gobierno de Holanda pero éste no le concedió la patente. Una tercera versión es que Zacarías Jansen, fabricante de espejuelos holandés y quien vivía en el mismo pueblo que Lippershey llamado Middelburg, inventó el telescopio en 1604 pero fue Lippershey el que ganó fama internacional como el verdadero inventor. Una cuarta versión dice que Jacob Metius, un oculista holandés, también reclamó una patente de la invención del telescopio a solo semanas de haberlo hecho Lippershey. Todos estos datos históricos que se contradicen entre sí llevaron al escritor Luis López Nieves a adentrarse al mundo de la invención del telescopio. A partir de estos datos el autor crea una entretenida novela que juega con elementos históricos y de esta forma hace que estos datos, efectivamente, concuerden entre sí, pero claro, en la ficción. “Lo que desata toda la novela para mí es cuando me doy cuenta que en 1608 Hans Lippershey pidió una patente sobre el telescopio y que cuatro días más tarde un vecino del pueblo también pide la patente. Encontré que ellos vivían en calles paralelas y que los patios eran colindantes, ¿cómo se va a decir que ahí no hay casualidad?,” explica López Nieves sobre la fascinación que le causó el tema de la invención del telescopio.

La nueva novela de López Nieves, El Silencio de Galileo, pretende llevar al lector a una aventura académica motivada por la fuerza del personaje de la Dra. Ysabeau de Vassy, protagonista en esta novela y personaje secundario en su pasada novela, El Corazón de Voltaire, Premio Nacional de Literatura 2005.

En Rojo ¿Cuál fue el motivo en hacer una nueva novela usando los mismos personajes que en El Corazón de Voltaire?

Luis López Nieves – Es algo que quedaba pendiente cuando terminó El Corazón de Voltaire. Cuando me puse a pensar sobre un nuevo proyecto regresé con naturalidad al mundo exótico de los franceses que había creado, y me acordé de series de novelas, como por ejemplo, La Comedia Humana de Honoré de Balzac, que son ochenta y cinco novelas interconectadas entre sí en las cuales se utilizan personajes recurrentes, aunque cada una es independiente de las demás. Pensando en esto y en que me quedé con las ganas de usar de nuevo los personajes que había creado en El Corazón de Voltaire, además, de que es un mundo que siguió ejerciendo una atracción sobre mí. Definitivamente no es una segunda parte de El Corazón de Voltaire, es un libro totalmente independiente. No hay que haber leído el libro El Corazón de Voltaire para entenderlo.

De los personajes de El Corazón de Voltaire, ¿por qué decide usar de protagonista a Ysabeau?

No quedaba más remedio, ella era la que tenía que usar porque precisamente cuando terminé El Corazón de Voltaire sentí que ese personaje daba para más. No quería usar de nuevo a Roland de Luziers porque ya la figura del genetista no era primordial, sino más bien de apoyo para la Dra. Ysabeau de Vassy, historiadora.

¿Piensas hacer una tercera?
Me quedé con la sensación después de terminar esta novela que esto es realmente una trilogía y que falta una más para acabar con este ciclo. Creo que puede ser sobre Napoleón Bonaparte. He descubierto que un urólogo norteamericano compró el pene de Napoleón y que lo tiene guardado. Aunque en estos días me he inspirado en otro proyecto que llevo tiempo ideándolo.

En casa del escritor Luis López Nieves en San Juan, Puerto Rico.
En casa del escritor Luis López Nieves en San Juan, Puerto Rico.

El autor, quien es el primer escritor puertorriqueño que ha sido traducido al islandés por El Corazón de Voltaire, que además, está también traducido al polaco y quien estuvo en la Feria del Libro de Islandia del 5 al 12 de septiembre, explica que no fue algo planificado el que en El Corazón de Voltaire los personajes principales sean masculinos, mientras en El Silencio de Galileo sean principalmente femeninos ya que él no hace esas distinciones en su vida real, “a mí me crió mi madre sola y mi hermana mayor, yo no he tenido ni he entendido ese problema de si es mujer o no es mujer.”

Según explica López Nieves, siempre le ha gustado el formato epistolar. Como ejemplo, sus tres primeros libros Seva, Cartas para Rafa y La verdadera muerte de Ponce de León, también son epistolares. La diferencia es que en vez de cartas postales son correos electrónicos. El autor al quedar satisfecho con el formato de correos electrónicos en El Corazón de Voltaire, usó el mismo para esta nueva novela.

Al escribir El Corazón de Voltaire, trabajó sobre la figura del primer intelectual moderno, Voltaire, “quien fue el primer intelectual que usó su conocimiento y su influencia para influir sobre la sociedad, además fue un activista que luchó contra la injusticia.” Según cuenta el autor, después de haber trabajado sobre Voltaire pensó que sería bueno explorar y estudiar a Galileo, de esta manera fue descubriendo cosas fascinantes de este personaje.

En El Silencio de Galileo no hay datos científicos, solo hay datos biográficos e históricos. Sobre ciencia solo está el Siderius Nuncius, o Mensajero Sideral, que es el primer tratado científico basado en observaciones astronómicas realizadas con un telescopio, aunque el autor confiesa que inventó una teoría hasta cierto punto plausible sobre un mapa celestial.

p20c_lg“Me interesa llegarle al público intelectual pero también al lector que le guste leer cosas inteligentes que no necesariamente tiene que ser un doctor en letras o filosofía. Me parece que la aristocracia francesa es un buen ambiente para crear una historia exótica, diferente a nuestra realidad, porque encuentro que en los años ’30, ’40 y ‘50 se escribió tanto sobre la realidad de Puerto Rico por escritores como René Marqués, Pedro Juan Soto o José Luis González que ya ese tema no me interesa tanto, por ahora. Me interesa explorar otros temas. Ya escribí sobre Puerto Rico en Seva, y sobre el pasado de Puerto Rico en La muerte de Ponce de León, y escribí sobre cuentos contemporáneos de Puerto Rico en Cartas para Rafa, ahora busco otros horizontes literarios.”

Estas primeras semanas que lleva El Silencio de Galileo en las librerías se ha convertido en número uno en ventas. Es una novela fácil de leer, divertida e interesante, en donde los datos históricos se mezclan con la ficción, tal como López Nieves tiene acostumbrado a sus lectores. El autor crea un mundo donde la realidad y la ficción se hacen difíciles de separar. El escritor concluye la entrevista no sin antes mencionar que “esta aventura literaria empezó en CLARIDAD. Allí publiqué por primera vez Seva. Todavía guardo la identificación de corresponsal de Claridad en Nueva York.”

“Espiritismo de la mesa blanca,” arte con visión nacional

Foto: Herminio Rodríguez
Foto: Herminio Rodríguez

Por: Vanesa Baerga

En el espiritismo el mantel es una de las características más importantes. Todo se manifiesta a través de la mesa, que funge como el altar. En esta religión autóctona se ha inspirado el artista puertorriqueño Luis A. Maisonet para su próxima exposición Espiritismo de la mesa blanca que comienza el jueves, 21 de octubre a las 7:00 p.m., en la Liga de Arte en el Viejo San Juan, donde ha enseñado pintura y serigrafía desde 1980.

Maisonet lleva dos años investigando sobre el espiritismo en Puerto Rico, el kardeciano y el folclórico. Aunque se interesó más por el folclórico, en particular un centro espiritista que encontró en Vega Alta. “El espiritismo viene de Francia, a través de Kardec, pero en Puerto Rico ha evolucionado de una forma interesante por el sincretismo religioso. Aquí es más africano, más hacia lo negro, hacia la gente pobre. El espiritista era el curandero, el consejero matrimonial, emocional y espiritual, y el psiquiatra de los pobres,” explica Maisonet, quien se crió rodeado de espiritismo. Estas imágenes se le han quedado en el subconsciente y ahora a sus 58 años le surgen nuevamente.

“Cuando pequeño, era travieso y corría por todos lados y, de momento, me encontraba con una sesión espiritista. Las sesiones se dan en cualquier momento y para mí eran como realismo mágico. Esto es parte esencial de la cultura religiosa puertorriqueña. Todo el mundo quiere ser blanquito, de descendencia española. Pero no dicen que son negros, que es la realidad de nuestro país como nación. El espiritismo fue parte importante del Partido Nacionalista de Puerto Rico. Los grandes próceres practicaban en la masonería y en el espiritismo,” explica Maisonet, quien muestra en todas las obras de esta exposición las lozetas puertorriqueñas criollas mostrando que esto no es de otro país, sino que es arte puertorriqueño con visión nacional.

El artista puertorriqueño Luis A. Maisonet Foto: Herminio Rodríguez
El artista puertorriqueño Luis A. Maisonet
Foto: Herminio Rodríguez

La investigación que realizó para este trabajo fue sobre el aspecto sociológico y antropológico del espiritismo. Le resultó interesante que la gente busque aspectos religiosos en todas las culturas. “Es parte de la psiquis de las personas en todas las culturas. Aquí hubo invasión de religiones extranjeras, que lo que hacen es meter miedo, lavar cerebros y atrasar todo. Y todo esto que es muy nuestro, algunas personas lo ven como extraño. Pero esta es nuestra verdadera tradición religiosa. En Cuba es la santería y en Puerto Rico el espiritismo,” cuenta el artista a quien una vez le dijeron en un centro espiritista que tenía que tener más cuidado al cruzar la calle, y ahora tiene más cuidado, por si acaso.

Las cosas llegan cuando uno tiene la capacidad de entenderlas plenamente, y por esto se adentró a este tema tan boricua. De momento le surgió, y maduró la idea.

Se expondrán once grabados y doce pinturas (cinco tondos –formato redondo– y siete en formato tradicional –rectangular–). Son cinco tondos porque tiene relación con la mesa y, además, es una manera de plantear otros formatos que no sea el formato tradicional. Entre otros elementos representativos del espiritismo que están presentes en la obra de Maisonet están las azucenas y la copa blanca, que siempre en las sesiones ambos están presentes.

Entre los trabajos a ser expuestos hay unas mujeres en estado de posesión, que están vistas desde arriba “como si los espíritus las estuvieran observando. El espíritu está flotando en el aire. Éste es el espíritu, medio transparente, tú ves a través de ellos el traje del mantel. Son seres más espirituales y etéreos, desencarnados. Quise plantear otra perspectiva.”

Foto: Herminio Rodríguez
Foto: Herminio Rodríguez

Otro elemento presente en la obra de Maisonet, son estampas de San Miguel Arcángel –el arcángel guerrero–, las cuales plantean la lucha de nuestra identidad. “Los espíritus son como cosas etéreas, pero están ahí. Los artistas son como un tipo de chamán, creamos cosas en una superficie o universo donde no había nada. Hay un discurso. Hay una intención de crear y decir cosas que a veces están fuera de lo tangente, que todos pueden ver comúnmente o sentir.”

“Mi trabajo de veinte años para acá ha madurado significativamente. Yo estoy retomando cosas de hace 25 años atrás como los rostros de los dibujos. La madurez tiene mucho que ver porque cuando eres joven no entiendes algunas cosas que haces. Uno tiene que revisarse. Yo me paso revisándome y autocriticándome. En esta exposición yo estoy mezclando. La gráfica, sobre todo, la serigrafía y la pintura.”

Otros dos dibujos de la misma temática se van a exponer en Rivera Hermanos en la Calle San Sebastián, donde habrá un altar con los dibujos. Esto será el preámbulo a la exposición.