Category Archives: Politics

Entrevista a Carmen Yulín, Oscar y la diáspora boricua

Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan, muestra bandera de Puerto Rico por la liberación del prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera.
Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan, muestra bandera de Puerto Rico por la liberación del prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera.

Por: Vanesa Baerga

“Yo le escribo todas las semanas una carta a Obama y a Hillary pidiendo por la liberación de Oscar López Rivera,” declaró Carmen Yulín Soto en un conversatorio con la comunidad puertorriqueña en Chicago el pasado 3 de mayo, uniéndose a varios líderes políticos del País que abogan activamente, más allá de ideologías o partidos políticos, por la excarcelación del prisionero político que más tiempo lleva tras las rejas. “Les escribo todas las semanas un original de la carta que redactó su abogada. Les escribo un original de la carta porque es lo menos que puedo hacer si él ha estado más de treinta años en la cárcel.”

“La carta del espíritu más libre que he recibido”
La candidata a la alcaldía de San Juan por el Partido Popular Democrático (PPD) explicó que un día tuvo la osadía, según ella misma lo describe, de escribirle a Oscar que ella estaba cansada de dar la misma lucha todos los días. “Oscar me contesta esa carta, que es la primera carta que recibo de alguien en prisión, y es la carta del espíritu más libre que he recibido en toda mi vida. Compasivo, amoroso, respetuoso, con el entendimiento total de las cargas que no sabemos llevar. Me escribió dejándome saber que yo puedo con esa carga.”

A través de Eduardo “Tuto” Villanueva, portavoz del Comité de Derechos Humanos de Puerto Rico y ex presidente del Colegio de Abogados, la representante trató de aprovechar su visita a Chicago para ver a Oscar en la prisión donde se encuentra en Terre Haute, Indiana. “No porque le haga bien a él, sino porque me haría bien visitarlo,” explicó. Pero la visita no se pudo concretar por reglas de la prisión en cuanto a las visitas para Oscar. Ciudadanos que no sean familiares, que no lo hayan conocido antes de entrar a prisión, no lo pueden visitar. “Ese derecho que debiera tener Oscar me lo han negado como ciudadana y como servidora pública de Puerto Rico. Si no puedo estar cerca de él por lo menos estar cerca de ustedes. A él lo une Chicago. Podremos tener nuestras diferencias pero yo nunca hubiera podido estar más de treinta años en la cárcel y tener la paz que él tiene. Él no debería estar ahí. Él debería estar donde le dé la gana en el planeta, y si alguien cree que por tenerlo en prisión le han aprisionado su espíritu, está totalmente equivocado.”

Carmen Yulín Cruz y el exprisionero político puertorriqueño Ricardo Jiménez
Carmen Yulín Cruz y el exprisionero político puertorriqueño Ricardo Jiménez

La representante confesó que comenzó a conocer sobre Oscar a principios del 2011. “Coincidí con Tuto Villanueva en una manifestación y le pregunté: ¿qué había hecho él? Tuto paró en seco, me miró con una mirada que me llegó al alma y me contestó: absolutamente nada.

Semanas después llegó a mi oficina un libro sobre Oscar. Inmediatamente después, el Departamento de Justicia de Puerto Rico me entregó un subpoena por supuesto uso indebido del conductor asignado a mi oficina. Ese día me di cuenta que todavía yo vivía en un país capaz de perseguir a la gente simplemente porque piensan diferente. Esa noche lloré muchísimo, de rabia, porque me di cuenta que la idea que tenía de la democracia donde vivía no era cierta.”

“La diáspora ha batallado mucho…”
“Antes yo pensaba que para ser puertorriqueña tú tenías que haber nacido y haberte criado en Puerto Rico. Me he dado cuenta que no necesariamente. La diáspora ha batallado mucho para mantener su idioma y sus raíces. Imagínate que Marc Anthony es el nuevo creador de ‘Preciosa’ para los jóvenes puertorriqueños. He aprendido que Puerto Rico es una nación separada.”

Sobre si la diáspora debería votar en un futuro plebiscito Carmen Yulín, que tiene como segundo nombre Yulín en honor a su abuela paterna, quien lo tenía como apodo este por la ciudad china Yulin, cerca del Río Amarillo, responde: “Hay diferentes opiniones. Yo creo que deben votar. Hay que plantearse cómo sería el proceso.”

Carmen Yulin en el IPRACA Yulín le llena de esperanzas tener al representante Luis Gutiérrez, con voz y voto en el Congreso de Estados Unidos y abogando por la justicia en Puerto Rico. “En Puerto Rico, la esperanza que da tener a un compatriota al otro lado del charco hablando por los que no podemos hablar, da una tranquilidad de espíritu que convoca a continuar dando la lucha todos los días.”

“En cada lucha de justicia social que han dado los puertorriqueños, ahí ha estado Luis Gutiérrez. Y estas cosas se aprenden con el ejemplo. Uno aprende que cuando las causas son nobles y justas el dolor personal va por debajo del posible objetivo que todos y todas podemos alcanzar.”

Su visita incluyó explorar vías para crear intercambios entre Chicago y San Juan, en términos culturales, educativos, de desarrollo económico y espontáneos, y da como ejemplo el hecho de que el Maestro Martorell esté compartiendo con la comunidad puertorriqueña como artista residente. “Prioritariamente, porque hay un sentido de urgencia por un cambio para poder sacar a Puerto Rico de un 16% de desempleo, de los años más violentos, de la falta de derechos civiles, de la falta de derechos que han vivido las uniones.”

Otra de sus propuestas incluye micro-empresas para las comunidades sanjuaneras, que serían del gobierno pero administradas por la comunidad. “Las ganancias serían la mitad para reinvertir en la estructura y la otra mitad para que se establezca un fideicomiso para la gente de esa comunidad. Creo firmemente que la dependencia entumece el alma.”

Advertisements

Néstor Duprey: El doctor Susoni y la ruptura en el PPD

Foto: Alina Luciano
Foto: Alina Luciano

Por: Vanesa Baerga y Manuel de J. González

Néstor Duprey, pasado secretario de la Cámara de Representantes y analista político identificado con el sector soberanista del Partido Popular Democrático (PPD), acaba de publicar su segundo libro El espejo de la ruptura: Vida política del Doctor Francisco M. Susoni, sobre quien fuera Primer Vicepresidente del PPD y Presidente de la Cámara de Representantes.

El libro traza la vida del médico arecibeño desde que vino al mundo hasta su eventual renuncia a los Populares para incorporarse en las filas del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y ser el primer candidato a la gobernación por dicho partido. Pero más que la vida del doctor Susoni, el libro retrata la política puertorriqueña durante cinco décadas del siglo XX a través de cartas, discursos, y documentos y referencias a las ejecutorias de Luis Muñoz Rivera, Antonio R. Barceló, Luis Muñoz Marín, Pedro Albizu Campos y Gilberto Concepción de Gracia, entre otros. El autor utiliza como base la figura del doctor Susoni para contar el nacimiento del PPD y de una escisión histórica tras la cual nació el independentismo electoral de Puerto Rico.
Se trata, sin duda, de una gran aportación al estudio del período entre las décadas del 1920 y 1950, época crucial para entender lo que ocurrió en la otra mitad del siglo.

¿Cuál fue el propósito de este libro? ¿Retrata esa época usando un poco la figura de Susoni como vía ?

“El propósito del libro es dual. En primer lugar, rescatar la figura de Susoni, quien ocupó principales responsabilidades de liderato en aquel periodo histórico cuando fue Presidente del Senado, de la Cámara, del PPD, un destacado líder del Partido Unión (PU) y del Partido Liberal (PL), y había sido olvidada en la política puertorriqueña. Por otro lado, he usado la figura del doctor Susoni de excusa para contar la historia de la relación entre los independentistas y los autonomistas durante los primeros cincuenta años del siglo XX. Durante ese periodo, contrario a lo que ha sido la experiencia luego de la ruptura, los autonomistas y los independentistas que creían en el proceso electoral estaban en la misma colectividad política.”

¿Realmente se puede hablar de un sector autonomista dentro del PPD? Porque si algo sale retratado en el libro es la extraordinaria fuerza del independentismo como corriente ideológica dentro del PPD.

“Lo primero que trato de hacer es redefinir lo que era ser independentista y ser autonomista en esa época, que no es lo mismo que ahora. Por ejemplo, los llamados autonomistas en aquellos momentos, dentro del PU, del PL y del PPD, veían la autonomía como un camino hacia la independencia. No es hasta Muñoz Marín que, por primera vez, un dirigente de esa corriente política plantea la opción autonómica como un estatus permanente, lo que constituye una de las rupturas que ocurren en el PPD.”

Doctor Francisco M. Susoni
Doctor Francisco M. Susoni

¿Se podía hablar de una tendencia autonomista antes del 1945, planteando el autonomismo como un fin?

“Aunque habían dirigentes que se definían a sí mismos como autonomistas, su definición de autonomía no era la misma que tenemos a partir de 1945. Veían la autonomía como un camino, no como un fin en sí mismo. En este libro enmarco el debate que se da en el seno del PPD y el ambiente que había en el PPD a partir de su fundación que, contrario a lo que ha sido la tendencia popularizada, no era un debate donde Muñoz Marín estableció una posición y el resto del liderato permaneció sumiso y callado ante su postura. Hubo mucho cuestionamiento y debate interno. En el libro trato de documentar cómo fue ese debate, que en el caso de Susoni culmina en su salida del PPD, en su renuncia a la presidencia de la Cámara y posteriormente a su ingreso en el PIP.”

¿Podría decirse que el PPD de los primeros cinco años en el poder era mayoritariamente independentista?

“Definitivamente. Lo digo en mi libro y lo dicen los fundadores del PPD. Para los fundadores, particularmente para el doctor Susoni, el PPD se funda para luchar por la independencia de Puerto Rico. Cito varios momentos en la historia del PPD de sus primeros diez años, en que el liderato cuestiona a Muñoz. El principal cuestionamiento de Luis Muñoz Marín y el liderato que lo acompañó del seno del Partido Liberal en su confrontación con Antonio R. Barceló, era que Barceló estaba abandonando la independencia y que no era suficientemente enfático en la lucha independentista. Es con ese argumento que Muñoz se enfrenta a Barceló y es con ese argumento que se funda el PL que luego va a ser el PPD en 1938.”

Háblenos un poco de cuando Gilberto Concepción de Gracia dice que Luis Muñoz Marín le pidió que le escribiera una carta, Gilberto se la escribe suponiendo que Muñoz le iba a dar determinada contestación.

“Cuando el PPD gana las elecciones en 1944, gana todos los municipios menos uno y gana todos los distritos senatoriales. El carácter contundente de la victoria del PPD lleva a la dirección del Congreso Pro Independencia, compuesto en su mayoría por dirigentes del PPD, a plantearle a Muñoz Marín el tema del estatus político.

“En 1953, Gilberto Concepción de Gracia, ya senador por el PIP, relata en un discurso un incidente con Muñoz Marín antes de las elecciones de 1944. Según Concepción de Gracia, antes de las elecciones Muñoz Marín le planteó que una vez el PPD las ganara en 1944 quería definir claramente la posición independentista del PPD. Le pide a Concepción de Gracia que, como presidente del Congreso Pro Independencia, le escriba una carta luego de ganar las elecciones cuestionándole a Muñoz Marín el curso de acción del PPD y que Muñoz Marín se comprometía a que la contestación a la carta defendería la independencia. Sin embargo, no fue así. La contestación no fue la que esperaba. Muñoz Marín dijo que se había visto obligado a contestar de otra manera, pero que él continuaba en su intención original. El resto de la historia se cuenta en el libro.”

¿Qué explica ese cambio que se produce en Muñoz Marín? Estamos hablando de un hombre que venía con una trayectoria independentista desde que irrumpe en la política puertorriqueña. Sin embargo, ocurre todo lo contrario.

“Creo que en Puerto Rico se ha subestimado el efecto que tuvo en Muñoz Marín la discusión paralela del caso de Puerto Rico con el de las Filipinas. Muñoz Marín estuvo en Washington D.C. entre el 1943 hasta el 1946 mientras se discutía en el Congreso la legislación para implementar la independencia de las Filipinas.

“Luego de aprobarse en 1934, el Bill Tydings-McDuffie, que creaba el Commonwealth de Filipinas y que culminaría, luego de la Segunda Guerra Mundial, en la República de las Filipinas, coincidentalmente, la discusión del tema de Puerto Rico la hacía el mismo comité que presidía el senador Millard Tydings.

“En el libro cito una parte de las memorias de Muñoz Marín donde reflexiona sobre ese proceso y señala lo impresionante de la actitud del Congreso hacia las Filipinas, cuando los filipinos acababan de ofrendar sus vidas por la democracia norteamericana en la Segunda Guerra Mundial. Si al pueblo filipino, que ha pasado por todos esos sacrificios, el Congreso no estaba dispuesto a darle la independencia en condiciones económicas favorables, ¿qué sería de Puerto Rico que no había contribuido tanto al triunfo aliado de la Segunda Guerra Mundial?, pensaría Muñoz Marín.

“Susoni, por su parte, le plantea que ha creado una falsa disyuntiva entre libertad económica y libertad política, y que la libertad económica es imposible sin la libertad política. Hay una diferencia ideológica fundamental entre ambos, más allá de las diferencias personales. Dos visiones de la lucha por la soberanía de Puerto Rico en aquel momento, las mismas se separan a partir de ese momento.”

Por lo que dice, ¿no fue que Muñoz se convenció, por lo que vio en Washington de la experiencia filipina, de que no era posible la independencia sin una confrontación con Estados Unidos?

“Yo creo que cobró más fuerza el convencimiento de que era imposible para Puerto Rico sobrevivir económicamente en aquel momento, sin la relación económica con los Estados Unidos, que era muy distinta en esa época. Puerto Rico tenía unas exclusividades que ya no tiene. La diferencia de Muñoz Marín sobre el primer planteamiento de Tydings, que propone una consulta sobre independencia, es que él entiende que debe haber más opciones. Para Muñoz Marín, el comité Tydings debe proponer un plebiscito con tres alternativas: estadidad, independencia y lo que él llama el dominio. ésa es la primera diferencia pública entre el liderato del Congreso Pro Independencia y Muñoz Marín.”

¿Por qué el doctor Susoni no participa en ninguno de los congresos pro independencia?

“El doctor Susoni tenía una posición muy particular dentro del PPD, era vicepresidente del partido y a la vez presidente de un organismo que se llama la Comisión de Conciliación y Arbitraje, que era el organismo disciplinario del PPD. En un sentido, era el operador político dentro del PPD.

Yo planteo en mi libro que en el PPD había tres figuras claves: Muñoz Marín, era la expresión carismática de la colectividad, Vicente Géigel Polanco, era el ideólogo, y el doctor Susoni, que era el que estaba pendiente a la maquinaria política. Susoni era muy cuidadoso de asumir posiciones políticas antagónicas a Muñoz Marín. Es a partir de la reunión en Barranquitas en 1946 que comienza un proceso de cuestionamiento público de Susoni a Muñoz Marín acerca del alejamiento de Muñoz del ideal independentista. Susoni culmina renunciando al PPD y a su escaño en la Cámara.”

¿Considerando que estudió en España, que estaba casado con una española y que era un dirigente político durante la década del ’30, cuál fue la posición de Susoni ante la Guerra Civil Española?

“No he encontrado información de la postura de Susoni sobre la Guerra Civil Española, aunque tuvo que tener posición por su vínculo familiar y afectivo. Curiosamente, tampoco se ha encontrado mucha información sobre la posición de Luis Muñoz Marín sobre esta guerra, hizo pocas expresiones públicas sobre el tema. Susoni era un político, en términos sociales, muy conservador. Aunque fue uno de los fundadores del Frente Unido Pro Constitución de la República en 1936, grupo del cual muchos de sus miembros defendían a la republica española.”

Es una de las personas que más ha estudiado esta época de la historia política puertorriqueña. Ha investigado sobre Géigel Polanco y ahora a Susoni ¿Cuál es su proyecto futuro? ¿Figura Muñoz Marín en ese proyecto?

“Todavía hay mucho que se puede contar de la vida de Muñoz Marín. Pero el gran reto para mí como investigador histórico es comenzar a construir la vida de su figura a partir de sus relaciones más estrechas, sus relaciones familiares y políticas. Muñoz Marín visto a través de los ojos más cercanos, incluyendo, obviamente, los rompimientos. Esos archivos ya están disponibles. Otra relación que me gustaría acometer en algún momento es la relación del senador Tydings con Puerto Rico, con las Filipinas y su proceso de independencia, además de su amistad con Cecil Snyder y el nombramiento de éste como fiscal general, que fue impulsado por Tydings. Me parece que es un área que no se ha trabajado y que a mí me interesaría trabajar.”

Este proyecto investigativo hubiera sido imposible sin la colaboración de la familia Susoni, especialmente su nieto, el doctor Francisco Luis Susoni, quien conserva la documentación y que antes de este libro se había preocupado por mantener viva la imagen de su abuelo. Duprey también reconoce la colaboración de dos instituciones, la Fundación Luis Muñoz Marín y el Instituto Gilberto Concepción de Gracia, el cual le dio acceso a la colección de documentos de don Gilberto. Además, al Centro de Investigaciones Históricas de la Universidad de Puerto Rico que también le permitió acceso a sus archivos para esta investigación.