Tag Archives: Interviews

Fusión musical caribeña de la mano de Gema y Pavel en agradecimiento

Gema y Pavel en concierto
Gema y Pavel en concierto

Por: Vanesa Baerga

Gema y Pavel le han dedicado su más reciente disco compacto a Puerto Rico. Esto, por el cariño que este dúo cubano ha desarrollado por la Isla en sus múltiples visitas y presentaciones, además de las amistades que han cultivado y los proyectos musicales presentes y futuros que aquí han surgido. “Para mí Puerto Rico es una extensión de mi casa. Es como si me hubiera ido y hubiera vuelto a llegar a mi casa, un poco cambiada pero es mi casa,” expresó Pavel. El dúo cubano Gema y Pavel estuvo recientemente en Puerto Rico presentando su nuevo disco “Ofrenda a Borinquen”.

“Ofrenda a Borinquen” es una forma de agradecer todo el amor que los puertorriqueños le han brindado a este dúo, especialmente cuando Gema confrontó una detención del Departamento de Inmigración de Estados Unidos en marzo de 2008 que la obligó a quedarse en la Isla por seis meses bajo libertad condicional por haber tenido la visa de turista vencida. Fue en estos seis meses que Gema y Pavel se adentraron a la escena musical boricua. “Aprendimos a admirar la cultura musical de Puerto Rico”, cuenta Pavel.

Ellos crecieron escuchando música puertorriqueña. Gema Corredera explica que cuando eran niños a Cuba llegaron Lucecita Benítez y Danny Rivera. “Danny particularmente marcó mi vida cuando pequeña, en los principios de los años setenta, y Lucecita con Soy de una raza pura y rebelde. Danny cantaba Yo quiero un pueblo, y tenía una voz y un carisma tan fuerte que me enamoré de él como artista. Luego empezaron a llegar otras canciones puertorriqueñas a Cuba. Yo era niña y como la cantaban orquestas cubanas pensaba que eran cubanas, como “Obsesión” que la cantaba la Orquesta Faz.”

En los años ochenta conoció la salsa puertorriqueña de la mano de Héctor Lavoe y Willie Colón, a través de un novio salsero que tuvo.“Cuba y Puerto Rico tienen cultura de islas. Estamos unidos por un mar y una cultura en común, yo creo que eso define nuestro afrocaribe. Vivimos la alegría que tiene que ver con la cultura del tambor, al igual que la hispanidad y la herencia cultural. Somos gitanos del Caribe,” explica Pavel.

OFRENDA A B FOTOEste dúo emigró a España en los años noventa, a sus 30 años, pero a donde quiera que van reafirman su procedencia. “Nosotros somos caribeños, somos cubanos,” dice Pavel, quien ve una similitud en mestizajes y en una energía común entre los mediterráneos y caribeños. “Es una historia de multiculturalidad bastante cercana. Grandes viajeros que fueron conquistadores llegaron al Caribe y dijeron ‘‘coño, eso es como estar en mi casa.’’ Y toda esa energía fue cocinándose también. Mediterráneo y Caribe son como dos espejos.”

Por esto, en su música la base del flamenco es importante. “Eso es parte de la hispanidad. De alguna manera somos portadores de toda esa herencia, y estando en España hemos profundizado más en eso. Allá estuvieron los árabes 700 años. La base del cajón está ahí,” comenta Pavel. En “Ofrenda a Boriqnuen” la fusión flamenqueada es muy importante. “Madrigal” tiene esta fusión y “Quítate de la vía Perico” es una fusión de fandango y música afrocaribeña.

En este disco han incluido varios temas afropuertorriqueños. A través del músico y profesor Ricardo Pons conocieron al músico y co-fundador del grupo de plena Viento de Agua, Héctor “Tito” Matos, quienes fueron personas claves, entre otras, en la realización de este disco.

Los artistas ofrecen una nueva versión de “Las caras lindas”, de Tite Curet Alonso. “Le dimos importancia a un coro que en la versión original no se le da importancia. Le dimos más importancia a ‘‘somos la melaza que ama.‘‘ En la versión original es a las caras lindas de mi gente negra.” Además, le dieron un giro más allá de la canción original, incluyendo un extracto de la bomba “Landie” y el verso “Cerca del mar una verdad, Loíza, tierra santa, un canto del abuelo cimarrón en libertad.”

La clave para esta versión se las dio Giselle Solís, a quien Pavel le está produciendo su disco, y Cacho Montalvo, quienes la hacían con toques de bomba. “Así fue como nos atrapó el tema. En salsa no lo veíamos mucho. La versión de Maelo es una bomba salsa y la versión de Susana Baca es una onda afroperuana con cajones, pero así nos gustó más,” explica Gema.

En casi todo sus discos hay cánticos yorubas. “Está Oché, que es en yoruba, y está Pataki, una canción que está en el disco Síntomas de Fe. Solo en los discos Desnudos ni en La Fiesta de la Ardilla hay cánticos yoruba, son discos más de trova. A excepción de “Oché”, que es un arreglo sobre una canción tradicional afrocaribeña, todas los demás cánticos son composiciones de Pavel. “Yo me reinventé toda esa onda.”comenta Gema

Sus influencias vienen de la música afrocubana, la música clásica, del jazz, del pop rock de los años setenta, de la trova tradicional cubana, del ‘feeling’, de la trova de Silvio y Pablo, los Beatles, entre otros. “ésta es la música con que crecimos,” dice Gema. Aunque en sus pasos se han encontrado con la música de Brasil, de Portugal, el flamenco, música de áfrica y de Asia, las cuales nutren su propuesta musical.

“Han influido todas las músicas que nos gustan. Ya a estas alturas no hablo de buena o mala música, sino de la música que me gusta y la que no me gusta. Desde el rock hasta la clásica, hasta el hip hop, hasta el reggaetón. Yo no puedo decir que eso es buena o mala música. Hay música que me gusta o que no me gusta,” comenta Pavel.

Ambos se sienten continuadores de la obra de la compositora cubana Marta Valdés. “Somos continuadores de toda la herencia de la música cubana, en una transformación. No hacia adelante, sino hacia algún otro lado, partiendo de todo. En nuestra música se nota que le tenemos un gran respeto,” expresó Gema.

Para Pavel, su música es una continuación no sólo de Valdés, sino también de José Antonio Méndez, César Portillo de la Luz, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Pedro Luis Ferrer, Compay Segundo, la Orquesta de Roberto Fas, Ignacio Piñeiro, y de todos los músicos cubanos con los que creció.

El dúo participó en el Care Fusion Jazz Festival de Nueva York a mediados de junio, luego de su visita a Puerto Rico, y luego de eso regresarían a sus lugares de residencia. Gema vive en Miami y Pavel en Madrid. Ambos tienen proyectos por separado, también. Pavel produciendo el disco de Giselle Solís, cantautora puertorriqueña, y de Virtudes Moreno, cantautora gaditana.

Advertisements

Entrevista a Benicio del Toro: Llega el Hombre Lobo a su tierra

benicioPor: Vanesa Baerga

The Wolfman
El hombre Lobo llega en febrero y viene de la mano de Benicio del Toro. Benicio se encuentra promocionando la película, e ideando sus planes futuros.

Interpretar al Hombre Lobo ha sido muy especial para él y es que desde niño es fanático de este personaje. “Yo desde pequeño he sido fanático de todas estas películas clásicas de horror que daban por Telemundo. Podríamos decir que por ahí empieza un amor por estas películas como Frankenstein, El Hombre Lobo, La momia, entre otras. éstas fueron de las primeras películas que vi.”

La idea de la película surgió cuando Benicio les planteó la idea a su manager Rick Yorn y a Andrew Kevin Walter, guionista, de hacer una nueva versión del Hombre Lobo. A ellos les gustó la idea inmediatamente.

wolfmanmakeupLa transformación de Benicio en el Hombre Lobo en un principio tomaba alrededor de cuatro horas, dos horas maquillarlo y otras dos horas el desmaquillarlo. “El maquillaje tomaba tiempo pero una vez se formó la idea final el proceso fue más sencillo y rápido. Lo malo cuando me quitaba el maquillaje era que lo tenía que raspar. No es fácil rasparlo, era como una máquina de lavar platos. Siempre pensaba en aquellos actores de la década de los 30 cuando se maquillaban. Ahora es mucho más sencillo, y con todo y eso no es fácil.” The Wolfman contó con uno de los maquillistas más reconocidos de Hollywood, Rick Baker, quien ha ganado varias estatuillas de los premios “Oscar” por películas como An American Werewolf in London, The Nutty Professor, Men in Black, How the Grinch Stole Christmas, entre otras.

En The Wolfman Benicio comparte reparto con el actor británico Anthony Hopkins quien hace el personaje de Sir John Talbot. “La dinámica de trabajar con un actor de la talla de Anthony Hopkins es enriquecedora. él es el pitcher, él nos guiaba y aportaba ideas a la película. La idea que tenía el director en un principio fue cambiando un poco, de una manera positiva,” dice Benicio, quien entre los libros que ha leído recientemente figura Pinocho por el autor italiano Carlo Collodi. “La película es buena, pero el libro es mejor.”

Puerto Rico
“Si tuviera la oportunidad de encarnar algún personaje de la historia puertorriqueña me tendría que ir por Roberto Clemente. Es mi ídolo como persona y como jugador. Pero hay muchos que me gustaría interpretar como a Roberto Rohena,” cuenta Benicio, a que si tuviera que escoger un sitio para irse de camping con sus colegas y amigos actores los llevaría al oeste de Puerto Rico, a la Parguera, a la Mona, a Vieques o Culebra, que son sus lugares favoritos.

Sobre el panorama cultural y la industria cinematográfica en Puerto Rico y su experiencia produciendo Maldeamores, Benicio dice que “hay el talento y hay las ganas. Me gustaría trabajar de nuevo en Puerto Rico. Yo siempre quiero trabajar en Puerto Rico. Trabajamos gran parte del Che allí. Pero eso se habla después que se hace. Definitivamente me gustaría hacer algo allí, aunque no necesariamente tiene que ser algo que tenga que ver con Puerto Rico.”

wolfman-del-toro_lgSu arte
“Cuando era pequeño el arte y el expresarme eran parte de mí. Me expresaba haciendo maldades, haciendo deportes. No sé exactamente cómo empezó, era algo innato. Me gustaba dibujar, pintar, jugaba mucho baloncesto, que es también una manera de expresarse. No era músico, pero me gustaba la música. También tiene que ver algo de suerte, mucha suerte.”

Para Benicio, todo el que está relacionado con el arte –de alguna manera– siente y trabaja en contra de las injusticias, de lo esperado, de lo establecido. Por ejemplo, explica que Roberto Clemente jugaba pelota pero no se reflejaba de la misma manera que otros latinos en la pelota, al menos en Estados Unidos. “Clemente se mantuvo ahí, en ir en contra de la poca educación.”

“Hay muchas figuras, que me motivan a seguir adelante. Pero ya me eché uno encima llevándolo al cine, el Ché. Ya traté con él, para volver a tratar con otro tenemos que ver porque mientras más conocida sea la persona, más controversial y más complicado. Hay muchos héroes silentes, personas de carne y hueso. Se puede hacer películas sobre ellos. Lo difícil es escribir el libreto.”

 

Filmografía de Benicio del Toro

El Hombre Lobo (2010)
Che, Guerrilla (2009)
Che, el argentino (2008)
Cosas que perdimos en el fuego (2008)
Sin City (2005)
The hunted (La presa) (2003)
21 gramos (2003)
Secuestro infernal (2002)
El juramento (2001)
The way of the gun (2000)
Snatch. Cerdos y diamantes (2000)
Traffic (2000)
Miedo y asco en Las Vegas (1998)
Exceso de equipaje (1997)
Robo inocente (1996)
El funeral (1996) actor
Basquiat (1996) actor
Sospechosos habituales (1995)
Luna de porcelana (1995)
Sin miedo a la vida (1993)
Qué no hacer con un millón de dólares (1993)
Vinculo de sangre (1992)
Cristóbal Colón: el descubrimiento (1992)
El gran Pee Wee (1988)

Daisy Granados: por la PAZ y en Puerto Rico

p146_lg
Foto: Alina Luciando

Por: Vanesa Baerga

“Nunca pensé que iba a ser una actriz profesional pero empecé a canalizar mis inquietudes artísticas en un grupo de teatro de aficionados al cual el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) llegó buscando un rostro nuevo para una película. Me hicieron una prueba y aunque no tenia estudios en actuación, sí tenía don natural,” cuenta Daisy Granados, a quien también se le conoce como “el rostro del cine cubano”. Aunque la actriz confiesa que le da cierto pudor en relación con otras compañeras actrices que también son rostros del cine cubano. De la prueba de cámara que le hicieron los del ICAIC, la veterana actriz fue seleccionada para trabajar en la película La Decisión, en la cual trabajaba un muchacho que se llamaba Pastor Vega, quien era el director asistente de la película, y ahí también empezó su historia de amor. “Me llegó todo de golpe a los 19 años. Me llegó la posibilidad de empezar a desarrollar algo que siempre me había gustado, la actuación, y la historia de amor con Pastor. Al ver que yo tenía posibilidades de desarrollarme como actriz, él siempre me aconsejó que debía estudiar, así que solicité una beca en la Escuela Nacional de Arte Dramático en Cuba y así fue como empezaron a surgir otras películas,” expresó la actriz haciendo alusión a Pastor Vega, unos de los principales directores de cine de Cuba y quien fuera su esposo por 42 años, hasta su muerte en 2005 debido a un cáncer que padecía.

Trabajo Fílmico
La vida le ha dado la oportunidad a la artista de poder estar en películas clave dentro del desarrollo de la cinematografía cubana. El personaje de Elena en Memorias del subdesarrollo (1967) fue el que cambió su panorama profesional y es, sin lugar a dudas, la película en que a más temprana edad se ve un cambio en la actuación y en la responsabilidad de hacer cine. “La primera película que hice a los 19 años estaba en el limbo porque era una muchachita malcriada y se nota en la película. Cuando ves “Memorias” ya se ve que hay más de dominio del trabajo actoral.”

Daisy Granados interpretando a Elena en Memorias del subdesarollo (1967) de Tomás Gutiérrez Alea.
Daisy Granados interpretando a Elena en Memorias del subdesarollo (1967) de Tomás Gutiérrez Alea.

Según cuenta la actriz, su primera película de envergadura fue Retrato de Teresa (1979), que ganó premio en el Festival de Cine de Moscú. En la misma, Daisy encarna a Teresa, personaje que presenta a la mujer dentro de la Revolución Cubana, aunque no representa solamente a la mujer dentro de la Revolución, sino a la mujer latinoamericana y del mundo, a la mujer luchadora que hace mil maravillas con su tiempo: a la que trabaja y la que es sostén del hogar .

En Cecilia Valdés (1982) del director Humberto Solás, Daisy hace el papel de Cecilia, quien es el símbolo de la cubanía, es criolla, hija de mulata y español. Ésta fue una película muy cara y muy criticada en su momento. “Aunque yo creo que su crítica fue injusta. Él pensaba hacer esa película desde que yo estaba muy joven pero me llegó cuando yo tenía 38 años. Así que él adaptó la novela porque realmente Cecilia es una muchacha de 20 años a lo más.” Explica que en aquel momento no se audicionaba en Cuba, sino que los directores sabían qué actores querían para sus películas.

La película más divertida para Daisy fue Plaf- Demasiado Miedo a la Vida (1988) del director Juan Carlos Tabío, aunque cuenta que para el director no era tan divertido. “Cada vez que me hacían una entrevista y Juan Carlos (Tabío) estaba presente, yo decía que nos divertíamos tanto en esa película, y él me miraba con odio y me decía ‘te habrás divertido tú, porque yo bastante que sufrí.’ No podíamos aguantar la risa que nos ocasionaba toda la película en sí. Los directores sufren mucho cuando están haciendo sus películas ya que toda la responsabilidad está sobre ellos, pero yo me la disfruté muchísimo.”

Daisy Granados interpretando a Cecilia en Cecilia (1982) de Humberto Solás.
Daisy Granados interpretando a Cecilia en Cecilia (1982) de Humberto Solás.

El crear una buena armonía en los sets de las películas es importante. Los actores y todos los que trabajan en una película deben volcarse completamente en el trabajo que están haciendo y sentir que uno está respaldado, apoyado y confiar tanto en el director de fotografía como en el sonidista. El actor debe desarrollar amor por el director, en el sentido de sentirse amparado, protegido y creer en ese director. El director sabe cómo debe dirigir, el actor debe ser moldeable a la idea del director, además, que el actor aporta creativamente a lo que el director tiene en la mente. Pastor y ella tenían muy buena relación en el set de trabajo, confiesa Daisy. “él me conocía muchísimo mejor que cualquier otro director y trataba de sacar lo mejor de mí. Nuestra relación era mucho mejor justamente cuando trabajábamos juntos.”

El último trabajo de Pastor y Daisy juntos fue Diatriba de amor con un hombre sentado, monólogo de Gabriel García Márquez. La presentaron en México DF y en La Habana.

Pastor Vega
Al hablar de Pastor, Daisy comenta emocionada que “fue una historia de amor linda, aunque tampoco quiero hacer creer que era todo maravilloso. Cuarenta y dos años al lado de una persona no es nada fácil.” La actriz confiesa que ha sido difícil adaptarse a una vida sin Pastor, “él se ocupaba de tantas cosas, por ejemplo, siempre estaba pendiente de que yo me cuidara físicamente para mis futuros trabajos, que yo descansara, él se ocupaba de tantas cosas que ahora me tengo que ocupar yo. Extraño al compañero de la vida, a mi cómplice, yo lloraba y me reía con él o discutía de política. Yo extraño mucho a Pastor todos los días de mi vida desde que me levanto hasta que me acuesto.”

La industria del cine en Cuba
Cuando hay crisis económica todo se resiente pero en Cuba hay una lucha grande por hacer películas, ya que el cine gusta mucho en Cuba y los festivales de cine siempre están llenos. La crisis en la filmografía cubana se está resolviendo con coproducciones y los jóvenes también están resolviendo con su cine independiente digital, están haciendo películas un poco fuera de la industria, aunque indiscutiblemente hay poca producción. Los directores cubanos han ido aprendiendo cine en la práctica, dice Daisy. Aunque, explica, que la prestigiosa Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV) ha hecho que los cineastas cubanos estén mejor preparados formalmente. En el EICTV, aunque es una escuela internacional, se educan tanto estudiantes internacionales como estudiantes cubanos. “Indiscutiblemente un muchacho que se prepara y estudia sale mucho mejor preparado que uno que aprende por sí mismo.” Daisy, quien confiesa que a cada rato va al EICTV a practicar ejercicios de guión con los estudiantes, pone de ejemplo al cubano Juan Carlos Cremata, quien estudió en EICTV y es uno de los mejores directores de cine de estos tiempos.

Daisy Granados interpretando a la Madame en Meteoro (2007) de Diego de la Texera.
Daisy Granados interpretando a la Madame en Meteoro (2007) de Diego de la Texera.

Comedia Musical
Hay algunas propuestas para el año que viene pero no planes concretos, aunque dice Daisy que le encantaría hacer una comedia musical y también incursionar con obras de García Lorca. Lo más que le gustaría en este momento de su vida es hacer más comedia y personajes de acuerdo con su edad.

Su relación con Puerto Rico
Daisy tiene tres hijos, uno vive en Cuba con ella, otro en México y otro aquí, en Puerto Rico. Por eso se pasa temporadas en México y aquí. Pero asegura que su sitio es Cuba ya que no concibe vivir en otra parte. Aunque espera que las cosas algún día cambien y que sus hijos y ella puedan verse más fácilmente cuando normalmente se pueda ir y venir. “Cada cual tiene su derecho a querer vivir donde quiera vivir y hay que aprender a respetar eso, porque no porque no se viva en Cuba se deja de ser cubano. La gente debe ir a buscar su felicidad donde la encuentre. Cuando todo se normalice, porque alguna vez tiene que haber una normalidad de nuestra relación, como país, con el mundo. Es muy triste que tengas que pasar tres o cuatro años sin poder ver a un hijo porque yo no pueda viajar o él no pueda venir. Eso es muy inhumano y no se le hace a nadie.”

Esta vez, la trajo a Puerto Rico la Universidad Metropolitana para una conferencia que dictó el 3 de septiembre en la Universidad y de una vez aprovechó para ver a su nieta recién nacida que es boricua-cubana, fruto de la relación de su hijo Aarón Vega con la actriz puertorriqueña Guelmarie Oppenheimer. “Estoy tan enamorada de esta niña que cuando me vaya voy a sufrir mucho.”

Para largo la candela de Quique Lucca y La Sonora Ponceña

Foto: Herminio Rodríguez
Foto: Herminio Rodríguez

Por: Vanesa Baerga

Ha llevado la salsa puertorriqueña y el nombre de Ponce de la mano a lugares inimaginables. Don Quique Lucca, fundador de la Sonora Ponceña, ha conocido muchos países a través de la orquesta. Ha viajado a Francia, Suiza, Alemania, Inglaterra, entre otros lugares que menciona. Hace unas semanas la orquesta estuvo en Perú y en el estado de la Florida, pero ya don Quique no viaja. “Es que en 1997 tuve un padecimiento en el corazón que me repitió en 1999, y en diciembre pasado me pusieron una mallita en el corazón. Entonces ya no me atrevo a viajar, aunque a todas las presentaciones en Puerto Rico que pueda ir, voy.”

Don Quique recibió a alterNativo© en la sala de su casa en Ponce. Allí ya no caben más placas dedicadas a la orquesta. Éstas las ha recibido a través de los 56 años de la Sonora Ponceña, aunque él tiene muchos más años en la música. “Todo comenzó en 1943; empecé a los 31 años en la música con el Cuarteto Internacional. Ya son 67 años en la música. En 1945, cuando terminó la guerra, un grupo de puertorriqueños de la banda del ejército que estaba en Alemania se unió a la orquesta. Se introdujeron dos trompetas al conjunto, pero como ya no éramos cuatro músicos le cambiamos el nombre a Conjunto Internacional. El cuarteto duró como 3 ó 4 años. Luego, en 1954, yo le cambié el nombre y le puse Sonora del Mambo. El alcalde de Ponce en ese momento, “Guito” Morales, me dice: ‘oye, ¿y por qué no le pones Sonora Ponceña? Yo dije: ‘oye verdad’. Y así, en 1959, le pusimos la Sonora Ponceña.”

Don Quique Lucca en su casa en Ponce, Puerto Rico Foto: Herminio Rodríguez
Don Quique Lucca en su casa en Ponce, Puerto Rico Foto: Herminio Rodríguez

La orquesta acaba de recibir una placa en Orlando, Florida, y todavía don Quique no la ha puesto en la pared de su sala. Piensa donde ponerla para que se vea bien, y es que son tantas. A sus 97 años de edad posee una energía envidiable. La noche anterior a la entrevista llegó a su casa a las cuatro de la mañana, luego de presentarse en Humacao y ese mismo día partían hacia Río Piedras a otra presentación.

La Sonora Ponceña es la embajadora mundial de Ponce, la que más ha influenciado sobre Ponce a una audiencia internacional. Aunque don Quique pareciera no creerse tal distinción y dice modestamente: “Si ellos creen que es así pues lo agradecemos infinitamente, eso hay que aceptarlo con muchísima humildad.”

Ha dicho el escritor cubano Leonardo Padura, que él conoció Ponce a través de las letras de la música de la Sonora. “Es posible que él haya tenido contacto con la Sonora Ponceña. Nunca he ido a Cuba, aunque Papo sí ha ido, fue con la Fania. Aunque cuando cumplimos 35 años me hicieron una entrevista desde Cuba por teléfono para la radio en vivo”, reacciona don Quique explicándose cómo Padura pudo haber llegado hasta donde la Sonora y añade que “eso de las celebraciones me lo inventé yo. Estamos celebrando desde que teníamos 20 años y eso está produciendo millones de dólares en el mundo”.

En casa de Don Quique Lucca en Ponce, Puerto Rico. Foto: Gilberto Rodríguez
En casa de Don Quique Lucca en Ponce, Puerto Rico. Foto: Gilberto Rodríguez

Dice don Quique que a través de las canciones de la Sonora Matancera, orquesta que ha influenciado inmensamente a la Sonora Ponceña, se puede imaginar lo que pueda ser la ciudad de Matanzas en Cuba. Y es que las letras de ambas orquestas tienen historia, muchas son biográficas y en el caso de la nuestra, reflejan el vivir de la sociedad puertorriqueña y la ponceña en particular.

La orquesta se ha mantenido en un ambiente familiar, fundada por don Quique Lucca y ahora dirigida por su hijo Papo Lucca, y se siguen sumando integrantes familiares. Para don Quique la consistencia de éxito de la Sonora se debe a que tiene un estilo de música “que enseguida que empieza sabes que es la Sonora por el sonido, la calidad musical y la armonización”.

¿A dónde Don Quique Lucca le llevaría a pasear en Ponce?

“Cuando vayan a comer deben ir a la Playa de Ponce. Ahí hay un restaurante al lado de la placita que venden mariscos y pescados frescos, es muy bueno. A mí me gusta ese sitio porque yo antes de incursionar en la música trabajaba en un carro público en la playa. Además, también trabajé en las máquinas de los muelles hasta que tuve alrededor de 30 años. A medida que fue mejorando el negocio de la música, dejé el carro público y luego el muelle. Fui dejándolo poco a poco hasta que me quedé de lleno en la música.”

“Otro sitio que pueden ir es a una urbanización residencial que se llama ‘Estancias del Golfo’, porque ahí hay una calle con mi nombre y con el nombre de otros artistas como Ruth Fernández, Tite Curet Alonso, entre otros. También, ahora van a hacer una tarima en La Guancha con el nombre de la Sonora que podrían ir a visitar”, invita orgulloso don Quique, quien le está muy agradecido al pueblo de Ponce pues, aunque no es originalmente de Ponce, sino de Yauco, ha vivido 81 años en este municipio autónomo, desde que tenía 16 años.

“Ponce nos ha acogido en su acervo. Nos hemos hecho en Ponce y viviré eternamente agradecido por eso”, puntualizó Don Quique Lucca.

Publicado originalmente en la revista alterNativo en abril 2010.

“Espiritismo de la mesa blanca,” arte con visión nacional

Foto: Herminio Rodríguez
Foto: Herminio Rodríguez

Por: Vanesa Baerga

En el espiritismo el mantel es una de las características más importantes. Todo se manifiesta a través de la mesa, que funge como el altar. En esta religión autóctona se ha inspirado el artista puertorriqueño Luis A. Maisonet para su próxima exposición Espiritismo de la mesa blanca que comienza el jueves, 21 de octubre a las 7:00 p.m., en la Liga de Arte en el Viejo San Juan, donde ha enseñado pintura y serigrafía desde 1980.

Maisonet lleva dos años investigando sobre el espiritismo en Puerto Rico, el kardeciano y el folclórico. Aunque se interesó más por el folclórico, en particular un centro espiritista que encontró en Vega Alta. “El espiritismo viene de Francia, a través de Kardec, pero en Puerto Rico ha evolucionado de una forma interesante por el sincretismo religioso. Aquí es más africano, más hacia lo negro, hacia la gente pobre. El espiritista era el curandero, el consejero matrimonial, emocional y espiritual, y el psiquiatra de los pobres,” explica Maisonet, quien se crió rodeado de espiritismo. Estas imágenes se le han quedado en el subconsciente y ahora a sus 58 años le surgen nuevamente.

“Cuando pequeño, era travieso y corría por todos lados y, de momento, me encontraba con una sesión espiritista. Las sesiones se dan en cualquier momento y para mí eran como realismo mágico. Esto es parte esencial de la cultura religiosa puertorriqueña. Todo el mundo quiere ser blanquito, de descendencia española. Pero no dicen que son negros, que es la realidad de nuestro país como nación. El espiritismo fue parte importante del Partido Nacionalista de Puerto Rico. Los grandes próceres practicaban en la masonería y en el espiritismo,” explica Maisonet, quien muestra en todas las obras de esta exposición las lozetas puertorriqueñas criollas mostrando que esto no es de otro país, sino que es arte puertorriqueño con visión nacional.

El artista puertorriqueño Luis A. Maisonet Foto: Herminio Rodríguez
El artista puertorriqueño Luis A. Maisonet
Foto: Herminio Rodríguez

La investigación que realizó para este trabajo fue sobre el aspecto sociológico y antropológico del espiritismo. Le resultó interesante que la gente busque aspectos religiosos en todas las culturas. “Es parte de la psiquis de las personas en todas las culturas. Aquí hubo invasión de religiones extranjeras, que lo que hacen es meter miedo, lavar cerebros y atrasar todo. Y todo esto que es muy nuestro, algunas personas lo ven como extraño. Pero esta es nuestra verdadera tradición religiosa. En Cuba es la santería y en Puerto Rico el espiritismo,” cuenta el artista a quien una vez le dijeron en un centro espiritista que tenía que tener más cuidado al cruzar la calle, y ahora tiene más cuidado, por si acaso.

Las cosas llegan cuando uno tiene la capacidad de entenderlas plenamente, y por esto se adentró a este tema tan boricua. De momento le surgió, y maduró la idea.

Se expondrán once grabados y doce pinturas (cinco tondos –formato redondo– y siete en formato tradicional –rectangular–). Son cinco tondos porque tiene relación con la mesa y, además, es una manera de plantear otros formatos que no sea el formato tradicional. Entre otros elementos representativos del espiritismo que están presentes en la obra de Maisonet están las azucenas y la copa blanca, que siempre en las sesiones ambos están presentes.

Entre los trabajos a ser expuestos hay unas mujeres en estado de posesión, que están vistas desde arriba “como si los espíritus las estuvieran observando. El espíritu está flotando en el aire. Éste es el espíritu, medio transparente, tú ves a través de ellos el traje del mantel. Son seres más espirituales y etéreos, desencarnados. Quise plantear otra perspectiva.”

Foto: Herminio Rodríguez
Foto: Herminio Rodríguez

Otro elemento presente en la obra de Maisonet, son estampas de San Miguel Arcángel –el arcángel guerrero–, las cuales plantean la lucha de nuestra identidad. “Los espíritus son como cosas etéreas, pero están ahí. Los artistas son como un tipo de chamán, creamos cosas en una superficie o universo donde no había nada. Hay un discurso. Hay una intención de crear y decir cosas que a veces están fuera de lo tangente, que todos pueden ver comúnmente o sentir.”

“Mi trabajo de veinte años para acá ha madurado significativamente. Yo estoy retomando cosas de hace 25 años atrás como los rostros de los dibujos. La madurez tiene mucho que ver porque cuando eres joven no entiendes algunas cosas que haces. Uno tiene que revisarse. Yo me paso revisándome y autocriticándome. En esta exposición yo estoy mezclando. La gráfica, sobre todo, la serigrafía y la pintura.”

Otros dos dibujos de la misma temática se van a exponer en Rivera Hermanos en la Calle San Sebastián, donde habrá un altar con los dibujos. Esto será el preámbulo a la exposición.