Tag Archives: Puerto Rico

Cómo se logró sacar a Puerto Rico de la lista de colonias de la ONU

“Estados Unidos tenía mucho poder dentro de la ONU (Organización de Naciones Unidas) para convencer y lograr que alguna gente reconociera el Estado Libre Asociado de Puerto Rico (ELA) como gobierno propio, y se inventó esta cosa (ELA). Y lo logró, pero era un fraude”, plantea Rafael Ruiz Ayala, abogado puertorriqueño y quien ha fungido de asesor en la plataforma del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

Juristas e historiadores puertorriqueños denunciaron y han seguido denunciando repetidamente en las Naciones Unidas que el ELA ha sido un intento de legitimar la colonia en Puerto Rico. Pero aun así, en 1953 el gobierno de Estados Unidos logró que la Asamblea General de Naciones Unidas sacara a Puerto Rico de la lista de colonias.

El abogado, historiador y vicepresidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico, Alejandro Torres Rivera, explica que Estados Unidos planteó en la ONU que, con la creación del ELA, Puerto Rico contaba con un avance suficiente en materia de gobierno propio y ya no tendría que cumplir con el mandato del Artículo 75 de la Carta de las Naciones Unidas. Este artículo establece que la potencia colonizadora debe rendir informes anuales a la ONU sobre los avances en términos de descolonización del territorio colonizado. En ese sentido, Estados Unidos dejó de tener la obligación de informarle a las Naciones Unidas sobre Puerto Rico, pues se planteó que había alcanzado un nivel de autogobierno suficiente.

Esto, debido a que la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en respuesta a la ola de luchas anti coloniales en todo el mundo, requería la descolonización de todas las colonias, los pueblos administrados por potencias y los pueblos que aún no hubieran alcanzado su independencia.

Luchas anticoloniales

A raíz del fin de la Segunda Guerra Mundial y con las potencias europeas arruinadas al finalizar la guerra, surgen entre las décadas de 1940 y 1960, las luchas anti coloniales y de independencia en los países africanos y asiáticos. Eso llevó a las Naciones Unidas a crear el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas para acabar con el colonialismo en el mundo.

Luego de Estados Unidos ganar la Segunda Guerra Mundial se encuentra en una posición privilegiada para no tener que hacer lo que hicieron o lo que tuvieron que hacer potencias como Francia e Inglaterra, de descolonizar y permitir la independencia de los países que habían colonizado. En la posguerra, las potencias europeas no tenían la infraestructura ni la capacidad para seguir administrando las colonias, pues aun habiendo ganado, estaban destruidas. Además, las colonias reclamaban su independencia, por lo tanto pudieron lograr la descolonización.

Y es que, aunque Estados Unidos apoyó la descolonización de los países africanos y asiáticos, en 1953 le anuncia al mundo – entre otras cosas, también por presión internacional –  que Puerto Rico había adoptado un nuevo estatuto jurídico que,  aunque no era la independencia, sí le daba al territorio un gobierno autónomo y no colonial.

Ése era el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, tal como se conoce ahora. Sin embargo, tal figura jurídica no existe en el derecho internacional y tampoco existe dentro del marco constitucional del propio gobierno de Estados Unidos, como quedó revelado recientemente a través del caso del Pueblo de Puerto Rico vs. Sánchez Valle. “Estados Unidos estaba en una posición perfecta de poder absoluto, de liderato absoluto, una maquinaria militar muy fuerte”, explica Ruiz Ayala.

Estados Unidos ha mantenido una colonia en el Caribe, pese a que a nivel internacional se entiende la ilegalidad de mantener colonias. Entonces, ¿en qué le ha beneficiado a Estados Unidos mantener a Puerto Rico bajo su jurisdicción?

“Los Estados Unidos entiende que tiene que convertir a toda América Latina en una especie de búnker, lo que ellos llamaban su backyard, su patio trasero. Y dentro de la estrategia militar de los Estados Unidos para el hemisferio occidental, Puerto Rico que de hecho es hasta rectangular, sería como quien dice un portaaviones. Puerto Rico era su portaaviones en el Caribe. Repleto de bases militares, la base naval más importante de Occidente, y desde Puerto Rico se pretendía controlar a América Latina, a través de ese aparato militar. Por lo tanto, para Estados Unidos, la idea de que Puerto Rico fuera independiente era inaceptable,” explica Ruiz Ayala.

No obstante, Puerto Rico, al no tener personalidad jurídica, no cuenta con remedios legales para enfrentar esto. Aunque, el también historiador Torres Rivera ha destacado que el Colegio de Abogados de Puerto Rico sí se ha planteado comparecer ante la Corte Internacional de Justicia.

“En un tribunal tiene que haber partes, Puerto Rico no es una persona jurídica. Puerto Rico es un florero. Un florero no puede ir al tribunal a demandar a Estados Unidos, que es una persona jurídica o una entidad jurídica viviente, soberana. Puerto Rico es una entidad jurídica pero no tiene soberanía para ir a ningún lugar. Además, de que Estados Unidos tendría que estar voluntariamente sometido a la jurisdicción de esa corte,” destaca Ruiz Ayala.

Puerto Rico en la región latinoamericana

Pese a esto, varias organizaciones, en su mayoría independentistas, han participado a través de los años de reuniones regionales o internacionales como invitados especiales.

En muy pocas ocasiones va una delegación oficial de Puerto Rico. Aunque, el pasado junio el gobernador de Puerto Rico, asistió como invitado especial a la 7ma Cumbre de Jefes de Estado y Gobiernos de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) celebrada en La Habana, Cuba, como señal a un posible fortalecimiento de la presencia de Puerto Rico en la región.

Pero, más allá de reuniones regionales, Ruiz Ayala advierte que lo que se puede hacer es presión política.

“La Asamblea General de las Naciones Unidas tiene injerencia y puede pronunciarse. El Comité de Descolonización puede pronunciarse, y se ha pronunciado y debe seguirse pronunciando. Pero esos cuerpos lo que pueden hacer es presión política. Necesaria y bienvenida,” señala Ruiz Ayala. A lo que añade que los países a nivel individual y las instituciones políticas, especialmente las latinoamericanas, pueden y deben hacer esa presión “porque Puerto Rico ha sido y es colonia para servir de portaaviones desde donde invadir y dar los golpes de estado a sus respectivos gobiernos electos. América Latina tiene un interés también de sacar a Estados Unidos de Puerto Rico porque es una base de operaciones menos contra ellos”.

‘El Estado Libre Asociado [de Puerto Rico] es una ficción’

ela-es-pr“Hay que agradecer la sinceridad, después de tantos años de hipocresía,” apunta el abogado puertorriqueño Rafael Ruiz Ayala al referirse a la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos en el caso del Pueblo de Puerto Rico vs. Sánchez Valle.

Dicha decisión confirmó el pasado 9 de junio que el Estado Libre Asociado (ELA), la estructura jurídica sobre la que ha descansado el gobierno de Puerto Rico por los pasados 60 años, no tiene soberanía propia para la cláusula constitucional federal contra la doble exposición en casos criminales. Esta cláusula, tanto en la Constitución de Estados Unidos como en la de Puerto Rico, impide que una persona sea procesada penalmente dos veces por el mismo delito.

Luis Sánchez Valle y Jaime Gómez Márquez fueron acusados por la venta de un arma a un agente encubierto de la Policía, en dos jurisdicciones, la jurisdicción del ELA (Puerto Rico) y la jurisdicción federal de Estados Unidos.

ilusion-elaMediante este caso, el Tribunal Supremo de Estados Unidos reafirmó que la última fuente de poder del gobierno de Puerto Rico es el Congreso de Estados Unidos. Esto deja al descubierto que la interpretación que se le ha dado al Estado Libre Asociado de Puerto Rico (ELA) como una fórmula política con soberanía fue errónea, y confirma lo que una buena parte de la población puertorriqueña siempre ha denunciado: que la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos ha tenido y tiene un carácter claramente colonial.

El secretario de Justicia de Puerto Rico, César Miranda, afiliado al Partido Popular Democrático (PPD), partido que aboga por mantener la relación actual con Estados Unidos a través del ELA, lamentó la decisión y aceptó que la misma es adversa a la posición que ha defendido a lo largo de su vida pues entendía que el ELA incluía “un concepto de gobierno propio que se estableció en 1952” y que había “un nivel de soberanía que nace de esa relación”.

Para Ruiz Ayala, quien ha fungido como asesor en la plataforma del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), el Tribunal Supremo de Estados Unidos finalmente se sinceró y “decidió salir del clóset y decir que el Estado Libre Asociado es una ficción. Puerto Rico siempre ha sido un territorio, una colonia de los Estados Unidos. Cosa que es ilegal bajo el derecho internacional pero que es una realidad a nivel político”. “Siempre lo habíamos dicho los independentistas, y por decir eso metieron gente presa en Puerto Rico y la persiguieron por décadas. Pues, ahora resulta que todo eso que se hizo de manera ilegal y delatoria de los derechos humanos fundamentales de los puertorriqueños de la época por parte del gobierno de Estados Unidos y por parte del PPD resultó que es la verdad. Puerto Rico es una colonia, una triste y llana colonia, no diferente de Hong Kong o de las Islas Malvinas, y quien manda en Puerto Rico es el Congreso de Estados Unidos”.

Las autoridades gubernamentales de Puerto Rico, por lo general, han asumido una supuesta soberanía política de este territorio no incorporado de Estados Unidos. Esto, a pesar de que todos los casos que el Tribunal Supremo de Estados Unidos ha visto acerca de su relación con Puerto Rico han constatado la condición de subordinación política de esta isla caribeña bajo la llamada Cláusula Territorial de la Constitución de Estados Unidos. Los llamados Casos Insulares de principios del siglo XX se dieron al no contar Estados Unidos con una estructura jurídica para territorios no incorporados, como Puerto Rico. Y éstos fueron definiendo, caso a caso, el carácter colonial de la relación entre Estados Unidos y Puerto Rico.

obituario-ela-25-de-julio-karloandreiibarra

Entre los Casos Insulares se encuentra la decisión de Balzac (1922) y, de acuerdo a esta decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Puerto Rico “pertenece a pero no es parte de los Estados Unidos” y tiene aquellos poderes que el Congreso, dentro de los límites de la Constitución de Estados Unidos, pueda delegarle y quitarle o negarle en su discreción. “Puerto Rico tiene menos facultades que las facultades que tienen bajo la Constitución de los Estados Unidos las tribus indígenas, que sí tienen soberanía para ciertos asuntos”, explica Ruiz Ayala.

 

garcia-padilla-onuEL COMITÉ DE DESCOLONIZACIÓN DE LA ONU

Once días después de esta decisión, que fue controversial en Puerto Rico, se llevó a cabo la reunión anual del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas para discutir el caso colonial de Puerto Rico. El caso de Puerto Rico se atiende en este Comité durante un día entero, una vez al año, desde el año 1960.

Esta última reunión, que tuvo lugar el pasado 20 de junio, tuvo una característica particular y es que asistieron representantes de todas las preferencias de estatus político, quienes fueron a denunciar el carácter colonial del ELA, incluyendo a quienes defendían, antes de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos se expresara en esta última decisión, la alegada soberanía del ELA. Entre los participantes estaban el gobernador de Puerto Rico, la alcaldesa de San Juan, el secretario de Justicia o el presidente del Colegio de Abogados, entre otros.

“El ánimo, la asistencia, la rabia expresada y el enfoque fueron diferentes este año, por lo que está pasando en Estados Unidos en cuanto a Puerto Rico”, describe la abogada Jan Susler, una de las deponentes en el Comité de Descolonización y abogada del prisionero político Óscar López Rivera.

Para Susler, las dos decisiones recientes de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre Puerto Rico movilizaron a más deponentes a denunciar el carácter colonial del ELA. Una, la decisión del caso de Sánchez Valle, y dos, la imposición de una Junta de Control Fiscal por el Gobierno de Estados Unidos con el fin de pagar una deuda pública acumulada de $72,000 millones. Dicha Junta tendría más poderes que el gobierno electo de Puerto Rico. “Esa combinación causó, después de muchos años de efervescencia, el colmo para que la gente reaccionara así tan fuerte en sus ponencias”, explica la abogada.

Para Susler es “importantísimo mantener la lucha anti-colonial en ese foro global. Aún en derecho internacional, algo vale lo que los países participantes dicen que vale. Si quieren cumplir, cumplen. Si no quieren cumplir, no cumplen. Estados Unidos tiene una larga historia de no cumplir, pero es importante exponer el no cumplimiento. Además, mantener vigente ante el mundo que hay una lucha por la autodeterminación e independencia de Puerto Rico”.

La dominación colonial de Estados Unidos sobre Puerto Rico se inició en el 1898, tras la victoria de Estados Unidos en la guerra contra España. Puerto Rico, colonia de España desde 1493, fue cedido al nuevo poder colonizador como parte del Tratado de París que selló la paz entre ambos países.

‘Puerto Rico va a encontrar muchos amigos si rompe la condición colonial’

2015-07-23 16.22.21Por: Vanesa Baerga

Publicado en Otramérica, teleSur, Claridad y Contexto Latinoamericano.

Como parte de la jornada del Congreso Internacional Comunicación e Integración Latinoamericana desde y para el Sur llevado a cabo en Quito, Ecuador, entrevistamos al reconocido sociólogo argentino Atilio Borón sobre la situación colonial de Puerto Rico, el movimiento independentista, la campaña por la excarcelación de Oscar López Rivera, la integración de Puerto Rico a América Latina, entre otros temas. Él accedió a conversar sobre la nación que ha visitado varias veces y donde ha vivido varias temporadas impartiendo cursos como profesor visitante en la Facultad de Estudios Generales y en la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico.
La primera vez que visitó Puerto Rico fue a principios de la década de los años setenta, cuando cursaba sus estudios doctorales en la ciudad de Boston, en Estados Unidos, donde tenía unos compañeros estudiantes puertorriqueños que le comentaban sobre la condición colonial de Puerto Rico. “Pero era un discurso tan saturado,” recuerda. “Me decían: mira, vas a llegar allá y vas a ver lo que han sido los cien años de dominación colonial, la gente ha olvidado su idioma… Que yo iba pensando que me iba a encontrar un país donde la gente casi no hablaba español. ¿Y con qué me encuentro? Me encuentro con un país con una absoluta identidad caribeña, latinoamericana, con una gastronomía, con una música, con un baile, con una cultura. Realmente me encontré con un país que es tan latinoamericano como cualquier otro país de América Latina.”
El también profesor universitario lamentó que cuando se habla de Puerto Rico pocas veces se tiene en cuenta su condición colonial. A su vez, destacó “la labor notable del bolivarianismo” en instalar a Puerto Rico otra vez en la conversación regional latinoamericana. “La Revolución Cubana también lo había planteado desde hace mucho tiempo pero ahora adquirió más fuerza en los años recientes. Y hay un avance, ya no deja de haber una reunión latinoamericana donde se hable del fin del status colonial de Malvinas y de Puerto Rico. ¡Hay un avance enorme! Pero creo que Puerto Rico tiene que hacer un esfuerzo más grande por plantear justamente esa necesidad”.

2015-07-23 16.38.17Puerto Rico debe moverse al Sur

El académico apuntó a que las fuerzas sociales, los movimientos sociales y políticos de Puerto Rico deben tomar posturas más definidas al incorporar sus planteamientos y discursos a la región. Además, mirar a América Latina en todo su conjunto más allá de México. “Creo que uno de los errores que he visto de los compañeros puertorriqueños es que piensan que yendo a México se integraban a América Latina. No, en esos años México era la Atenas de América Latina, pero no era América Latina. Te estoy diciendo que deben hacer un esfuerzo para venirse más al sur, para meterse más en Brasil, para meterse más en Argentina, en Colombia. En el litoral Pacífico de América Latina, en Perú y en Chile no conocen la experiencia de Puerto Rico. En Argentina tampoco. Yo voy y digo “fui a Puerto Rico” y te dicen “ah, Centroamérica”, yo digo: “Hombre, no es Centroamérica, es El Caribe”. Pero fíjate, que para los del sur todo lo que hay al norte de Colombia es Centroamérica. No distinguen entre Caribe y Centroamérica, es producto de que hay una ignorancia prefabricada por la derecha, por los grandes medios. Entonces, creo que ustedes tienen que de alguna manera salir y demostrar lo que es la cultura puertorriqueña”.
“Creo que las redes sociales son un gran instrumento. Y yo no veo mucho de ustedes en las redes sociales y me encantaría seguirlos porque creo que es un caso extraordinariamente importante de resistencia. Porque fíjate, que allí los gringos quisieron ‘aniquilarlos’, dejarlos sin idioma, dejarlos sin cultura, dejarlos sin nada y Puerto Rico está ahí. Así que creo que es muy importante. No tienen que pensar que el gobierno lo va a hacer. Si no lo hacen ustedes, no lo va a hacer nadie. Y los de acá no saben, no entienden, no conocen. Suramérica no conoce, no tiene experiencia con lo que es el mundo de El Caribe, salvo Venezuela. Puerto Rico tiene grandes músicos, muy buena música, muy buena literatura, un montón de cosas para apreciar, pero es una isla y las islas son complicadas, es difícil de vencer la insularidad. Creo que es un mensaje optimista, no pesimista. Lo digo desde el cariño. Yo les tengo un cariño enorme.”
Borón sigue de cerca el caso de Óscar López Rivera y la campaña por su excarcelación, a lo que afirma que “tiene que también salir Óscar.” Añadió que el caso de Óscar ahora está saliendo un poco más en los medios suramericanos. “Pero hablando en puertorriqueño, hay que meterle más candela a eso. Más candela porque él solo no va a salir. Pero yo soy un bicho raro, entonces, ustedes tienen que hacer algo más. Hay muchos interesados en que Puerto Rico se quede como un enclave colonial gringo.”
VB: ¿Qué ganarían los interesados en que Puerto Rico siga siendo una colonia?
“¿Qué ganarían? Seguir disfrutando los privilegios que han tenido hasta ahora. Ha habido gente que la ha pasado re-bien con ese status neo-colonial. Toda una dirigencia política vinculada al imperio que le ha ido muy bien. Ahora con [Barack] Obama se les complicó toda la cosa. Tienen una crisis y Obama dijo que No. Setenta y dos mil millones de dólares es una cifra enorme. Es muy difícil la situación. Ahora, el problema grave es cómo es que no se ha logrado plantear una alternativa independentista que capte a una parte mayoritaria de la voluntad del pueblo de Puerto Rico. Pero bueno, tienen que romper eso y van a encontrar muchos amigos. Hay el espacio, te das cuenta, para hacer el trabajo político serio que permita realmente avanzar”.

Atilio Borón fue uno de los conferencistas magistrales que participaron de este Congreso internacional y estuvo a cargo de la conferencia de clausura de dicho encuentro académico, presentando su ponencia “Los medios y la batalla por la democracia en América Latina”.

Los caminos de la integración (comunicacional) de Puerto Rico

Por: Vanesa Baerga

Publicado en Otramérica y Claridad.

Los desafíos de la condición colonial actual de Puerto Rico y su impacto en los medios de comunicación fueron abordados en el I Congreso Internacional Comunicación e Integración Latinoamericana desde y para el Sur llevado a cabo en la sede del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación en América Latina (CIESPAL) en Quito, Ecuador.

Foto: Cortesía CIESPAL
Foto: Cortesía CIESPAL

A los integrantes del panel titulado “Comunicación e Integración entre los Pueblos Latinoamericanos” se les preguntó cómo puede Puerto Rico, a pesar de su condición colonial con Estados Unidos, incorporarse a las iniciativas integradoras de la región. Ámbar García, integrante del equipo editorial de ALBA TV, proyecto de articulación comunicacional de los movimientos sociales de América Latina, expresó que “ha habido intentos simbólicos y diplomáticos de potenciar los mecanismos de integración regional comenzando por CELAC, en reconocer a Puerto Rico como parte de la región, y en comenzar a generar condiciones de discusión y tener, incluso en la opinión pública, el tema de la identidad de Puerto Rico. Hemos venido trabajando fuertemente el tema de la criminalización de la organización social en Puerto Rico siguiendo esa agenda, pero además, en las propuestas que se han venido generando en materia política de acumulación de fuerza electoral en Puerto Rico y profundizar el tema de la identidad caribeña, a la luz de la situación surgida con Óscar López Rivera. ¿Qué cómo lo hacemos? Lo hacemos asumiendo los factores de la agenda informativa de integración del continente, en cuanto a la identidad de Puerto Rico y los movimientos insurgentes que se han venido trabajando en tema de independencia”.
Mientras que Juan Carlos Díaz, periodista cubano representando a la agencia cubana de noticias Prensa Latina expresó que “para Cuba, sin duda, constituye un asunto también de principios. Ya lo decían que Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas. Y eso, para nosotros, mantiene una vigencia permanente. En ese sentido, como agencia de prensa, el tema de la descolonización (de Puerto Rico) constituye una prioridad informativa”.

Luis Britto en el Encuentro Sur, CIESPAL (Quito, Ecuador) julio 2015
Luis Britto en el Encuentro Sur, CIESPAL (Quito, Ecuador) julio 2015

Para el abogado, historiador y escritor venezolano Luis Britto García, a veces la forma cómo llega la información al resto de América Latina es precaria y difícil. “Allá (en Puerto Rico) el sistema comunicacional debe ser fundamentalmente privado y muy influido por los grandes monopolios de la comunicación. Me imagino que habrá pequeñas emisoras populares con un alcance limitado pero que expresan el sentimiento del pueblo de Puerto Rico. A través de esas redes mediáticas comunitarias, a veces, alternativas, se mantiene el sentimiento de nacionalidad, de latinoamericanidad y caribeñidad. Además, se hace circular informaciones verídicas sobre el resto del continente. Verdaderamente es una tarea difícil, pero bueno, nada es fácil”.
Para Britto García, Premio Casa de las Américas en 1970 y Premio Nacional de Literatura de 1980, otra forma de integración regional es a través de la literatura. Entre los autores puertorriqueños que destaca figuran Edgardo Rodríguez Juliá, Luis Rafael Sánchez y Ana Lydia Vega. “Yo he seguido muchos escritores de Puerto Rico que me parecen extraordinarios. Son extraordinarios y al mantener ellos vivos el idioma y la creatividad, la invención del idioma, mantienen vivo el sentimiento de la nacionalidad de Puerto Rico y de su pertenencia a la región de América Latina y el Caribe. Eso es ya una forma de mantener la integración del pensamiento que es la fundamental”.
La CIESPAL celebrará otro Congreso académico, esta vez sobre Descolonización, Comunicación y Buen Vivir este próximo septiembre. Además, se espera que haya una continuación del Congreso Internacional Comunicación e Integración Latinoamericana desde y para el Sur el próximo verano. Ambos espacios son ideales para exponer a una audiencia de investigadores de la comunicación los desafíos comunicacionales particulares a los que se enfrenta Puerto Rico.