Category Archives: News Stories

‘El Estado Libre Asociado [de Puerto Rico] es una ficción’

ela-es-pr“Hay que agradecer la sinceridad, después de tantos años de hipocresía,” apunta el abogado puertorriqueño Rafael Ruiz Ayala al referirse a la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos en el caso del Pueblo de Puerto Rico vs. Sánchez Valle.

Dicha decisión confirmó el pasado 9 de junio que el Estado Libre Asociado (ELA), la estructura jurídica sobre la que ha descansado el gobierno de Puerto Rico por los pasados 60 años, no tiene soberanía propia para la cláusula constitucional federal contra la doble exposición en casos criminales. Esta cláusula, tanto en la Constitución de Estados Unidos como en la de Puerto Rico, impide que una persona sea procesada penalmente dos veces por el mismo delito.

Luis Sánchez Valle y Jaime Gómez Márquez fueron acusados por la venta de un arma a un agente encubierto de la Policía, en dos jurisdicciones, la jurisdicción del ELA (Puerto Rico) y la jurisdicción federal de Estados Unidos.

ilusion-elaMediante este caso, el Tribunal Supremo de Estados Unidos reafirmó que la última fuente de poder del gobierno de Puerto Rico es el Congreso de Estados Unidos. Esto deja al descubierto que la interpretación que se le ha dado al Estado Libre Asociado de Puerto Rico (ELA) como una fórmula política con soberanía fue errónea, y confirma lo que una buena parte de la población puertorriqueña siempre ha denunciado: que la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos ha tenido y tiene un carácter claramente colonial.

El secretario de Justicia de Puerto Rico, César Miranda, afiliado al Partido Popular Democrático (PPD), partido que aboga por mantener la relación actual con Estados Unidos a través del ELA, lamentó la decisión y aceptó que la misma es adversa a la posición que ha defendido a lo largo de su vida pues entendía que el ELA incluía “un concepto de gobierno propio que se estableció en 1952” y que había “un nivel de soberanía que nace de esa relación”.

Para Ruiz Ayala, quien ha fungido como asesor en la plataforma del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), el Tribunal Supremo de Estados Unidos finalmente se sinceró y “decidió salir del clóset y decir que el Estado Libre Asociado es una ficción. Puerto Rico siempre ha sido un territorio, una colonia de los Estados Unidos. Cosa que es ilegal bajo el derecho internacional pero que es una realidad a nivel político”. “Siempre lo habíamos dicho los independentistas, y por decir eso metieron gente presa en Puerto Rico y la persiguieron por décadas. Pues, ahora resulta que todo eso que se hizo de manera ilegal y delatoria de los derechos humanos fundamentales de los puertorriqueños de la época por parte del gobierno de Estados Unidos y por parte del PPD resultó que es la verdad. Puerto Rico es una colonia, una triste y llana colonia, no diferente de Hong Kong o de las Islas Malvinas, y quien manda en Puerto Rico es el Congreso de Estados Unidos”.

Las autoridades gubernamentales de Puerto Rico, por lo general, han asumido una supuesta soberanía política de este territorio no incorporado de Estados Unidos. Esto, a pesar de que todos los casos que el Tribunal Supremo de Estados Unidos ha visto acerca de su relación con Puerto Rico han constatado la condición de subordinación política de esta isla caribeña bajo la llamada Cláusula Territorial de la Constitución de Estados Unidos. Los llamados Casos Insulares de principios del siglo XX se dieron al no contar Estados Unidos con una estructura jurídica para territorios no incorporados, como Puerto Rico. Y éstos fueron definiendo, caso a caso, el carácter colonial de la relación entre Estados Unidos y Puerto Rico.

obituario-ela-25-de-julio-karloandreiibarra

Entre los Casos Insulares se encuentra la decisión de Balzac (1922) y, de acuerdo a esta decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Puerto Rico “pertenece a pero no es parte de los Estados Unidos” y tiene aquellos poderes que el Congreso, dentro de los límites de la Constitución de Estados Unidos, pueda delegarle y quitarle o negarle en su discreción. “Puerto Rico tiene menos facultades que las facultades que tienen bajo la Constitución de los Estados Unidos las tribus indígenas, que sí tienen soberanía para ciertos asuntos”, explica Ruiz Ayala.

 

garcia-padilla-onuEL COMITÉ DE DESCOLONIZACIÓN DE LA ONU

Once días después de esta decisión, que fue controversial en Puerto Rico, se llevó a cabo la reunión anual del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas para discutir el caso colonial de Puerto Rico. El caso de Puerto Rico se atiende en este Comité durante un día entero, una vez al año, desde el año 1960.

Esta última reunión, que tuvo lugar el pasado 20 de junio, tuvo una característica particular y es que asistieron representantes de todas las preferencias de estatus político, quienes fueron a denunciar el carácter colonial del ELA, incluyendo a quienes defendían, antes de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos se expresara en esta última decisión, la alegada soberanía del ELA. Entre los participantes estaban el gobernador de Puerto Rico, la alcaldesa de San Juan, el secretario de Justicia o el presidente del Colegio de Abogados, entre otros.

“El ánimo, la asistencia, la rabia expresada y el enfoque fueron diferentes este año, por lo que está pasando en Estados Unidos en cuanto a Puerto Rico”, describe la abogada Jan Susler, una de las deponentes en el Comité de Descolonización y abogada del prisionero político Óscar López Rivera.

Para Susler, las dos decisiones recientes de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre Puerto Rico movilizaron a más deponentes a denunciar el carácter colonial del ELA. Una, la decisión del caso de Sánchez Valle, y dos, la imposición de una Junta de Control Fiscal por el Gobierno de Estados Unidos con el fin de pagar una deuda pública acumulada de $72,000 millones. Dicha Junta tendría más poderes que el gobierno electo de Puerto Rico. “Esa combinación causó, después de muchos años de efervescencia, el colmo para que la gente reaccionara así tan fuerte en sus ponencias”, explica la abogada.

Para Susler es “importantísimo mantener la lucha anti-colonial en ese foro global. Aún en derecho internacional, algo vale lo que los países participantes dicen que vale. Si quieren cumplir, cumplen. Si no quieren cumplir, no cumplen. Estados Unidos tiene una larga historia de no cumplir, pero es importante exponer el no cumplimiento. Además, mantener vigente ante el mundo que hay una lucha por la autodeterminación e independencia de Puerto Rico”.

La dominación colonial de Estados Unidos sobre Puerto Rico se inició en el 1898, tras la victoria de Estados Unidos en la guerra contra España. Puerto Rico, colonia de España desde 1493, fue cedido al nuevo poder colonizador como parte del Tratado de París que selló la paz entre ambos países.

Marco teórico del imperialismo mediático en América Latina

6a00d8341bfb1653ef017744c7c408970d-550wi*A continuación la investigación sobre el imperialismo mediático en América Latina que presenté en el Congreso Internacional sobre Comunicación e Integración Latinoamericana del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL) el 23 de julio de 2015 en Quito, Ecuador.

Temática: Conformación de la agenda temática

Eje temático: Medios de comunicación, agenda temática y control

Resúmenes

Título: Marco teórico del imperialismo mediático en América Latina

Palabras claves: conglomerados, hegemonía, neutralidad, ideología, periferia

Según algunos críticos de medios de comunicación uno de los grandes triunfos de la ideología neoliberal ha sido convencer a la audiencia de que los conglomerados de medios de comunicación privados son ideológicamente neutrales y que la concentración de dueños de medios en unas pocas manos privadas es algo natural, inevitable y hasta beneficioso. La libertad de expresión se ha asociado a la industria de medios privados, pero ¿y si todos estos medios privados parten de una misma ideología y unos intereses corporativos similares? A través de la historia de los medios de comunicación en América Latina se ha observado un patrón de dependencia en el contenido que mayormente se presenta a esta audiencia, el mismo proviene o se refleja en los valores de la sociedad estadounidense como el individualismo y el consumismo. América Latina ha jugado un papel periférico en relación con Estados Unidos, no sólo en la política sino también en los medios de comunicación. Para este escrito y presentación se aplicarán varias teorías sobre medios de comunicación como imperialismo mediático, imperialismo cultural, el modelo de dependencia en los medios de comunicación, el modelo de centro-periferia, teoría poscolonial, entre otros.

ENGLISH

Title: Media imperialism in Latin America and its theoretical framework

Key words: conglomerates, hegemony, neutrality, ideology, periphery

According to some mass media critics one of the great triumphs of the neoliberal ideology has been convincing the audience that private mass media conglomerates are ideologically neutral and that the concentration of mass media owners in just a few private hands is something natural, unavoidable, and even beneficial. Free speech has been associated to the private mass media industry, but what if all these private media firms depart from the same ideology and from similar corporate interests? Throughout mass media history in Latin America it has been observed a dependence pattern on the content that is mostly presented to this audience, usually originating or reflecting on US society values such as individualism and consumerism. Latin America has played a peripheral role in relation to the US, not only in politics but also in mass media. For this paper and presentation various mass media theories will be applied, such as media imperialism, cultural imperialism, the dependency model in mass media, center-periphery model, postcolonial theory, etc.

PORTUGUêS

Título: Quadro teórico do imperialismo da mídia na América Latina

Palavras chaves: conglomerados, hegemonía, neutralidade, ideología, periferia

Segundo alguns críticos de meios de comunicação, um dos grandes triunfos da ideología neoliberal tem sido convencer a audiência de que os conglomerados de meios de comunicação privados são ideológicamente neutros e que a concentração de donos de meios em umas poucas mãos privadas é algo natural, inevitável é até beneficiente. A liberdade de expressão tem se associado a indústria de meios privados, más; se todos esses meios privados partem de uma mesma ideología e uns interesses corporativos parecidos? Através da historia dos meios de comunicação na América Latina, se tem observado um patrão de dependência no conteúdo que maiormente se apresenta a essa audiencia, o mesmo provém ou se refleita nos valores da sociedade nos Estatos Unidos como o individualismo e o consumismo. A América Latina tem jogado um papel periférico em relação aos Estados Unidos, não somente na política, más também nos meios de comunicação. Para essa apresentação, se aplicarão varias teorías sobre meios de comunicação como o imperialismo mediático, imperialismo cultural, o modelo de dependência nos meios de comunicação, o modelo de centro-periferia, teoría pós colonial, entre outros.

Marco teórico del imperialismo mediático en América Latina

Este escrito interpreta la relación entre los medios de comunicación privados y los contra-hegemónicos en América Latina en cuanto a la promoción del imperialismo mediático y la oposición a éste. El imperialismo mediático es el concepto utilizado para describir, de manera general, los procesos por los cuales los medios de comunicación modernos han operado para crear, mantener y ampliar los sistemas de dominación y dependencia a escala mundial. El concepto de imperialismo mediático ha sido definido por el académico británico J. Oliver Boyd-Barrett como “el proceso por el cual la posesión, estructura, distribución o el contenido de los medios de comunicación en cualquier país son considerados aislados o conjuntamente sujetos a presiones externas sustanciales de los intereses de los medios de cualquier otro país o países, sin reciprocidad proporcional de influencia por el país tan afectado”. Los dueños de los medios de comunicación que consume la audiencia latinoamericana se han concentrado entre los sectores más ricos y conservadores de la sociedad.

Jorge Botero, ex director de información de Telesur, ha argumentado que “hay que ponerle fin a la unipolaridad del mundo, todo el mundo mirando hacia el norte, en un acto de veneración que raya en la servidumbre. Para nosotros, hay muchos horizontes distintos a los que se ven desde Washington y es por eso que el lema de nuestro canal es Nuestro Norte es el Sur“.

1.1 El imperialismo mediático como teoría

El concepto de imperialismo mediático está estrechamente relacionado al concepto de imperialismo cultural. Ambas formas de imperialismo se han teorizado como intentos de dominar, invadir o subvertir el “espacio cultural” de los demás. Ambos conceptos sugieren un grado de coerción entre el dominante y el elemento dominado, y se utilizan generalmente para referirse a la transmisión de valores occidentales a un público no occidental, especialmente valores como el individualismo, el laicismo y el consumismo. El imperialismo mediático es una mediación compleja de la experiencia cultural, se trata de una ideología dominante que está destinada a ser transmitida; no es simplemente un conjunto de imágenes que se publican en los medios.

La teoría de la dependencia también se relaciona con el concepto de imperialismo mediático, ya que enfatiza cómo los países que fueron colonizados por occidente todavía dependen de sus antiguas metrópolis. El profesor John Tomlinson sostiene que probablemente la esencia del concepto de imperialismo mediático está en la naturaleza integrada y sistemática del capitalismo moderno. Las corporaciones multinacionales y transnacionales tienen una importancia fundamental en este enfoque, ya que representan el elemento más importante en el capitalismo global. Éstas tienen un enorme poder económico (en muchos casos un poder superior a naciones-estado), y están interesadas en comercializar mercados, recursos naturales y mano de obra. Por esta razón, dice Tomlinson, han llegado a representar el punto culminante del desarrollo capitalista y el determinante primordial de las economías del Tercer Mundo. El crítico estadounidense Herbert Schiller ha argumentado que las corporaciones mediáticas multinacionales están enfocadas en crear una infraestructura que responda a la ideología dominante, y promueva, proteja y extienda el sistema capitalista.

La teoría del imperialismo mediático divide el mundo entre países centrales, esto es los más desarrollados en términos de capital y las demás características asociadas al dominio del capital, y países periféricos, los cuales, o dependen de los más desarrollados, o quieren alinear sus valores a los de los países centrales.

Esto se puede confirmar en el caso de América Latina. Las élites de los países en desarrollo suelen tener fuertes lazos con los países centrales y más desarrollados, y en su mayoría están ideológicamente alineadas con ellos. En el caso específico de América Latina, la ciudad de Miami es un centro importante para los medios de comunicación que estén dirigidos a una audiencia latinoamericana. Fred Fejes ha manifestado que “los países en desarrollo son vistos como países que están polarizados entre el sector urbano, cuyos intereses muchas veces están vinculados a los países desarrollados, y el sector rural, donde existe una relación de explotación respecto al sector urbano.” Por lo tanto, se pueden ver varias etapas de la relación centro-periferia que se extiende desde Estados Unidos a través de Miami, a las élites de las ciudades de América Latina, y de allí hacia el campo.

Esta estructura afecta la relaciones de los medios de comunicación con su audiencia. Carlos Marx afirmó que “las ideas no existen en un medio etéreo, sino que siempre están condicionadas por factores sociales e históricos.” Del mismo modo, Noam Chomsky ha señalado que “las iniciativas neoliberales de los últimos treinta años se han diseñado para restringir [el espacio público de participación], dejando la toma de decisiones básicas en las manos de tiranías privadas y esencialmente insensatas, que están vinculadas estrechamente entre sí y con algunos estados con mucho poder”.

A lo largo de la historia de los medios de comunicación en América Latina ha habido un patrón marcado de dependencia, principalmente hacia Estados Unidos. América Latina ha asumido un rol secundario no solamente en la política, sino también en el desarrollo de los medios de comunicación. La producción de los medios de comunicación se origina y produce en un país (región central), mientras que su distribución va a todas partes (países centrales y periféricos); de esta forma es como el “Norte” se relaciona con el “Sur” en términos de medios de comunicación la mayoría de las veces. En este caso, el contenido se produce principalmente en los Estados Unidos, y su destino, entre otras regiones, es América Latina. De este modo, el país o región central que origina y produce el contenido parte de una ideología dominante, la cual después se transmite a los países periféricos mediante la distribución de dicho contenido. Esto podría parecer transparente e inofensivo para la audiencia, pero no lo es.

El modelo de dependencia mediática presenta varias formas de dependencia en el flujo de la comunicación desde los países más desarrollados a los menos desarrollados. Este patrón global del contenido mediático ha sido explicado por el sociólogo noruego Johan Galtung en términos de un modelo de “centro-periferia”, en el que las naciones del mundo se pueden clasificar como centrales y dominantes, o periféricas y dependientes, con un flujo predominante de la primera hacia la segunda. Los países “centrales” generan más noticias y contenido mediático, los cuales son distribuidos a países periféricos o en desarrollo.

América Latina ha tenido un papel periférico hacia Estados Unidos, en términos económicos, políticos y culturales. Sin embargo, los gobiernos de izquierda de las últimas décadas en la región han intentado revertir esa tendencia y reorganizar los flujos de medios de comunicación. Este intento ha incluido la creación de medios de comunicación nacionales y regionales, como Telesur, que ofrece una perspectiva regional y no corporativa en su contenido. Para ello, ha tenido que enfrentar a los conglomerados mediáticos capitalistas en la región, que siguen difundiendo los contenidos alineados con la clase dominante.

Al exportar los valores occidentales a otras sociedades, sobre todo a las sociedades periféricas, los conglomerados mediáticos capitalistas en las regiones del sur han transportado la ideología consumista del capitalismo. Por ejemplo, presentan modos de vida y de consumo a seguir que no guardan relación con el diario vivir ni los recursos disponibles en estas sociedades, entre otros. Las regiones o países centrales han introducido sus valores occidentales a la audiencia de las regiones periféricas, quienes se espera que adopten estos valores como si fueran una solución a los problemas sociales que ellos enfrentan. Esta ideología ha sido adoptada como propia por audiencias receptivas, en un intento para homogeneizar las ideas y los valores del mundo occidental desarrollado como la verdad única.

De acuerdo a la tesis del imperialismo mediático, estos son los cuatro efectos de la globalización en los medios de comunicación:

– Los medios de comunicación globales promueven relaciones de dependencia en lugar de crecimiento económico

– El desequilibrio en el flujo de contenidos de los medios para masas debilita la autonomía cultural u obstaculiza su desarrollo

– La relación desigual en el flujo de noticias aumenta el relativo poder global de los países grandes y ricos que producen las noticias y el contenido en los medios, y también dificulta el crecimiento de una identidad nacional y una imagen de sí mismo adecuada

– Los flujos de los medios de comunicación globales dan lugar a un estado de homogeneización o sincronización cultural, lo cual desemboca en unas formas culturales dominantes, que no tienen ninguna conexión específica con la experiencia real de la mayoría de la gente

El imperialismo mediático también incide en la práctica del periodismo. El periodismo es un elemento superestructural que representa y defiende los intereses del sistema socioeconómico de donde emerge, dice Hernán Uribe, periodista chileno y ex presidente de la Comisión de Investigación de Atentados a Periodistas (CIAP). Los medios surgen en diversas situaciones sociales, políticas y culturales, que los hace subjetivos hacia el entorno del que surgen. Debido a esto, existe la suposición de que los medios de comunicación están sesgados según la ideología en la cual se crearon. Pero el quehacer de informar de los medios de comunicación no es una ciencia exacta, sino el producto de la subjetividad. Hasta un titular de portada o de una noticia, las fotos elegidas y editadas para representar un acontecimiento, el énfasis que se le da a algún punto en particular de la noticia, muestran la ideología particular del medio y de la cultura socioeconómica que lo produjo. La periodista de The Washington Post, Sharon Waxman, sostiene que todas las organizaciones de noticias son un producto de la cultura socioeconómica en la que fueron concebidas. Ella explica que “las cadenas de noticias con sede en Estados Unidos, por ejemplo, suponen tácitamente que el Estado de Israel tiene derecho a existir y que Osama bin Laden es malvado; en el mundo árabe eso es visto como sesgado.” Esta relatividad existe en todos los medios de comunicación, pero la dominación en los flujos de comunicación por parte de occidente permite que este punto de vista particular se proyecte como si fuera un punto de vista universal. De esta forma, esta perspectiva se convierte en una perspectiva “global-local,” en lugar de una perspectiva más, entre muchas otras. Esta afirmación es lo que podemos denominar como la hegemonía de los medios de comunicación. Entonces, se puede articular el concepto de que los medios de comunicación que sean disidentes de la perspectiva particular que se proyecte o que estén contra la hegemonía mediática de occidente, son “contra-hegemónicos”. Algunos ejemplos de esto, además de Telesur, son Russia Today, HispanTV, AlJazeera, entre otros.

1.2 La americanización / occidentalización de los medios de comunicación

La teoría del imperialismo mediático está basada en un relato de acontecimientos históricos. Después de la Segunda Guerra Mundial, los medios de comunicación fluyeron del Occidente desarrollado o capitalista hacia los países menos desarrollados, como herramienta para combatir el modelo alternativo de modernización basado en el socialismo, la planificación y el control del gobierno. Con esto, se intentaba plasmar un modelo de vida exitoso y próspero, y a las instituciones de la democracia liberal como superiores y menos restrictivas.

El mundo, especialmente los países de la periferia, y en nuestro caso América Latina, se ha visto desde entonces inundado de contenido mediático estadounidense, el cual ha mostrado a la mayoría del mundo el estilo de vida norteamericano. Esta forma de vida ha sido presentada como un modelo a seguir y un ideal de modernización en las sociedades aparentemente más tradicionales o no occidentales. El modelo de los medios de comunicación occidentales se ha presentado a las sociedades en desarrollo como modelo de una supuesta libertad de expresión, de modernidad y de progreso económico y cultural.

Carmona ha argumentado que la gran industria de los medios de comunicación “lava el cerebro” de nuestros conciudadanos latinoamericanos haciéndoles creer que viven en el mejor de los mundos posibles, en una realidad que no acepta cambios, con una democracia electoral representativa, que es lo mismo que la libertad de mercado; de una supuesta libertad política y una libertad de información mítica. La teoría cultural crítica señala que:

– La cultura de masas es una degradación en la sociedad capitalista

– La cultura de masas está diseñada para producir una falsa conciencia

– La mercantilización es el proceso primordial

– La cultura de masas encarna una ideología hegemónica

– La ideología puede ser decodificada diferencialmente e incluso revertida

– La cultura popular se puede distinguir de la cultura de masas

Ariel Dorfman y Armand Mattelart analizaron en 1971, mientras vivían en Chile durante el gobierno socialista de Salvador Allende, el contenido político y social de los cómics del Pato Donald. Ellos se dieron cuenta de la disparidad entre la realidad que vivían en Chile y los valores que el Pato Donald asumía. David Kunzle, en su introducción a Cómo leer al Pato Donald: la ideología imperialista en el cómic de Disney, ha manifestado que sectores importantes de la intelectualidad en EE.UU. y Disney tienen un silencio cómplice, porque, según él, los dos comparten la misma base de valores y ven al público general disfrutando de los mismos privilegios culturales. Kunzle argumenta que “esta complicidad se convierte positivamente criminal cuando su ideología común se impone sobre países en desarrollo y no capitalistas, ignorando la disparidad grotesca entre los sueños de Disney de riqueza y de ocio, y las necesidades reales en el tercer mundo.”

Esta “americanización” u occidentalización de la cultura en el mundo ha sido una imposición indirecta, suave y, a veces, disfrazada con la rutina diaria, ya que es más económico para las industrias de los medios de comunicación en países periféricos transmitir repeticiones de programas extranjeros dirigidas a las masas que producir contenido nuevo por cuenta propia. Según McQuail no es la audiencia la que elige directamente la programación, sino las empresas nacionales de medios de comunicación que eligen la programación en nombre de su audiencia, por razones económicas más que por razones ideológicas. Del mismo modo, el sociólogo John Thompson sostiene que la nueva ideología de la industria cultural se encuentra en la ausencia de independencia. Él dice que “los productos de la industria de la cultura están moldeados a la medida y reflejados a una realidad social que se reproduce sin la necesidad de una justificación explícita o casi independiente, ya que el proceso mismo de consumir los productos de la industria cultural induce a las personas a identificarse con las normas sociales prevalecientes y seguir siendo como ya lo son”.

Hay un alto nivel de penetración mediática, sobre todo en relación con las películas y series de televisión norteamericanas en casi todo el mundo. El alto costo de la producción de los medios de comunicación no permite que los países periféricos puedan desarrollar plenamente sus producciones locales, y en vez tienen que recurrir a producciones baratas y ya hechas, que son por lo general de los países centrales.

1.3 ¿Quiénes son los dueños de los medios de comunicación?

Los estados y/o intereses privados son quienes tradicionalmente han influenciado a los medios de comunicación. Hay teorías que sugieren que siempre hay intereses detrás de la cobertura noticiosa, por ejemplo, Schiller propone que los dueños de los medios de comunicación determinan el contenido. Él ha argumentado que los propietarios de las empresas de medios de comunicación masivos utilizan estas vías (tanto consciente como inconscientemente) para sus propios fines, dominar y controlar. En cambio, el crítico de medios de comunicación Mark Hudson ha manifestado que “uno de los grandes triunfos de la ideología neoliberal ha sido convencer a muchos de nosotros que quienes sean los dueños de estos medios no importa, que los medios son ideológicamente neutrales y están por encima de los conflictos sociales, y que la concentración de dueños de medios de comunicación en pocas manos privadas es natural, inevitable y, tal vez incluso, beneficioso”.

Otras teorías sugieren que la cobertura de los medios es el resultado del “valor de la noticia”, atributo y criterio de un evento que se transforma en una ‘historia’ interesante para presentar al público, y que cumple con las presiones organizacionales. El “valor de la noticia” influye en la selección de las noticias. Galtung y Ruge han indicado que hay tres tipos principales de factores para esta selección: que las noticias cumplan con los requisitos de la organización de medios, y que estén relacionadas a los factores socioculturales. El “valor de la noticia” primario en los medios de comunicación occidentales, según McQuail, son: acontecimientos de gran escala, la cercanía de los acontecimientos, la claridad de lo que significa la noticia, que haya ocurrido hace poco tiempo, la pertinencia, la consonancia, la personificación, la negatividad, la importancia, y el drama y la acción.

1.4 UNESCO: Informe McBride

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), publicó en 1980 un trabajo sobre la reorganización necesaria en el movimiento global de los medios de comunicación. Esta publicación se tituló “Voces múltiples, un solo mundo”, también conocido como el Informe McBride. Sean McBride fue un político, activista, abogado irlandés y ganador del Premio Nobel de la Paz en 1974, que presidió la Comisión Internacional para el Estudio de los Problemas de la Comunicación, comisión perteneciente a la UNESCO que redactó el informe. En esta publicación, cuyo propósito era contribuir a la pluralidad de los medios de comunicación, se afirma que el flujo de los medios globales está monopolizado por el mundo occidental. Con este informe, la UNESCO se proponía demostrar y legitimar los informes realizados por el Movimiento de Países No Alineados en Argel en el 1973, quienes concluyeron que el imperialismo no se limitaba a los dominios políticos y económicos, sino también incluía dominios culturales y sociales. De esta manera, se les imponía una dominación ideológica extranjera a las personas en los países en desarrollo. Este informe fue aceptado por la UNESCO, pero durante su proceso de gestación hubo desacuerdos entre los países que lo favorecían u objetaban, culminando en la retirada de Estados Unidos y Gran Bretaña de la UNESCO, aunque luego se reincorporarían. El Informe McBride afirma que:

“Es esencial que todos los hombres y mujeres, en todos los ambientes sociales y culturales, tengan la oportunidad de incorporarse al proceso de reflexión colectiva, para que se desarrollen nuevas ideas y se tomen medidas más positivas que les permitan sacudirse de la inercia imperante”.

A partir de ahí, el Tercer Mundo exigió un nuevo orden mundial de la información, que puede calificarse como “las cuatro D’s”:

– democratización del flujo de información entre los países

– descolonización o afirmación de la identidad cultural, la independencia y la autodeterminación

– desmonopolización, o la aplicación de reglamentación a las actividades de las empresas de comunicación transnacionales

– desarrollo, o la cooperación regional, la educación y el desarrollo de la infraestructura

El Informe MacBride surgió como respuesta a la desigualdad en los medios de comunicación entre los países desarrollados y los países en desarrollo. Tres cuartas partes de la población mundial viven en los países del “Sur” socioeconómico, en donde se producen menos de la mitad de los periódicos totales en el mundo. En África, por ejemplo, hay ocho países o territorios en donde no se publica un solo periódico diario, mientras que en el mundo árabe hay tres países en donde tampoco publican un periódico diario. Además, en el “Sur” sólo se tiene el 5% de la capacidad de las computadoras en el mundo.

El Informe McBride destacó cinco aspectos del flujo de los medios de comunicación a nivel mundial: las comunicaciones son unilaterales, son transnacionales, su control está concentrado o monopolizado, la información se alinea a los valores del entorno que la produce y la distribución es democrática por su capacidad de llegar a una audiencia masiva. Por ejemplo, dos consecuencias de la transnacionalización de los medios de comunicación son la homogeneización de los contenidos y del espectador, y la segunda, es que convierte al receptor de información en un consumidor de servicios al priorizar los aspectos comerciales de la comunicación. El informe señala la necesidad de adoptar medidas legislativas eficaces para limitar el monopolio en el flujo de los medios de comunicación, para que las empresas transnacionales se ajusten a las políticas de cada nación en desarrollo, y así mejorar los modelos que permitan fortalecer la independencia de los medios. La comisión del Informe McBride llegó a su fin en el 1980, debido a que los grandes países occidentales intensificaron su protesta a la misma.

En la siguiente gráfica se muestra cuáles son los países o regiones en el mundo que reciben más ganancias económicas por sus productos culturales vendidos a través de los medios de comunicación. El 87% de las ganancias económicas obtenidas en la producción de bienes culturales, se las reparten Estados Unidos (55%), la Unión Europea (25%) y Japón (15%). El 13% restante es repartido entre el resto de los países del mundo, con América Latina participando de un 5%.

Figura 1. Las ganancias económicas obtenidas por la producción de bienes culturales[1]

Untitled1

 

Telesur nació como una reacción a la imposición de los medios occidentales hegemónicos a los países no occidentales y no hegemónicos. Este canal promueve la integración pan-latinoamericana y el anti-imperialismo. Eduardo Galeano argumentó que mientras los países desarrollados y los países en desarrollo sigan teniendo relaciones sin condiciones, como el libre comercio, el patrón de dependencia de la periferia en relación con el centro nunca tendrá fin. Esa relación desigual es lo que le permite al centro controlar a la periferia. Ya lo dijo Galeano: “Nuestra unión hace su fuerza, en la medida en que los países, al no romper previamente con los moldes del subdesarrollo y de la dependencia, integran sus respectivas servidumbres”.

El surgimiento de Telesur ha tenido lugar en una región que ha padecido el colonialismo, y luego ha venido a formar parte de una relación centro-periferia, desde la perspectiva de la periferia. Surge de una región, donde varios de sus países, están buscando establecer y controlar sus propios medios de comunicación. Hasta ahora, la región ha dependido de los países centrales para cumplir con sus exigencias de las industrias culturales, lo que ha llevado a una americanización u occidentalización de sus medios de comunicación. Las audiencias periféricas han visto un bombardeo mediático de imágenes, estilos de vida e ideologías que son ajenos a ellos. Y éstas se han fundido con las locales, creando la ‘hibridación’, como Mattelart ha manifestado. Considero además, que la ‘hibridación’ tiene diferentes matices en la audiencia periférica, entre los espectadores que se resisten al imperialismo cultural y mediático y los que se asimilan por completo.

De acuerdo con la teoría cultural crítica, la cultura de masas encarna una ideología hegemónica, que es la que se presenta como normal y aceptable para las audiencias de masas a nivel mundial. Las empresas multinacionales y transnacionales han jugado un papel fundamental en la promoción de la cultura occidental a un público no occidental, pero esto no ha ocurrido a la inversa, lo que ha afectado el flujo de medios de comunicación en todo el mundo, porque únicamente se ha mostrado a través de los medios de comunicación un sólo punto de vista y una sola ideología: la ideología dominante.

 

Referencias bibliográficas 

Aharonian, A, (2007), “Democratizar la información: McBride y el nuevo orden, 26 años después”. Telesur. http://www.telesurtv.net/noticias/opinion/index.php?ckl=19#Ang, I, y Couling, D, (1985), “Dallas and the ideology of mass culture” en Watching Dallas: Soap Opera and the Melodramatic Imagination (pp. 86-116). Londres, Reino Unido: Routledge.
Bagdikian, B.H. (2000), “Democracy and the Media” en The Media Monopoly (pp. 174-192). Boston, Estados Unidos: Beacon Press.
Carmona, E, (2008), “Los amos de la prensa (en América Latina)” en Encuentro latinoamericano vs. Terrorismo mediático (pp. 43-92). Caracas, Venezuela: Ministerio del poder popular para la comunicación y la información. http://archivos.minci.gob.ve/doc/terrorismo_mediaticofinalweb.pdfCarroll, W, (2007) “Hegemony and Counter-hegemony in a global field” en Studies in Social Justice, Volumen 1, Edición 1. Universidad de Victoria, Australia. http://www.phaenex.uwindsor.ca/ojs/leddy/index.php/SSJ/article/viewFile/193/184
Chomsky, N, (2003), Hegemony or Survival. Londres, Reino Unido: Penguin Books.
Copley, F. (14 de diciembre de 2005). “Telesur is constructing another view”. Global Exchange. http://www.globalexchange.org/countries/americas/venezuela/3681.html
Dorfman, A, y Mattelart, A, (1991), How to read Donald Duck: Imperialist ideology in the Disney comic, Nueva York, Estados Unidos: International General.
El-Nawahy, M, y Iskander, A, (2003), Al-Jazeera: the story of the network that is rattling governments and redefining modern journalism, Cambridge, MA, Estados Unidos: Westview Press.
Fox, E, y Waisbord, S, (2002), “Introduction” en Elizabeth Fox (ed.) Latin Politics, Global Media (pp. ix-xxii). Austin, Estados Unidos: University de Texas Press.
Fejes, F, (1981), “Media imperialism: an assessment” in Media, Culture and Society (pp. 281-289). Londres, Reino Unido: Academic Press Inc. Limited.
Galeano, E, (1971), Las venas abiertas de América Latina. Madrid, España, Siglo veintiuno editores.
Herman, E.S. y McChesney, R.W., (1997)   “Media globalization (2): Beyond the United States” en The Global Media: The New Missionaries of Global Capitalism (pp. 156-188). Londres, Reino Unido: Cassell.Hudson, M, (1999), “Understanding Information Media in the Age of Neoliberalism: The Contributions of Herbert Schiller” en Progressive Librarian, Volumen 16. http://libr.org/pl/16_Hudson.html
McChesney, R.W., (1999), Rich Media, Poor Democracy: Communication Politics in Dubious Times, Nueva York, Estados Unidos, The New Press.
McQuail, D, (2005), “Global mass communication” en McQuail’s Mass Communication Theory (pp. 246-271). Londres, Reino Unido: Sage Publications.
Salo, F, y Terenius, E. (2007) Telesur- ‘Telechávez’ or the public service of Latin America: a case study. (tésis de grado) Södertörn University College, Estocolmo, Suecia. http://www.diva-portal.org/smash/get/diva2:15541/FULLTEXT01.pdfSchiller, H. J. 1973. Communication and Cultural Domination. White Plains, Nueva York, Estados Unidos, International Arts and Sciences Press.
Thompson, J.B., (1990), “The concept of ideology” en Ideology and Modern Culture: Critical Social Theory in the Era of Mass Communication (pp. 28-73). Stanford, California, Estados Unidos: Stanford University Press.
Thompson, J.B., (1990), “Ideology in Modern Societies” en Ideology and Modern Culture: Critical Social Theory in the Era of Mass Communication (pp. 74-121). Stanford, California, Estados Unidos: Stanford University Press.
Tomlinson, J, (2008), Cultural Imperialism: A Critical Introduction, ACLS Pod.UNESCO, (1980), Communication and Society Today and Tomorrow, Many Voices One World, Towards a new more just and more efficient world information and communication order. Kogan Page, Londres, Nueva York y París: Unesco. http://unesdoc.unesco.org/images/0004/000400/040066eb.pdf
Uribe, H, (2008), “Principio básico del binomio SIP-CIA: miento, luego informo” en Encuentro latinoamericano vs. Terrorismo mediático (pp.485-492). Caracas, Venezuela: Ministerio del poder popular para la comunicación y la información. http://archivos.minci.gob.ve/doc/terrorismo_mediaticofinalweb.pdf
Williams, D., “Synergy bias: conglomerates and promotion in the news” en Goliath. http://goliath.ecnext.com/coms2/summary_0199-2082231_ITM

 

[1] Fuente: Aharonian, Aram. 2007. “Democratizar la información: McBride y El Nuevo Orden, 26 años después” en Telesur. Las estadísticas son aproximadas. Elaboración propia.

Cuarenta años de un currículo educativo descolonizador

El director de PACHS, Matt Rodríguez se dirige hacia los estudiantes graduandos.
El director de PACHS, Matt Rodríguez se dirige hacia los estudiantes graduandos.

Por: Vanesa Baerga

“Yo he aprendido más sobre mi cultura y sobre mi misma aquí en la escuela, que en el resto de mi vida. Antes de ingresar a esta escuela yo no sabía lo que era ser puertorriqueña. Yo me veía a mi misma como hispana, pero aquí en la escuela me han enseñado que tengo una cultura por la cual estar orgullosa,” comenta la estudiante de undécimo grado Marisol Ivin, quien al igual que sus compañeros de clase canta todos los miércoles a las 10:30 de la mañana La Borinqueña Revolucionaria.

Marisol estudia en la Escuela Superior Puertorriqueña Dr. Pedro Albizu Campos (PACHS, por sus siglas en inglés), ubicada en el corazón del Paseo Boricua de la ciudad de Chicago. PACHS, como se refieran a la escuela los estudiantes, empleados y todas las personas que han estado involucradas  a la misma, se fundó hace 40 años con el propósito de brindarle a la comunidad puertorriqueña de Chicago una educación alternativa, dada la tasa alarmante de deserción escolar entre esta comunidad. Esta escuela ha sido sostén para muchos jóvenes puertorriqueños de esta ciudad para quienes el sistema educativo tradicional no ha resultado efectivo.

El director de PACHS, Matt Rodríguez, explicó que uno de los propósitos esenciales de la escuela ha sido que la educación que se provea sea de beneficio para la comunidad y los ayude a resolver y analizar los problemas que enfrentan a diario. “Se trata de tener una educación rica culturalmente, conectar a los estudiantes con su historia y hacer que ellos se sientan orgullosos de quiénes son como puertorriqueños. De brindarles las herramientas para que se den cuenta que tienen algo por lo cual mantenerse firmes y de pie, y esto no tiene por qué ser el himno de Estados Unidos. Ellos son parte de una historia que no se cubre en la clase de historia del currículo tradicional, y ellos necesitan aprender su historia para que estén orgullosos de eso, porque sus apellidos, sean Rodríguez o López, tienen mucha historia. Las familias de los estudiantes han estado muy agradecidas al saber que sus hijos pueden venir a nuestra escuela y sentirse cómodos y disfrutar del proceso de aprendizaje. Los estudiantes se sienten bienvenidos aquí y han desarrollado un sentido de pertenencia a la escuela y a la comunidad,” explica el joven director quien es puertorriqueño de tercera generación.

PACHS Estudiante en invernaderoA Marisol no le gustaba su escuela anterior porque, entre otras razones, no sentía que tuviera apoyo académico y social. Encontró a PACHS y se sintió bienvenida. “Para mí esta acogida fue bien importante porque es la segunda oportunidad que recibo. A mi no me fue bien en mi escuela anterior, y PACHS me dio la oportunidad para que yo pudiera empezar de nuevo y encontrar la ayuda que necesitaba. En la escuela me ayudaron a contabilizar los créditos que tenía. No tenía idea de cuántos créditos tenía. Me dieron las clases que eran las adecuadas para mi nivel. En la escuela, todos trabajan junto a nosotros,” explica Marisol, a quien le gusta la historia, y sus clases favoritas este año son estudios puertorriqueños y literatura afro-americana y latinoamericana.

El sábado, 26 de enero se celebró un simposio en la Escuela Superior Roberto Clemente, en conmemoración de los 40 años de PACHS. En el simposio participaron reconocidos académicos y activistas comunitarios relacionados al proceso educativo y social de PACHS. El simposio incluyó charlas sobre pedagogía crítica, estandarización académica, procesos de evaluación, el desarrollo de la identidad individual y colectiva, currículos educativos culturalmente relevantes y descolonizadores, entendimiento de las acciones y emociones en contextos históricos y sociales, entre otros.

PACHS se fundó en el 1971, partiendo principalmente de un estudio realizado por el investigador social y profesor universitario Isidro Lucas sobre la deserción escolar entre los puertorriqueños de Chicago. Este estudio reveló que casi el 75% de los estudiantes puertorriqueños en esta ciudad terminaban siendo desertores escolares. Según el estudio, los estudiantes  puertorriqueños tenían particular dificultad en las escuelas tradicionales debido a la pobre imagen que  tenían de sí mismos. Esto causado, entre otras cosas, por la discriminación que tenían que enfrentar en Estados Unidos, lo que ha llevado a un distanciamiento progresivo de la escuela. Además, este estudio concluyó que las escuelas públicas tradicionales tenían muy poca influencia en retener a estos estudiantes que se quedaban rezagados, pues su currículo no atendía la identidad socio-cultural del estudiantado.

Fachada de la Escuela Secundaria Pedro Albizu Campos en Chicago
Fachada de la Escuela Secundaria Pedro Albizu Campos en Chicago

“No se trata solamente de cumplir con las horas comunitarias, por ejemplo, sino de involucrarte con la comunidad. Nosotros juntamos a los estudiantes con Batey Urbano, Vida/Sida, la Casita de Don Pedro, el IPRAC, la Casa Puertorriqueña, el Humboldt Park Field House. De esta forma, ellos se sienten arraigados a la comunidad. Por lo general, los padres quieren que sus hijos conozcan de su historia y quieren ponerlos en un sitio como éste porque en otra escuela no van a tener la educación que aquí tienen,” destacó Rodríguez.

Añade que para entender el proceso de la fundación y la función de la escuela hay que tener un entendimiento claro sobre el colonialismo. “Los fundadores de la escuela entendían que los puertorriqueños en Estados Unidos vivían en un tipo de colonia dentro de este país. Esto significaba que el proyecto educativo que necesitaba la comunidad tenía que ser uno descolonizador. Nosotros no hacemos estudios puertorriqueños solo por hacer estudios puertorriqueños. Nosotros lo hacemos como una forma de descolonización, porque lo que ocurre durante la colonización es que la historia de las personas se borra. Eduardo Galeano habla sobre lo peligrosa que resulta la memoria cultural (cuando habla que recordar es un acto de resistencia) y nosotros le enseñamos a los estudiantes a recordar esa memoria cultural a través de las luchas y batallas de su pueblo. Don Pedro Albizu Campos, Juan Antonio Corretjer, Consuelo Lee Corretjer, Filiberto Ojeda Ríos, Lucy Rodríguez, Carmen Valentín son nombres controversiales. Nuestra escuela ha sido atacada por seguir un proceso descolonizador. El FBI hizo una redada a nuestra escuela en el 1985, mismo año que fue premiada por el Illinois State Board of Education. La redada se llevó a cabo en respuesta a  un documental presentado por PBS que levantó preguntas sobre nuestro proceso de enseñanza. Nos acusaban de terroristas por nuestro currículo descolonizador y por enseñarles La Borinqueña Revolucionaria a nuestros estudiantes. Por esto, el premio que nos habíamos ganado ese año nos lo negaron. A pesar de toda la represión, la escuela sigue aquí y en pie de lucha.”

Clases de música afro-puertorriqueña en PACHS

El currículo de la escuela incluye una clase de estudios puertorriqueños (que incluye toque de barriles de bomba), una clase de ciencias integrada que está enfocada en la producción de comida (la escuela cuenta con su propia invernadero trabajado por los alumnos) y una clase matemáticas con énfasis en la cartografía radical. Durante la clase de cartografía radical el estudiante recopila datos e información sobre las diferentes comunidades de Chicago y sus niveles de educación, ingresos, número de liquor stores, tasa de crímenes, número de supermercados con frutas y vegetales frescos, entre otros. “Es una forma de hacer que los estudiantes piensen críticamente y se cuestionen el por qué de esos patrones,” subrayó el Señor Rodríguez. Todo esto regido a los estándares del Illinois State Board of Education para que los estudiantes aprueben los exámenes de ACT y SAT, exámenes para entrar a la universidad.

“Estar involucrado en esta comunidad es algo que cambió mi vida. Yo no me puedo imaginar haciendo otra cosa. No me puedo imaginar estar en otro lugar del mundo. La comunidad me ha enseñado más que el enseñar mismo. Ha sido algo extraordinariamente impactante para mí. Es algo que no puedo explicar en palabras. Es mucho e involucra tantas cosas de mi propia experiencia, de mi propia familia y de dónde ellos vienen, lo que tuvieron que pasar en sus vidas, y saber que estos estudiantes están pasando por algo similar y yo los puedo orientar me llena de satisfacción. Es algo religioso y que humaniza,”  reconoció el educador.

Documentan a las reinas del Paseo Boricua

concursoqueenPor: Vanesa Baerga

Publicado en Claridad y en El Beisman.

La comunidad de Humboldt Park espera desde hace cinco años que llegue el mes de mayo para presenciar una de sus más recientes iniciativas, el concurso Paseo Boricua Pageant. En el mismo participan personas transgénero, que sean al menos una cuarta parte puertorriqueñas, y que sobre todo, entiendan la importancia histórica y comunitaria del Paseo Boricua en Chicago. Este concurso no solo mide la belleza física de las participantes. Más allá de eso mide la capacidad de ellas para integrar su situación a la comunidad y educar a la misma sobre la transexualidad, tema que rara vez se aborda en conversaciones familiares puertorriqueñas o en medios masivos tradicionales.

Esto precisamente, fue lo que atrajo al artista puertorriqueño Josué Pellot y al cineasta brasileño, Henrique Cirne-Lima, a hacer un documental sobre este concurso. Josué y Henrique, ambos residentes de Chicago, se conocieron hace unos años cuando cursaban estudios en la Universidad de Illinois en Chicago (UIC). Ambos habían trabajado juntos un cortometraje, Rice, Blood, and Hot Sauce, sobre el diario vivir de unos puertorriqueños retirados que pasan sus días jugando dominó al lado de una de las banderas de acero en Humboldt Park. Ambos querían seguir explorando esta comunidad. “Un día estaba en Paseo Boricua tomando café y veo un flyer del concurso, y me dije: whoa… transgénero, puertorriqueño y de Humboldt Park. Hay que hacer algo con esto,” explica Pellot, puertorriqueño y quien a los cinco años se mudó de la Isla con su mamá y hermano rumbo a Estados Unidos, estableciéndose finalmente en esta comunidad.

Yolizza, una de las concursantes del Paseo Boricua Pageant en Chicago
Yolizza, una de las concursantes del Paseo Boricua Pageant en Chicago

Este concurso fue idea del director de Vida Sida, Juan Calderón, y surge con el propósito de estimular a uno de los sectores más marginados de la sociedad, a superarse y a aceptarse tal cual son. A través del mismo, su comunidad les deja saber que cuentan con su apoyo para seguir adelante. “En nuestra cultura todavía existe cierta homofobia, y Juan quería combatir esa percepción. Él dijo, vamos a hacer un concurso y a invitar a todos los jóvenes transgénero de la comunidad que están en el proceso de hacerse la cirugía y vamos a darles el reconocimiento que merecen,” explica Zenaida López, coordinadora de programas de Vida Sida, organización comunitaria sin fines de lucro parte del Centro Cultural Juan Antonio Corretjer (PRCC) que busca servir a la comunidad puertorriqueña de Chicago en sus necesidades sociales y culturales. La misión de Vida Sida es educar, defender y empoderar a esta comunidad promoviendo recursos que permitan una conducta y actitud saludables.

Josué y Henrique comenzaron a ir a las reuniones de las participantes del concurso. Ahí las fueron conociendo, algunas se retiraron, otras continuaron con su participación y otras se sumaron. De esta forma, ellos fueron adentrándose en el mundo de cada una de ellas, sus experiencias personales y sus anhelos y razones para participar de este concurso. El documental I am the Queen presenta a las cuatro participantes: Julissa, Jolizza, Bianca y Alyana, y sus respectivas circunstancias que al final coinciden en la participación de cada una en este concurso.

Cuando Zenaida comenzó a trabajar en Vida Sida sólo había cinco personas transgénero que participaban en la organización. En años recientes, junto a las nuevas iniciativas de la organización para las personas trangénero, más personas buscan en esta organización orientación y apoyo. “Hace unos años, ellos sólo salían a la comunidad a distribuir condones y a hablar de prevención,” explica Zenaida, “pero ahora cuentan con Julissa.” Julissa Ortiz es la actual reina del concurso Paseo Boricua 2010 y trabaja en Vida Sida. Ella está a cargo de un grupo de personas transgénero que se reúnen una vez al mes, en una actividad llamada What’s my T? En la misma se ofrece orientación a estas personas sobre hormonas, el trámite de cambiarse el nombre legalmente, consejos de belleza, además de darse apoyo personas que están pasando por experiencias similares.

p23a12_lgPara Julissa, puertorriqueña de segunda generación, nacida y criada en Chicago y residente en Humboldt Park hace alrededor de cinco años, el concurso se trata de demostrar respeto por la comunidad y de ser un buen ejemplo para la misma. Julissa es un caso particular, pues cuenta con el apoyo de toda su familia, en especial de su mamá y de su hermanita, con quien anda a todos lados. “Mi mamá no sabía nada de la transexualidad, ella me pidió que la educara. Ella quería entenderme. Ella me preguntó cosas para entender mejor a su nueva hija. Si no hubiera tenido el amor y el apoyo de mi familia, no sabría qué hacer ni a dónde ir. Tal vez sólo hubiera querido huir,” explica la reina del Paseo Boricua. A través de su reinado, ella quiere educar a la comunidad sobre la transexualidad y sus procesos.

Uno de los problemas más graves que tiene esta comunidad, Julissa y Zenaida coinciden, es la falta de trabajo. Los patronos no quieren emplear a personas transgéneros. “No hay muchas oportunidades de trabajo. En todos lados siempre dicen que no discriminan, pero no es cierto,” explica Julissa, quien todavía no ha tenido que ir a una entrevista de trabajo siendo Julissa, pues su transición comenzó hace alrededor de un año y unos meses, tiempo que lleva trabajando en Vida Sida. Aunque sí ha trabajado en varios sitios, nunca se sintió discriminada pues su apariencia era la de Jonathan, el nombre que sus padres le dieron al nacer. Zenaida, como una de las responsables de Vida Sida, ha visto muchos casos en los que a estas personas no las contratan cuando llegan a una entrevista de trabajo cuando ven que son transgénero. “Como es tan difícil para ellas encontrar trabajo, para poder comer acuden a la prostitución. Ellas están sumamente marginadas, eso es lo que nosotros queremos cambiar. Queremos convertir el edificio de Vida Sida en pequeños negocios para que ellas puedan desarrollarse y ganar algo de dinero. Ellas son unas expertas en moda, cabello, uñas. Tienen mucho talento,” comenta Zenaida.

Josué Pellot, a quien le interesa mucho la pregunta de identidad y quien se ha dedicado mayormente en sus trabajos artísticos a lo político, no había trabajado el tema transgénero anteriormente. “Este concurso tiene una fuerte presencia boricua, lo que para mí era muy importante. Primero, la identidad cultural, tienen que ser una cuarta parte puertorriqueñas, y luego, la identidad sexual,” dice Pellot sobre el primer largometraje que realiza.

La noticia de que Josué y Henrique pensaban hacer este documental emocionó a todos los que trabajan todos los años en la producción del concurso. Para Julissa fue una noticia maravillosa porque “por fin algunas personas pudieran informarse sobre la transexualidad,” ya que, explica, cuando único son presentadas en medios tradicionales es solamente como entretenimiento, y no como asunto serio y de importancia.

“No hay medios que cubran lo transgénero, y debe haber información disponible para la sociedad para un mejor entendimiento de esta población,” comenta Zenaida.

*Fotos del documental I Am the Queen de Josué Pellot y Henrique Cirne-Lima.

La diáspora en la política puertorriqueña

Por: Vanesa Baerga

“Cuando quieren establecer fronteras lo hacen de manera estratégica. Fortuño acaba de firmar una ley para darle fondos al cine de Puerto Rico y atraer más películas de Hollywood. Están invirtiendo millones y, ¿a quién traen para firmar esta ley? A Jennifer López y a Marc Anthony. Reclaman a la diáspora cuando Obama nombró a Sonia Sotomayor. La diáspora funciona para ciertas cosas y no para otras,” explica la Doctora Aparicio. A lo que añade que el reconocer la legitimidad del sujeto en la diáspora es todavía muy difícil en el caso de los puertorriqueños. Sin embargo, enfatiza, que las voces de la diáspora tienen que ser legítimas porque la diáspora sigue involucrada en las luchas políticas puertorriqueñas y en los conflictos de ideología característicos de los puertorriqueños.

A raíz de los recientes señalamientos del comisionado residente, Pedro Pierluisi, cuestionando la puertorriqueñidad del congresista Luis Gutiérrez y su legitimidad para denunciar sucesos antidemocráticos en Puerto Rico, La Voz del Paseo Boricua entrevistó a la Doctora Frances Aparicio, directora del Programa de Estudios Latinos de la Universidad Northwestern, y a la Doctora Maura Toro Morn, profesora del Departamento de Estudios Latinos de la Universidad Estatal de Illinois.

Ambas académicas coincidieron en que la puertorriqueñidad la viven ocho millones de habitantes, cuatro millones en Puerto Rico y cuatro millones fuera de Puerto Rico, pero con estrechos vínculos familiares, sociales y culturales en la Isla, además de un hilo histórico que les une. Los señalamientos planteados por el congresista y por el comisionado residente han provocado unos debates interesantes sobre migración y transmigración del puertorriqueño.

PR_Flag_EHarlemPara la Doctora Toro, Pierluisi tiene tanto derecho, tanta voz y tanto deseo de hacer unos planteamientos políticos como lo tiene Gutiérrez. “El callar a grupos porque vivan en la diáspora no fortalece al diálogo político, además, que separa, hace una línea divisoria. Me parece una perspectiva bien limitada cuando realmente estamos todos en el mismo ámbito político.”
Por su parte, la Doctora Aparicio opina que Gutiérrez es la única persona que estaría dispuesta a denunciar a la administración. “No es cuestión de a quien le toca. Si el gobierno está abusando de su poder hay que denunciarlo. La actual administración es cómplice y agente de esta violencia. Pierluisi no va a denunciar la violencia porque va en contra de sus intereses,” explicó.

La profesora Toro argumentó que la sociedad puertorriqueña es muy diversa y un político no puede pretender representar la voz del pueblo puertorriqueño, tanto en la Isla como en la diáspora, y por lo tanto, un líder no puede ser suficientemente abarcador. “Un líder político que quiera ser la única voz del pueblo puertorriqueño tiene una mentalidad muy estrecha porque la voz del pueblo puertorriqueño no se puede vertir sobre una sola voz política. Me parece un poco arrogante que quiera silenciar la voz de la comunidad puertorriqueña en los EEUU que ha trabajado tanto por el pueblo puertorriqueño, tanto acá como allá. Cualquier persona que represente a Puerto Rico tiene que entender la dinámica de la comunidad en la diáspora”.

Para ambas puertorriqueñas, residentes en Chicago, nuestra nación tiene una frontera política y geográfica que se establece en Puerto Rico y que al salir de la Isla, la nación como elemento ideológico sale con ellos. Esto explica por qué los puertorriqueños en EEUU (ya van por una tercera generación) nunca han dejado de ser puertorriqueños. Coinciden en que la nación no se puede enmarcar en la Isla, sino que, además, vive en la diáspora.

banderas el barrioEntre las denuncias que hizo Gutiérrez en el hemiciclo de la Cámara de Representantes de Estados Unidos el pasado 16 de febrero y 2 de marzo figuran las determinaciones antiéticas y político partidistas del Juez Presidente de la Corte de Distrito del Distrito de Puerto Rico, José A. Fusté, imponiendo una orden de mordaza en un pleito contra el Colegio de Abogados, que llevó al encarcelamiento del Presidente de este Colegio, Osvaldo Toledo, al éste intentar mantener informada a la matrícula del mismo. Gutiérrez, además denunció la complicidad de la administración del Partido Nuevo Progresista (PNP) en las violaciones a los derechos civiles y humanos por parte de la Policía de Puerto Rico a estudiantes y manifestantes en recientes protestas en la Isla. Las violaciones a estos derechos se han caracterizado por uso de fuerza excesiva, que incluyen patadas, gas pimienta, balas de goma, hostigamiento sexual por parte de los policías, utilizar a la Fuerza de Choque contra manifestantes desarmados, violaciones a la libertad de expresión y de asociación, entre otras.