Category Archives: Films

Jorge Perugorría, actor de grandes dimensiones

Foto: Rafael Franco-Steeves
Foto: Rafael Franco-Steeves

Por: Vanesa Baerga

Publicado en Claridad.

“El cine es un arte colectivo y esa magia de la pantalla grande, donde salimos los actores, es gracias a un esfuerzo colectivo. Por eso quiero agradecer en primer lugar y compartir este premio con todas las personas que desde Cuba, con mucho esfuerzo y sacrificio, mantienen vivo el sueño de seguir haciendo cine cubano,” expresó el actor cubano Jorge Perugorría al recibir el Premio Gloria el pasado 19 de abril, un reconocimiento a su trayectoria artística conferido por el Festiva

l de Cine Latino de Chicago. Este premio, el primero que recibe como actor, es un reconocimiento a su carrera y a la contribución de la misma a la comunidad latinoamericana.
Perugorría añadió que además le dedicaba este reconocimiento a sus maestros Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, así como a Alfredo Guevara, quien falleció en La Habana el mismo día de la entrega del premio. “Quiero también hacerle un homenaje de alguna manera porque fue una persona muy importante en todo el concepto fundacional del nuevo cine latinoamericano y cubano,” dijo el reconocido actor, director y artista plástico sobre Guevara.

Perugorría comenzó su carrera en la actuación en 1984, cuando comenzó a trabajar en el Teatro Clásico Universal y el Teatro Popular Cubano. Se dedicó al teatro por diez años hasta que en 1993 dio el gran salto a la pantalla grande de la mano de Gutiérrez Alea (Titón) y Tabío, protagonizando el clásico del cine latinoamericano Fresa y chocolate, primera película cubana nominada a los premios Oscar. Esta película le brindó una gran proyección internacional y lo catapultó como uno de los principales actores contemporáneos cubanos.

Perugorría ha participado como actor en más de 50 películas, ha dirigido cinco documentales y tres largometrajes, además de ser un reconocido artista plástico que ha expuesto sus obras en Cuba, España, Estados Unidos e Italia. Entre las películas que ha participado se encuentran Guantanamera, Cosas que dejé en La Habana, El cuerno de la abundancia, Che: El argentino, Che: Guerrilla, Lista de espera, entre otras.

Aprovechando su visita a la ciudad de Chicago a donde vino para recibir su reconocimiento, En Rojo lo entrevistó a fondo sobre su trayectoria como artista, sus transiciones profesionales, su interpretación de Diego en Fresa y chocolate, su participación en la producción de Hollywood Che, la trayectoria del cine cubano y la industria del cine, entre otras cosas. A continuación la entrevista:

imagesEl cine
A tu juicio, ¿cuál es la función del cine? ¿Es entretenimiento, es educación, es información, es todo eso?
Yo creo que es un poco de todo eso. De todas maneras, yo vengo de un cine que es un cine de autor. Yo empecé en el cine con Fresa y chocolate prácticamente. Venía del teatro y comencé con uno de los autores más importantes del cine cubano, si no el más, que es Tomás Gutiérrez Alea y con Juan Carlos Tabío. Prácticamente en esa primera película comprendí la importancia del cine. No solamente del cine, sino del arte en general, cuando es un arte comprometido, cuando mira la realidad, cuando hay un pensamiento crítico y el resultado de cómo una película puede generar ideas, de cómo puede provocar y llevar a la gente a la reflexión, y a la vez también los puede entretener y divertir.

Cuando eras muchacho, ¿a qué ibas al cine?
Quizás, cuando muchacho empecé a consumir el cine como entretenimiento. Yo recuerdo que, la primera imagen que siempre tengo de cómo empecé a ver el cine fue a Chaplin, el cine mudo y en blanco y negro. Después apareció ya el cine de acción, el cine americano, el cine más comercial, porque uno también llega a ese cine. Pero realmente ya cuando empezaron mis inquietudes como actor íbamos a las salas de arte en Cuba, a ver cine francés, cine italiano, el neorrealismo, la nueva ola, cine latinoamericano. En Cuba siempre, por suerte, hemos tenido el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano y gracias a ese festival los habaneros y el público cubano en general siempre ha tenido esa ventana hacia el cine latinoamericano.

¿Qué cine te gusta, además del cubano?
El cine cubano tiene una gran influencia del neorrealismo italiano, como resultado se ve en nuestras películas. No solamente el hecho de que varios de nuestro cineastas, incluyendo a Titón (Gutiérrez Alea), a Humberto Solás y a Julio García Espinosa, estudiaron en Cinecittà, sino también yo creo que el cine italiano tuvo un gran impacto dentro de Cuba. El neorrealismo italiano tiene una cinematografía que me gusta mucho.

Hay autores también en el cine español que me gustan como Almodóvar, Buñuel, Berlanga. En España he trabajado con Manolo Gutiérrez Aragón y con Bigas Luna, que ya no está ahora, que nos acaba de dejar. Y del cine latinoamericano igual, el movimiento del nuevo cine latinoamericano ha dejado una huella impresionante de muy buenas películas, tanto el cine brasileño, el argentino, que eran como los más fuertes.

Chicago Latino Film FestivalTransiciones en su carrera
¿Cómo te preparaste para hacer la transición del teatro, donde se exige tanta intensidad y actuación histriónica a una actuación más natural como la del cine?
Fue bien interesante, te digo, yo llevaba diez años haciendo teatro. Había hecho algunos largometrajes, mediometrajes, había hecho alguna aventura en la televisión cubana, y tenía una relación con la cámara, pero yo era básicamente un actor de teatro. Yo recuerdo que una de las primeras cosas fue enfrentar ese problema, saber cómo poder contener las emociones y realmente tuve la ayuda de Titón, aunque Diego, mi primer personaje (en Fresa y chocolate) es bastante histriónico también.

Fíjate, que casualmente, yo estaba haciendo una obra de teatro en ese momento, Las Criadas de Jean Genet, y yo interpretaba a un personaje femenino. Los dos actores masculinos hacíamos de mujer, y fue en el momento que hacía Fresa y chocolate. Toda esa gestualidad y manerismos me sirvieron para Fresa y chocolate.

Siempre recuerdo una anécdota con Titón y Tabío, en el monólogo final mío (en Fresa y chocolate) cuando le digo a David que yo no soy tan bueno y que había hecho todo eso para que la gente pensara (que estábamos juntos), yo pensaba “no, si aquí como actor de teatro que soy, me la voy a comer.” Y cuando me viro para al frente de la cámara, el director me dice “no, queremos que lo hagas de espalda.” Y yo le digo: “Coño, ¿cómo que de espaldas?” Entonces hice todo el monólogo de espaldas y me viro sólo al final. La diferencia entre el cine y el teatro nunca me la había imaginado así, fui aprendiendo con ellos esos detalles de la actuación (en el cine), de contener las cosas, las sutilezas, el que a veces una mirada puede decir cosas.

¿Has vuelto a hacer teatro?
No, después de Fresa y chocolate he estado trabajando tanto en el cine. Empecé diciendo “bueno, para el teatro siempre hay tiempo. Ahora me están llamando para una película, voy a hacerla. Esto seguro se acaba pronto.” Pero se sigue posponiendo, y ya me volví un hombre de cine, con tanta relación con el cine.

Hablando de las transiciones, encontré también la inquietud de hacer documentales y quizás en ese tiempo libre que podía volver al teatro empecé a hacer documentales. Luego también vino mi primer largometraje, Afinidades, que dirigimos juntos Vladimir Cruz y yo. Y después finalmente hice Amor crónico que se está entrenando ahora en el Festival de Cine Latino de Chicago. Ya es mi segunda película y aquí estoy sólo como director. Acabo de estrenar en La Habana en el Festival de Cine Latinoamericano mi tercera película, Se vende, que es una comedia de humor negro sobre la realidad cubana actual.

Jorge Perugorría y Vladimir Cruz interpretando a Diego y David respectivamente en Fresa y Chocolate (1993).
Jorge Perugorría y Vladimir Cruz interpretando a Diego y David respectivamente en Fresa y Chocolate (1993).

¿Qué significa para ti Vladimir Cruz, compañero en tantas cosas juntos?
Imagínate, él es mi compañero de viajes, en este viaje por el cine porque nosotros arrancamos juntos en Fresa y chocolate. Como actores nos dimos a conocer por esa película. Hicimos nuestra película como directores juntos y después, hemos coincidido en muchas películas como actores, incluso en La mala que rodamos en Puerto Rico, en Guerrilla, en El cuerno de la abundancia, en Lista de espera y hemos estado siempre muy cerca. Somos grandes amigos.

El hecho de que te inicies como director, ¿significa un retiro de la actuación?
No, es difícil, me encanta la actuación. No estoy dirigiendo porque la actuación sea algo que no pueda satisfacer a uno y darle grandes alegrías y no sea una profesión maravillosa. Estoy dirigiendo porque es otra manera de expresarme, es otro camino.

¿Cuál ha sido tu mayor influencia? ¿Cuál ha sido tu director más admirado, en Cuba y fuera de Cuba?
Mi mayor influencia, sin ninguna duda, son Titón y Tabío. Pero no solamente porque con ellos hice Fresa y chocolate y Guantanamera, sino por toda la obra de ellos que tiene que ver incluso en el cine que yo estoy empezando a hacer como director.

Fuera de Cuba, imagínate, son tantos que preferiría decirte el nombre de alguien que fue mi maestro y acaba de fallecer recientemente, Bigas Luna, con quien también hice dos películas Bambola y Volaverunt. Es una manera de recordarlo.

Fresa y chocolate
¿Cómo Fresa y chocolate alteró tu vida y tu carrera?
Sí, imagínate, yo era un actor cubano que mis aspiraciones y mis sueños más grandes que me pudieron pasar por la cabeza era hacer cine en Cuba, hacer teatro, trabajar allá adentro, trabajar con Titón, con Humberto. De pronto, a partir de la proyección internacional que tuvo Fresa y chocolate, se me abrieron las puertas de otra cinematografía, cosa que para un actor cubano es impensable. Me empezaron a llamar de Europa, empecé a trabajar en España, en Italia, en Latinoamérica, en países con el cine que yo había crecido. Yo que era fanático del cine latinoamericano nunca imaginé que iba a terminar trabajando en Brasil, en Argentina, en Chile, en Colombia, en Costa Rica, en fin. Y eso fue lo fundamental, esa proyección que permitió Fresa y chocolate después de su estreno.

cartel-fresa-y-chocolate-WEB_lg¿Crees que Fresa y Chocolate sirvió de herramienta para una mayor apertura a la comunidad LGBTT en Cuba? ¿De qué forma ayudó? ¿Recuerdas algún cambio de percepción en específico a partir de esta película?
Realmente, hay un antes y un después de Fresa y chocolate en Cuba. Fresa y chocolate caló muy hondo. Tuvo un gran impacto social dentro de la sociedad cubana y yo creo que si hoy Cuba es mucho más tolerante hacia los homosexuales y los transexuales, si hoy en Cuba hay una organización que atiende todo ese movimiento, si ese movimiento incluso tiene un Festival dentro de la Isla es también gracias a Fresa y chocolate.

Pero bueno, también quiero decirte que Fresa y Chocolate no luchaba solamente por la tolerancia hacia los gays y el respeto hacia los gays, sino a todos los que piensan diferente. Ya no hay represión a los homosexuales a nivel institucional. A nadie lo pueden sacar de un trabajo por ser homosexual, ni lo pueden botar de una escuela por ser homosexual, ni lo pueden marginar por ser homosexual. Ya hay clubes gays y clubes de travestis en Cuba, que era impensable antes de Fresa y chocolate. No solamente eso, también hay una organización que atiende todo los temas de los derechos de los homosexuales que es la que dirige Mariela Castro.

¿Cuál es la responsabilidad del cine y de las figuras del cine? ¿Las figuras del cine tienen o deben tener una responsabilidad con la sociedad y la humanidad?
Yo creo que todo ser humano debe tener una responsabilidad con la sociedad y con la humanidad, no solamente los actores y los cineastas. Yo creo que eso es parte de la propia esencia del ser humano, de no pensar solamente en uno, sino también pensar en los demás.
Nosotros (los actores) podemos aprovechar, que como resultado de nuestro trabajo, uno también se convierte en una figura pública, y se pudiera utilizar ese poder, digamos, con relación a las demás personas para promover proyectos interesantes, para luchar contra el calentamiento global, por la educación, por la salud, por temas que en cada uno de nuestros países hay que trabajar mucho, y pudiera uno usar esa fuerza para ayudar en ese tipo de proyectos progresistas, realmente humanistas, que es un poco lo que pienso yo debe estar el compromiso de uno como ser humano.

Che
¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Steven Soderbergh y Benicio del Toro?
Fue una experiencia muy interesante porque la manera de trabajar de Soderbergh es muy particular, y realmente yo estaba allí aprendiendo un poco. Tenía mucha curiosidad de aprender y ver cómo Soderbergh armaba las situaciones, cómo las filmaba. También es un autor muy interesante, que tiene una mirada muy particular y quería ver ese proceso. Disfruté mucho, además porque era un rodaje muy especial. Era un elenco enorme, todos alrededor de Benicio que era el que interpretaba al Che y fue una experiencia colectiva e interesante. Rodamos en España y en Puerto Rico, fue una experiencia rica y, además, colaborar con Benicio que traía el sueño hace mucho tiempo de hacer esta película. Nos conocíamos de La Habana cuando la película era todavía un sueño, cuando todavía se estaba preparando y montando. La verdad fue un lujo poder estar desde el comienzo en este proyecto, poder ver el proyecto desde el comienzo y poder ayudar a Benicio a que pudiera hacer la película y ayudar en todo lo que hiciera falta como amigos que somos.

che-guerrilla-joaquin-1¿A qué se debe el que la película no recibiera el apoyo financiero y de audiencia que merecía por la calidad de la producción? ¿Piensas que tal vez las posiciones políticas de Hollywood y de Estados Unidos frente a Cuba tuvieron que ver con la falta de apoyo?
Primeramente tengo que decirte que a mí me parecen superinteresantes las dos películas. Me parece que las películas tienen un tono entre el documental y la ficción, tienen un rigor histórico, tienen un trabajo maravilloso de Benicio, que ganó Cannes como mejor actor y que después ni siquiera lo nominaron a un Oscar y ni siquiera hablaron de los que no habían estado nominados al Oscar como grandes trabajos de actuación ese año en la Academia. O sea, te das cuenta de que todavía hay prejuicios y que los prejuicios políticos en este país también condenan al ostracismo a las obras de arte. En Europa todo el mundo estaba con una expectativa enorme sobre la película del Che, en Latinoamérica, en todos lados, y aquí, silencio total. Entonces, te das cuenta de que algo pasa. Realmente, yo creo que los valores cinematográficos que tiene (la película) me parecen muy interesantes, tanto el trabajo de Soderbergh como el de Benicio. Yo creo que es una de esas películas que se impondrá con el tiempo. De esas películas que terminarán estudiando en las universidades los muchachos acá cuando quieran saber de historia latinoamericana o de la figura del Che.

¿Cómo contrasta ese cine grande de Hollywood que requiere de grandes efectos con un cine más íntimo como el de Cuba?
El cine de Hollywood es un cine que tiene un concepto de industria, el cine nuestro es un cine de autor cuyo peso descansa en las historias, en los temas que toca, en los propios autores que cada uno tiene su mirada, su discurso visual y sonoro de la realidad. Yo creo que el fuerte del cine nuestro está en las historias que contamos, ahí es donde está la gran diferencia. Aunque cuando se habla de cine americano, no solamente existe Hollywood, también hay un movimiento de cine independiente (en Estados Unidos) que tiene esas mismas motivaciones que el cine cubano y el cine de autor, y que es muy parecido a lo que hacemos nosotros.

Trayectoria del cine cubano
¿Cómo ves la transición del cine cubano antes de la Revolución y después de la Revolución?
Antes de la Revolución, había una pequeña industria que hacía cine en Cuba, pero el mismo proceso revolucionario fue tan fuerte que marcó un cambio radical e influyó en todas las artes y en la forma de hacer arte en Cuba. Por eso se creó y se habla del nuevo cine cubano y del nuevo cine latinoamericano.

Con el cine pasó como con la trova y como con todas las artes en Cuba, porque en Cuba siempre había trova pero, de pronto, llegaron Silvio y Pablo con canciones y textos comprometidos. Así pasó en el cine también, con Titón, Julio García Espinosa, Santiago Álvarez. (Ellos se dedicaron a hacer) un cine comprometido con todos los cambios sociales que estaban ocurriendo en Cuba y en el mundo.

El cine tiene un valor testimonial. Entonces, el cine también narra y documenta los tiempos que les toca vivir a las personas, igual que uno puede ver películas de los años sesenta que son testimonio, tanto documentales como de ficción, de toda esa utopía de la revolución, de todos esos cambios, de todo ese espíritu de cambiarlo todo, de renovarlo. Es el mejor testimonio que hay de los primeros años de la revolución. Y después uno empieza a ver otro tipo de cine, cómo cada época ha tenido también un espíritu diferente donde ha habido más optimismo, donde se ha estado mejor. Así el cine de cada época marca un poco y queda como memoria de lo que se ha ido viviendo y cómo se han ido viviendo cosas diferentes.

Foto: Rafael Franco-Steeves
Foto: Rafael Franco-Steeves

¿Cuáles son los retos del cine cubano?
Yo creo que el cine cubano hace un tiempo descansaba en las instituciones, en el estado. La mayor parte del cine cubano es financiado por el Estado cubano. Ahora acaba de empezar, hace unos años, un movimiento con el (cine) digital, de cineastas jóvenes que empiezan a hacer cine independiente dentro de Cuba. Es un movimiento de cine independiente muy fuerte que está produciendo documentales, largometrajes, cortometrajes, y yo creo que el futuro del cine cubano viene en la relación de la institución con este movimiento, que es donde están los futuros directores de nuestro cine.

¿Cómo se hace buen cine cuando no tienes recursos económicos?
Yo creo que el cine es una motivación, uno tiene ganas de decir cosas, uno tiene ganas de expresarse. Ahora, el cine se ha democratizado por eso, por el tema del (cine) digital, que se pueden hacer cosas con una camarita de formatos bien barata que con programas en la computadora puedes editar en tu casa y puedes contar historias. Puedes hacerlo con muy poco dinero creando grupos de cooperativas donde la gente se ayude, entusiasmando a la gente y metiéndolos en el proyecto. Entonces, yo creo que eso ya los jóvenes lo pueden hacer. No es como antes que era tan difícil poder tener el respaldo de una institución o de una productora para que te dieran (recursos) para poder hacer una película.

Él y Puerto Rico
¿Qué conoces de Puerto Rico?
Estuve trabajando Guerrilla en Puerto Rico y también estuve trabajando en una película que se llama La mala, que es una película que está contando un poco la historia de La Lupe, a través de una cantante joven que quería ser como La Lupe y ese rodaje lo hicimos también en Puerto Rico. He rodado allí dos veces y siempre la he pasado muy chévere. Realmente, en Puerto Rico me siento como en Cuba. Somos muy iguales y uno se siente como en familia. Realmente, somos los que más nos parecemos.

¿Cómo ves a Puerto Rico? ¿Qué piensas de Puerto Rico?
Realmente, me asombra el fenómeno de los puertorriqueños, el fenómeno de mantener un país y una identidad sola en la cultura. Es como una isla flotante. Entonces, me parece eso asombroso, cómo han podido luchar por mantener que Puerto Rico, de alguna manera, no sea algo abstracto, sino que ese país existe, por encima de que no sea un país independiente. Y ese país existe, entre otras cosas, por su cultura, por sus costumbres, por su identidad. Los puertorriqueños son puertorriqueños en Puerto Rico, en Nueva York, en Chicago, donde estén. Es increíble. Es un fenómeno interesante. Ojalá que no se pierda eso en el camino, que sigan siendo puertorriqueños.

Advertisements

Entrevista a Benicio del Toro: Llega el Hombre Lobo a su tierra

benicioPor: Vanesa Baerga

The Wolfman
El hombre Lobo llega en febrero y viene de la mano de Benicio del Toro. Benicio se encuentra promocionando la película, e ideando sus planes futuros.

Interpretar al Hombre Lobo ha sido muy especial para él y es que desde niño es fanático de este personaje. “Yo desde pequeño he sido fanático de todas estas películas clásicas de horror que daban por Telemundo. Podríamos decir que por ahí empieza un amor por estas películas como Frankenstein, El Hombre Lobo, La momia, entre otras. éstas fueron de las primeras películas que vi.”

La idea de la película surgió cuando Benicio les planteó la idea a su manager Rick Yorn y a Andrew Kevin Walter, guionista, de hacer una nueva versión del Hombre Lobo. A ellos les gustó la idea inmediatamente.

wolfmanmakeupLa transformación de Benicio en el Hombre Lobo en un principio tomaba alrededor de cuatro horas, dos horas maquillarlo y otras dos horas el desmaquillarlo. “El maquillaje tomaba tiempo pero una vez se formó la idea final el proceso fue más sencillo y rápido. Lo malo cuando me quitaba el maquillaje era que lo tenía que raspar. No es fácil rasparlo, era como una máquina de lavar platos. Siempre pensaba en aquellos actores de la década de los 30 cuando se maquillaban. Ahora es mucho más sencillo, y con todo y eso no es fácil.” The Wolfman contó con uno de los maquillistas más reconocidos de Hollywood, Rick Baker, quien ha ganado varias estatuillas de los premios “Oscar” por películas como An American Werewolf in London, The Nutty Professor, Men in Black, How the Grinch Stole Christmas, entre otras.

En The Wolfman Benicio comparte reparto con el actor británico Anthony Hopkins quien hace el personaje de Sir John Talbot. “La dinámica de trabajar con un actor de la talla de Anthony Hopkins es enriquecedora. él es el pitcher, él nos guiaba y aportaba ideas a la película. La idea que tenía el director en un principio fue cambiando un poco, de una manera positiva,” dice Benicio, quien entre los libros que ha leído recientemente figura Pinocho por el autor italiano Carlo Collodi. “La película es buena, pero el libro es mejor.”

Puerto Rico
“Si tuviera la oportunidad de encarnar algún personaje de la historia puertorriqueña me tendría que ir por Roberto Clemente. Es mi ídolo como persona y como jugador. Pero hay muchos que me gustaría interpretar como a Roberto Rohena,” cuenta Benicio, a que si tuviera que escoger un sitio para irse de camping con sus colegas y amigos actores los llevaría al oeste de Puerto Rico, a la Parguera, a la Mona, a Vieques o Culebra, que son sus lugares favoritos.

Sobre el panorama cultural y la industria cinematográfica en Puerto Rico y su experiencia produciendo Maldeamores, Benicio dice que “hay el talento y hay las ganas. Me gustaría trabajar de nuevo en Puerto Rico. Yo siempre quiero trabajar en Puerto Rico. Trabajamos gran parte del Che allí. Pero eso se habla después que se hace. Definitivamente me gustaría hacer algo allí, aunque no necesariamente tiene que ser algo que tenga que ver con Puerto Rico.”

wolfman-del-toro_lgSu arte
“Cuando era pequeño el arte y el expresarme eran parte de mí. Me expresaba haciendo maldades, haciendo deportes. No sé exactamente cómo empezó, era algo innato. Me gustaba dibujar, pintar, jugaba mucho baloncesto, que es también una manera de expresarse. No era músico, pero me gustaba la música. También tiene que ver algo de suerte, mucha suerte.”

Para Benicio, todo el que está relacionado con el arte –de alguna manera– siente y trabaja en contra de las injusticias, de lo esperado, de lo establecido. Por ejemplo, explica que Roberto Clemente jugaba pelota pero no se reflejaba de la misma manera que otros latinos en la pelota, al menos en Estados Unidos. “Clemente se mantuvo ahí, en ir en contra de la poca educación.”

“Hay muchas figuras, que me motivan a seguir adelante. Pero ya me eché uno encima llevándolo al cine, el Ché. Ya traté con él, para volver a tratar con otro tenemos que ver porque mientras más conocida sea la persona, más controversial y más complicado. Hay muchos héroes silentes, personas de carne y hueso. Se puede hacer películas sobre ellos. Lo difícil es escribir el libreto.”

 

Filmografía de Benicio del Toro

El Hombre Lobo (2010)
Che, Guerrilla (2009)
Che, el argentino (2008)
Cosas que perdimos en el fuego (2008)
Sin City (2005)
The hunted (La presa) (2003)
21 gramos (2003)
Secuestro infernal (2002)
El juramento (2001)
The way of the gun (2000)
Snatch. Cerdos y diamantes (2000)
Traffic (2000)
Miedo y asco en Las Vegas (1998)
Exceso de equipaje (1997)
Robo inocente (1996)
El funeral (1996) actor
Basquiat (1996) actor
Sospechosos habituales (1995)
Luna de porcelana (1995)
Sin miedo a la vida (1993)
Qué no hacer con un millón de dólares (1993)
Vinculo de sangre (1992)
Cristóbal Colón: el descubrimiento (1992)
El gran Pee Wee (1988)

Daisy Granados: por la PAZ y en Puerto Rico

p146_lg
Foto: Alina Luciando

Por: Vanesa Baerga

“Nunca pensé que iba a ser una actriz profesional pero empecé a canalizar mis inquietudes artísticas en un grupo de teatro de aficionados al cual el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) llegó buscando un rostro nuevo para una película. Me hicieron una prueba y aunque no tenia estudios en actuación, sí tenía don natural,” cuenta Daisy Granados, a quien también se le conoce como “el rostro del cine cubano”. Aunque la actriz confiesa que le da cierto pudor en relación con otras compañeras actrices que también son rostros del cine cubano. De la prueba de cámara que le hicieron los del ICAIC, la veterana actriz fue seleccionada para trabajar en la película La Decisión, en la cual trabajaba un muchacho que se llamaba Pastor Vega, quien era el director asistente de la película, y ahí también empezó su historia de amor. “Me llegó todo de golpe a los 19 años. Me llegó la posibilidad de empezar a desarrollar algo que siempre me había gustado, la actuación, y la historia de amor con Pastor. Al ver que yo tenía posibilidades de desarrollarme como actriz, él siempre me aconsejó que debía estudiar, así que solicité una beca en la Escuela Nacional de Arte Dramático en Cuba y así fue como empezaron a surgir otras películas,” expresó la actriz haciendo alusión a Pastor Vega, unos de los principales directores de cine de Cuba y quien fuera su esposo por 42 años, hasta su muerte en 2005 debido a un cáncer que padecía.

Trabajo Fílmico
La vida le ha dado la oportunidad a la artista de poder estar en películas clave dentro del desarrollo de la cinematografía cubana. El personaje de Elena en Memorias del subdesarrollo (1967) fue el que cambió su panorama profesional y es, sin lugar a dudas, la película en que a más temprana edad se ve un cambio en la actuación y en la responsabilidad de hacer cine. “La primera película que hice a los 19 años estaba en el limbo porque era una muchachita malcriada y se nota en la película. Cuando ves “Memorias” ya se ve que hay más de dominio del trabajo actoral.”

Daisy Granados interpretando a Elena en Memorias del subdesarollo (1967) de Tomás Gutiérrez Alea.
Daisy Granados interpretando a Elena en Memorias del subdesarollo (1967) de Tomás Gutiérrez Alea.

Según cuenta la actriz, su primera película de envergadura fue Retrato de Teresa (1979), que ganó premio en el Festival de Cine de Moscú. En la misma, Daisy encarna a Teresa, personaje que presenta a la mujer dentro de la Revolución Cubana, aunque no representa solamente a la mujer dentro de la Revolución, sino a la mujer latinoamericana y del mundo, a la mujer luchadora que hace mil maravillas con su tiempo: a la que trabaja y la que es sostén del hogar .

En Cecilia Valdés (1982) del director Humberto Solás, Daisy hace el papel de Cecilia, quien es el símbolo de la cubanía, es criolla, hija de mulata y español. Ésta fue una película muy cara y muy criticada en su momento. “Aunque yo creo que su crítica fue injusta. Él pensaba hacer esa película desde que yo estaba muy joven pero me llegó cuando yo tenía 38 años. Así que él adaptó la novela porque realmente Cecilia es una muchacha de 20 años a lo más.” Explica que en aquel momento no se audicionaba en Cuba, sino que los directores sabían qué actores querían para sus películas.

La película más divertida para Daisy fue Plaf- Demasiado Miedo a la Vida (1988) del director Juan Carlos Tabío, aunque cuenta que para el director no era tan divertido. “Cada vez que me hacían una entrevista y Juan Carlos (Tabío) estaba presente, yo decía que nos divertíamos tanto en esa película, y él me miraba con odio y me decía ‘te habrás divertido tú, porque yo bastante que sufrí.’ No podíamos aguantar la risa que nos ocasionaba toda la película en sí. Los directores sufren mucho cuando están haciendo sus películas ya que toda la responsabilidad está sobre ellos, pero yo me la disfruté muchísimo.”

Daisy Granados interpretando a Cecilia en Cecilia (1982) de Humberto Solás.
Daisy Granados interpretando a Cecilia en Cecilia (1982) de Humberto Solás.

El crear una buena armonía en los sets de las películas es importante. Los actores y todos los que trabajan en una película deben volcarse completamente en el trabajo que están haciendo y sentir que uno está respaldado, apoyado y confiar tanto en el director de fotografía como en el sonidista. El actor debe desarrollar amor por el director, en el sentido de sentirse amparado, protegido y creer en ese director. El director sabe cómo debe dirigir, el actor debe ser moldeable a la idea del director, además, que el actor aporta creativamente a lo que el director tiene en la mente. Pastor y ella tenían muy buena relación en el set de trabajo, confiesa Daisy. “él me conocía muchísimo mejor que cualquier otro director y trataba de sacar lo mejor de mí. Nuestra relación era mucho mejor justamente cuando trabajábamos juntos.”

El último trabajo de Pastor y Daisy juntos fue Diatriba de amor con un hombre sentado, monólogo de Gabriel García Márquez. La presentaron en México DF y en La Habana.

Pastor Vega
Al hablar de Pastor, Daisy comenta emocionada que “fue una historia de amor linda, aunque tampoco quiero hacer creer que era todo maravilloso. Cuarenta y dos años al lado de una persona no es nada fácil.” La actriz confiesa que ha sido difícil adaptarse a una vida sin Pastor, “él se ocupaba de tantas cosas, por ejemplo, siempre estaba pendiente de que yo me cuidara físicamente para mis futuros trabajos, que yo descansara, él se ocupaba de tantas cosas que ahora me tengo que ocupar yo. Extraño al compañero de la vida, a mi cómplice, yo lloraba y me reía con él o discutía de política. Yo extraño mucho a Pastor todos los días de mi vida desde que me levanto hasta que me acuesto.”

La industria del cine en Cuba
Cuando hay crisis económica todo se resiente pero en Cuba hay una lucha grande por hacer películas, ya que el cine gusta mucho en Cuba y los festivales de cine siempre están llenos. La crisis en la filmografía cubana se está resolviendo con coproducciones y los jóvenes también están resolviendo con su cine independiente digital, están haciendo películas un poco fuera de la industria, aunque indiscutiblemente hay poca producción. Los directores cubanos han ido aprendiendo cine en la práctica, dice Daisy. Aunque, explica, que la prestigiosa Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV) ha hecho que los cineastas cubanos estén mejor preparados formalmente. En el EICTV, aunque es una escuela internacional, se educan tanto estudiantes internacionales como estudiantes cubanos. “Indiscutiblemente un muchacho que se prepara y estudia sale mucho mejor preparado que uno que aprende por sí mismo.” Daisy, quien confiesa que a cada rato va al EICTV a practicar ejercicios de guión con los estudiantes, pone de ejemplo al cubano Juan Carlos Cremata, quien estudió en EICTV y es uno de los mejores directores de cine de estos tiempos.

Daisy Granados interpretando a la Madame en Meteoro (2007) de Diego de la Texera.
Daisy Granados interpretando a la Madame en Meteoro (2007) de Diego de la Texera.

Comedia Musical
Hay algunas propuestas para el año que viene pero no planes concretos, aunque dice Daisy que le encantaría hacer una comedia musical y también incursionar con obras de García Lorca. Lo más que le gustaría en este momento de su vida es hacer más comedia y personajes de acuerdo con su edad.

Su relación con Puerto Rico
Daisy tiene tres hijos, uno vive en Cuba con ella, otro en México y otro aquí, en Puerto Rico. Por eso se pasa temporadas en México y aquí. Pero asegura que su sitio es Cuba ya que no concibe vivir en otra parte. Aunque espera que las cosas algún día cambien y que sus hijos y ella puedan verse más fácilmente cuando normalmente se pueda ir y venir. “Cada cual tiene su derecho a querer vivir donde quiera vivir y hay que aprender a respetar eso, porque no porque no se viva en Cuba se deja de ser cubano. La gente debe ir a buscar su felicidad donde la encuentre. Cuando todo se normalice, porque alguna vez tiene que haber una normalidad de nuestra relación, como país, con el mundo. Es muy triste que tengas que pasar tres o cuatro años sin poder ver a un hijo porque yo no pueda viajar o él no pueda venir. Eso es muy inhumano y no se le hace a nadie.”

Esta vez, la trajo a Puerto Rico la Universidad Metropolitana para una conferencia que dictó el 3 de septiembre en la Universidad y de una vez aprovechó para ver a su nieta recién nacida que es boricua-cubana, fruto de la relación de su hijo Aarón Vega con la actriz puertorriqueña Guelmarie Oppenheimer. “Estoy tan enamorada de esta niña que cuando me vaya voy a sufrir mucho.”